: Resumen de la llamada de Cthulhu

El t√≠tulo anuncia que el narrador de la historia, Francis Wayland Thurston, ha fallecido y que lo que sigue se ha encontrado entre sus papeles. Thurston informa al lector que √©l es el albacea de la herencia de su difunto t√≠o abuelo, un profesor jubilado de la Universidad de Brown llamado George Gammell Angell. Entre las posesiones de Angell, Thurston encuentra una caja cerrada con llave que contiene un extra√Īo bajorrelieve de arcilla y un manuscrito de dos partes titulado ¬ęCTHULHU CULT¬Ľ. Thurston estudia la escultura en bajorrelieve, que presenta el contorno de una figura que parece un pulpo, un drag√≥n y un humano combinados.

En la primera parte del manuscrito de Angell, Thurston se entera de c√≥mo un escultor de la Escuela de Dise√Īo de Rhode Island llamado Henry A. Wilcox apareci√≥ una vez en la oficina de Angell con la escultura, hablando de sue√Īos extra√Īos que tuvo despu√©s de un terremoto el 1 de marzo. En la noche del 22 de marzo, Wilcox se pone febril y delirante imagina ¬ęciudades cicl√≥peas¬Ľ y un monstruo gigantesco ¬ęmillas de altura¬Ľ. Thurston encuentra adiciones al manuscrito que prueban que Angell comenz√≥ a registrar los sue√Īos de otros participantes en este momento, encontrando que los poetas y artistas son los m√°s propensos a haber experimentado las mismas visiones que Wilcox. Tambi√©n encuentra recortes de noticias que registran instancias de histeria y disturbios en todo el mundo el 22 de marzo.

Thurston luego relata la segunda parte del manuscrito de Angell, se√Īalando que solo Angell, no Wilcox, conoc√≠a el verdadero significado de los sue√Īos de Wilcox. Este documento contiene las notas de Angell de una reuni√≥n de la Sociedad Arqueol√≥gica Estadounidense en St. Louis en 1908, donde un hombre llamado John Raymond Legrasse produjo una estatuilla similar, obtenida en una redada en un ritual vud√ļ en Louisiana, a un panel de perplejos expertos. Sin embargo, uno llamado William Channing Web, da fe de haber encontrado al √≠dolo entre los rituales inuit en el oeste de Groenlandia. Las transcripciones fon√©ticas de Webb de estos rituales, comparadas con las de Legrasse, revelan la frase: ¬ęEn la casa de R’lyeh, Cthulhu muerto espera so√Īando¬Ľ.

Legrasse les revela a Angell y a los dem√°s que, como miembro de la polic√≠a de Nueva Orleans el a√Īo anterior, ten√≠a la tarea de responder a los informes de secuestro y asesinato en un puesto de avanzada rural en el pantano del sur de Louisiana. Los lugare√Īos dirigieron a los polic√≠as a un √°rea del pantano ampliamente considerada peligrosa y maldita, donde escucharon el sonido de c√°nticos y tom-toms. Los hombres encuentran un ritual vud√ļ masivo, con docenas de hombres bailando entre restos humanos en llamas dispuestos alrededor de una efigie de dos metros y medio de la criatura del bajorrelieve de Wilcox. De los muchos cultistas que son aprehendidos, Legrasse encuentra m√°s convincente el testimonio de un anciano l√ļcido llamado Viejo Castro. El Viejo Castro habla de ¬ęAntiguos¬Ľ de origen interestelar que alguna vez residieron en grandes ciudades cicl√≥peas, y que ahora duermen bajo los oc√©anos, esperando ser activados por una confluencia casual de asuntos astrol√≥gicos y humanos.

Despu√©s de leer el documento, Thurston visita a Wilcox en la actualidad y lo encuentra como un exitoso escultor decadente que todav√≠a recuerda la palabra ¬ęCthulhu¬Ľ de sus sue√Īos. En Luisiana, Thurston entrevista a los prisioneros restantes de la redada de Legrasse y se convence de que este sistema de creencias secreto y lejano tiene una nota antropol√≥gica genuina. Tambi√©n se pregunta abiertamente si saber demasiado sobre ello ha precipitado la muerte de su t√≠o abuelo, y si ocasionar√° la suya propia.

Algunos meses despu√©s, Thurston intenta olvidar su investigaci√≥n del culto a Cthulhu, hasta que encuentra un Bolet√≠n de Sydney art√≠culo en un museo de Paterson, Nueva Jersey, que presenta una fotograf√≠a del mismo √≠dolo de piedra de los sue√Īos de Wilcox. El art√≠culo informa que cerca de Nueva Zelanda el 18 de abril de 1925, un carguero llamado Vigilante hab√≠a remolcado en un yate discapacitado llamado el Alerta con un cad√°ver y un superviviente a bordo, con este √ļltimo en posesi√≥n del √≠dolo. El sobreviviente, llamado Gustav Johansen, alega acercarse al Alerta en su barco el Emma, en cuyo punto el Emma Se le orden√≥ que se volviera y posteriormente fue atacado. Johansen y sus hombres abandonaron el bombardeado Emma, someti√≥ con √©xito el Alertatripulaci√≥n hostil, y condujo el barco a una peque√Īa isla donde murieron seis de los hombres de Johansen. Los lugare√Īos en el art√≠culo tambi√©n mencionan que el Alerta, un barco s√≥rdido e infame, zarp√≥ apresuradamente despu√©s de un terremoto el 1 de marzo.

Thurston, cada vez m√°s presa del p√°nico, resuelve que el mismo terremoto que desencaden√≥ los sue√Īos de Wilcox tambi√©n Alerta navegando hacia alg√ļn destino imp√≠o. Thurston viaja a Nueva Zelanda y encuentra el √≠dolo de Johansen en un museo, donde Thurston reeval√ļa sus or√≠genes geol√≥gicamente extranjeros a la luz de las palabras del Viejo Castro sobre las estrellas. Luego viaja a Noruega para entrevistar a Johansen directamente, pero su viuda le dice que est√° muerto, posiblemente asesinado. La viuda de Johansen lega el diario personal de Johansen a Thurston, quien lo lee para saber que Johansen y sus hombres realmente encontraron un monolito de otro mundo en el Alerta. El relato de Johansen describe una gran puerta en la abertura del monolito, y una criatura horrible que sale dando bandazos para devastar a los hombres, dos de los cuales mueren de shock en el acto.

Thurston sigue leyendo mientras Johansen describe c√≥mo navegar fren√©ticamente la Alerta fuera de la isla y la persecuci√≥n de Cthulhu, con otro compa√Īero, que finalmente sucumbe a la locura y muere. Johansen solo escapa girando bruscamente el barco en U para que golpee a la bestia, provocando que una nube explosiva caiga sobre el barco y retroceda. Thurston teme que la lectura del diario de Johansen lo haya convertido en un objetivo del culto de Cthulhu, tras las misteriosas circunstancias de la muerte de Johansen y Angell. Reza para no sufrir un destino similar y le ruega al albacea de su patrimonio que oculte sus propios papeles a los ojos de los dem√°s.

Deja un comentario