Resumen de Hedda Gabler



Ensayos Cr├şticos An├ílisis General de Hedda Gabler

Escrito en 1890, Hedda Gabler es un punto culminante en la vida creativa de Ibsen. Aunque los ┬źdramas sociales┬╗ de su ├ępoca en prosa retratan personajes con cuerpo y veros├şmiles, Ibsen logr├│ profundidad psicol├│gica en Hedda Gabler que sus obras posteriores nunca superaron. Habiendo investigado el car├ícter femenino en una sociedad de orientaci├│n masculina en una casa de mu├▒ecas, Ibsen ampli├│ su escrutinio para abarcar toda la patolog├şa de la mujer social. Aunque Hedda Gabler es un ejemplo de feminidad pervertida, su situaci├│n ilumina lo que Ibsen consideraba una sociedad depravada empe├▒ada en sacrificar la libertad y expresi├│n individual de sus miembros m├ís talentosos a su propio inter├ęs.

El problema de Hedda Gabler ilumina el problema universal de la mujer en una sociedad construida por hombres. ┬┐C├│mo la Sra. Alving y Nora Helmer, Hedda debe tomar una decisi├│n independiente sobre su vida. Sin embargo, a las mujeres, en todas las sociedades excepto en las m├ís progresistas, se les impide participar en el mundo fuera de sus hogares y no est├ín equipadas para ser independientes fuera de sus familias. As├ş, Hedda Gabler, a pesar de un profundo anhelo de independencia, no dispone de recursos personales con los que llevar a cabo la autorresponsabilidad.

Teniendo el deseo, pero no la capacidad, de un esfuerzo constructivo de autodeterminaci├│n, Hedda se convierte en una Medea moderna, expresando su frustraci├│n en intentos destructivos de autorrealizaci├│n. Al no tener una influencia positiva en el mundo, Hedda Gabler solo puede definirse negativamente: destruye lo que no puede aceptar. Socavar a su esposo con su frialdad, negar su embarazo, destruir el trabajo de toda la vida de Thea, quemar el producto creativo de L├Âvborg, arruinar el manuscrito de los ni├▒os y, finalmente, suicidarse son todos intentos pervertidos de satisfacer su ┬źlujuria por la vida┬╗. Al retratar la patolog├şa de una mujer frustrada en Heda Gabler, Ibsen declara su protesta m├ís poderosa contra la sociedad de dos est├índares.



Deja un comentario