Rama y Sita y Buda



Resumen y análisis: mitología india Rama y Sita y Buda

Resumen

Nadie ha superado al Pr√≠ncipe Rama en fuerza, belleza, sabidur√≠a o piedad. Gan√≥ a la princesa Sita doblando un arco tremendo que los dem√°s ni siquiera pudieron levantar. En v√≠speras de asumir el gobierno del reino de su padre, la madrastra de Rama, por envidia y miedo, logr√≥ enviar a Rama al exilio para que su propio hijo pudiera asumir el trono. Rama deb√≠a entrar en las selvas m√°s salvajes y permanecer all√≠ durante catorce a√Īos. Cuando Rama trat√≥ de persuadir a la hermosa y amable Sita para que se quedara en casa, Sita insisti√≥ en que las tribulaciones de su esposo eran suyas y que compartir√≠a su exilio. Adem√°s, uno de los hermanos de Rama, Lakshman, acompa√Ī√≥ a Rama a los bosques para servir a su hermano.

En su viaje, los tres exiliados se encontraron con el poeta Valmiki, quien prometi√≥ escribir una epopeya gloriosa sobre ellos llamada Ramayana. Tambi√©n encontraron a un santo ermita√Īo, que le dio a Rama un arco y una flecha espl√©ndidos creados por los dioses. Finalmente, Rama, Sita y Lakshman llegaron a las selvas b√°rbaras del sur de la India, un lugar habitado por magos salvajes llamados Rakshas. Rama construy√≥ una casa en un campo abierto con la ayuda de Lakshman.

Un d√≠a, una ruda doncella raksha se enamor√≥ de Rama y deseaba matar a Sita, pero Rama rechaz√≥ en broma sus avances. Con rabia, la ni√Īa Raksha salt√≥ sobre Sita para matarla, y solo la rapidez de Rama y Lakshman la detuvieron. Lakshman le cort√≥ la nariz y la envi√≥ a casa aullando a su hermano Ravan, que era el rey de los Rakshas. Entonces Rama y Lakshman tuvieron que luchar y derrotar a los dos guerreros demon√≠acos que asist√≠an a la princesa Raksha.

La ni√Īa desfigurada le cont√≥ a Ravan sobre la belleza de Sita y lo inst√≥ a vengarse. Ravan hizo que un Raksha se transformara en un hermoso ciervo enjoyado. Cuando Sita vio este ciervo, estaba decidida a tenerlo en contra de las advertencias de Lakshman y Rama. Finalmente, Rama fue a cazar al ciervo y le dispar√≥. Mientras mor√≠a, grit√≥ pidiendo ayuda en una perfecta imitaci√≥n de la voz de Rama. Lakshman sab√≠a que se trataba de un truco, pero la angustiada Sita lo envi√≥ tras Rama. Y mientras estaba sola, el malvado Ravan apareci√≥ disfrazado de ermita√Īo y secuestr√≥ a Sita en su carroza voladora.

Rama y su hermano no tenían idea de lo que le había pasado a Sita desaparecida hasta que un buitre les dijo que Ravan la había secuestrado. Los dos hermanos luego se encontraron con el Rey Mono y su consejero, ambos desterrados por el monstruoso hermano del Rey Mono. A cambio de la ayuda de Rama para derrotar a este hermano, el rey mono le prometió a Rama que lo ayudaría a encontrar y recuperar a Sita. Así, Rama restauró al rey mono en su trono, y los monos fueron enviados a todas partes de la India para localizar a Sita. El simio más valiente de todos la encontró en la isla de Ceilán, prisionera solitaria en el palacio de Ravan.

Rama juró destruir a Ravan y se fue al Océano decidido a ganar un pasaje a Ceilán. Después de que el océano se convirtiera en terribles tormentas por las flechas de Rama, le dijo a Rama que buscara ayuda del dios Nala, un arquitecto que instruyó a los monos para construir un puente dorado de piedras y árboles a Ceilán. En cinco días se construyó el puente; y Rama, Lakshman y el ejército de simios lo cruzaron para enfrentarse a Ravan y sus magos en la batalla.

La lucha duró días y el lado de Rama sufrió muchas pérdidas, pero poco a poco Rama, Lakshman y los monos lograron matar a algunos enemigos temibles. La terrible batalla terminó cuando Rama mató a Ravan con su flecha sagrada. Ante esto, los dioses cantaron alabanzas a Rama, porque Rama era la encarnación de Vishnu enviada para liberar al mundo del reino de los Rakshas.

Cuando Sita se acercó a Rama frente a una multitud de personas, Rama ignoró a su esposa liberada. Completamente desesperada por el rechazo de Rama, Sita ordenó que se construyera su pira funeraria y, con el corazón apesadumbrado, entró en las llamas. Sin embargo, las llamas ni siquiera la quemaron, una prueba milagrosa de la pureza de Sita durante su encarcelamiento bajo Ravan. Habiendo satisfecho a todos acerca de la lealtad de su esposa de esta manera, Rama abrazó a Sita y marido y mujer se reunieron. Entonces Rama le pidió a Indra, el dios del trueno, que devolviera la vida a los monos muertos, lo cual hizo Indra. Y al final, Rama llevó a Sita de regreso al reino de su padre y lo gobernó sabiamente.

La reina Maya tuvo un sue√Īo en la concepci√≥n del futuro Buda en el que un dios entraba en su vientre como un peque√Īo elefante blanco y los cielos cantaban de alegr√≠a. Los sabios interpretaron el sue√Īo en el sentido de que su hijo ser√≠a un rey universal o un santo supremo. Cuando naci√≥ Buda, emergi√≥ sin dolor del costado de su madre y realiz√≥ un ritual mediante el cual gobern√≥ el mundo. Siete d√≠as despu√©s, la reina Maya muri√≥ de alegr√≠a y fue transportada al cielo. El ni√Īo se llam√≥ Siddhartha; su apellido era Gautama.

Cuando Siddhartha ten√≠a doce a√Īos, su padre, el raj√°, convoc√≥ un consejo en el que se decidi√≥ que el ni√Īo nunca deber√≠a ver el sufrimiento humano o la muerte si quer√≠a convertirse en un rey universal. M√°s tarde, su padre lo anim√≥ a adquirir una esposa que lo vinculara a una vida de indulgencia sensual. Siddhartha busc√≥ a la hermosa Yasodhara, la hija de uno de los ministros de su padre; y √©l la gan√≥ a trav√©s de su incre√≠ble destreza en la equitaci√≥n, la esgrima y la lucha libre. Durante un tiempo, Siddhartha vivi√≥ una vida placentera con Yasodhara, aislado de las preocupaciones del mundo. Entonces, un d√≠a conoci√≥ a un anciano que le explic√≥ que el envejecimiento le sucede a todos. Reflexion√≥ sobre la miseria de ello, y pronto se enter√≥ de la enfermedad y la muerte. Finalmente conoci√≥ a un asceta mendigo, un hombre santo humilde con paz mental, y decidi√≥ convertirse tambi√©n en monje. Dejando a su esposa, hijo reci√©n nacido, palacio y sirvientes, Siddhartha parti√≥ en busca de la verdad sobre la existencia humana.

En su vida mon√°stica fue llamado Shakyamuni y durante un tiempo se convirti√≥ en disc√≠pulo de los yoguis, vagando de ermita en ermita. Insatisfecho con el Yoga, se someti√≥ a una severa autodisciplina en la que casi muere de hambre y destruy√≥ su intelecto. Despu√©s de seis a√Īos de esto, decidi√≥ que el ascetismo era in√ļtil, ya que arruinaba el cuerpo y debilitaba la mente. Sus cinco disc√≠pulos estaban muy perturbados por su renuncia a la dura autodisciplina, pero Shakyamuni persisti√≥ en buscar la verdad. Sali√≥ a la selva, su cuerpo emit√≠a una luz maravillosa que atra√≠a a p√°jaros y animales. Estaba buscando el √°rbol sagrado de la sabidur√≠a, y cuando encontr√≥ este √°rbol Bodhi, se sent√≥ debajo de √©l, decidido a no levantarse hasta que hubiera resuelto el problema del sufrimiento humano. El demonio Mara the Tempter envi√≥ a tres voluptuosas hijas para seducir a Shakyamuni. Cuando fallaron, Mara envi√≥ un ej√©rcito de demonios para atacarlo, pero tambi√©n resultaron ineficaces. Finalmente, Mara arroj√≥ su terrible disco a Shakyamuni para matarlo, pero el disco se transform√≥ en una corona suspendida sobre su cabeza.

Al caer la noche, Shakyamuni recibi√≥ una visi√≥n tras otra. Vio todas sus vidas pasadas, vio la cadena de causalidad que un√≠a a cada ser vivo, vio la causa del ciclo interminable de nacimiento, sufrimiento y muerte, y vio el camino a la liberaci√≥n, o Nirvana. Al amanecer alcanz√≥ la iluminaci√≥n perfecta, pero pas√≥ una semana en meditaci√≥n y otras cinco semanas en soledad. Descubri√≥ que ten√≠a la opci√≥n de entrar en Nirvana de inmediato o ense√Īar lo que hab√≠a aprendido durante varios a√Īos en la Tierra. Contra su propia desgana, decidi√≥ ense√Īar, aunque su conocimiento era dif√≠cilmente comunicable en palabras, y aunque muy pocos pod√≠an realmente entender su conocimiento.

Brevemente, su descubrimiento fue este: el nacimiento, el dolor, la decadencia y la muerte a lo largo de innumerables vidas son el resultado del apego al mundo material. La mayoría de las almas quieren encarnar en la materia y disfrutar de los placeres que se pueden disfrutar. Este deseo egoísta crea una sucesión de vidas y sufrimientos. Para liberarse del dolor, el hombre debe practicar el desapego, entregando sus anhelos de alcanzar un amor total por todas las criaturas. Sólo así el alma puede alcanzar su verdadero estado de gozo eterno.

Ahora un Buda, o Iluminado, volvi√≥ a sus cinco disc√≠pulos desilusionados y super√≥ su odio hacia √©l a trav√©s del amor. Despu√©s de cuarenta y cuatro a√Īos de peregrinaje, Buda pronunci√≥ su primer serm√≥n en Deer Park en Benar√©s. Ense√Ī√≥ el valor de la moderaci√≥n, la claridad mental y la compasi√≥n universal, en contraposici√≥n a una vida de placeres sensuales o autolaceraci√≥n. Por su bondad, lucidez y fuerza de car√°cter convirti√≥ a miles a sus nuevas ense√Īanzas. Su sabidur√≠a le permiti√≥ realizar milagros.

A los ochenta a√Īos, al borde de la muerte, les dijo a sus llorosos seguidores que tendr√≠an sus doctrinas para consolarlos, pero que deb√≠an velar y orar siempre. Sus √ļltimas palabras fueron: ¬ęOc√ļpate con diligencia en tu propia salvaci√≥n¬Ľ. Luego entr√≥ en meditaci√≥n, se transfigur√≥ en √©xtasis y finalmente pas√≥ al Nirvana.

An√°lisis

En la leyenda de Rama y Sita, escrita por Valmiki en el siglo VI aC, el héroe es una mezcla de tipos. Rama parece santo cuando se va al exilio, lleno de consideración por todos. Sin embargo, cuando Sita es secuestrada, se convierte en un gran guerrero violento decidido a aniquilar al enemigo. Originalmente un esposo amoroso, trata mal a Sita para demostrar su virtud. Finalmente, regresa a casa para gobernar como rey. En esta combinación de hombre santo, guerrero, marido despectivo, rey y encarnación de un dios, se ven las diversas aspiraciones de la sociedad india transformadas en un plausible héroe.

La historia de Buda es solo parcialmente legendaria, pero revela a un hombre cuya constante b√ļsqueda de la verdad lo llev√≥ a una de las revelaciones m√°s influyentes en la historia de la humanidad. Lo hemos incluido aqu√≠ para mostrar una superposici√≥n m√≠tica relativamente leve en una personalidad real; en contraste con Gilgamesh, un verdadero rey sumerio cuya vida es en gran parte legendaria; y en contraste con Osiris, donde una figura remota se ha vuelto completamente m√≠tica.



Deja un comentario