Predecesores literarios de la Eneida



Ensayos Críticos Literarios Predecesores de la Eneida

Aunque Virgilio vivi√≥ y escribi√≥ hace dos mil a√Īos, era heredero de una tradici√≥n literaria y cultural muchos siglos m√°s antigua. Maestro en su arte y gran genio creativo, es comprensible y natural que la forma y el contenido del Eneida Fueron influenciados por otros escritores. Entre estas fuentes influyentes se encuentran Homero el epopeyas c√≠clicasEur√≠pides, poetas alejandrinos y escritores romanos anteriores.

La principal influencia sobre Virgilio fue Homero, el poeta griego que compuso el Ilíada y el Odisea. En la época de Virgilio, Homero fue reconocido como el más grande de todos los poetas, y Virgilio estudió poesía épica homérica para desarrollar sus propias técnicas artísticas. escribiendo el EneidaVirgilio compitió conscientemente contra Homero, ya que estaba componiendo lo que esperaba que se convirtiera en el poema nacional del pueblo romano, así como las epopeyas homéricas tenían un significado tan especial para los griegos.

Virgilio derivó de Homero muchas de las características técnicas del Eneida, como el uso del verso hexámetro, en el que cada línea poética se compone de seis pies métricos, cada pie tiene dos sílabas; la división de doce libros de la poesía épica; y el uso de epítetos. Sin embargo, las actitudes de los dos poetas hacia el mundo varían mucho. Las epopeyas homéricas son obras de elogio de la grandeza y nobleza del rudo individualismo, mientras que las Eneida predica la prioridad de la sociedad organizada y del Estado sobre sus ciudadanos para que los individuos alcancen la felicidad. Hay mucho que elogiar en ambas actitudes, y ambos poetas expresan sus puntos de vista en obras de gran belleza.

Virgil hizo todo lo posible para duplicar muchos de los famosos episodios de Ilíada y el Odisea superar la reputación literaria de Homero. Además, quería demostrar que el latín estaba tan bien adaptado a la poesía como el griego.

la primera mitad de Eneida se asemeja a la primera mitad del Odisea, que, debido a que este poema tiene el doble de divisiones que la epopeya de Virgilio, comprende los doce libros que tratan de las andanzas de Odiseo en busca de su patria, √ćtaca. Los dos h√©roes navegan los mismos mares, y en el Libro III del EneidaVirgilio pone a Eneas y a su pueblo en contacto con algunos de los mismos peligros, proporcionando as√≠ fuertes recordatorios de la epopeya anterior.

adem√°s, el EneidaLa segunda mitad, que comienza con el Libro VII, guarda cierta semejanza con el OdiseaLa lucha de Eneas para establecer a los troyanos en Italia recuerda c√≥mo Odiseo expuls√≥ a los pretendientes de su esposa Pen√©lope, quienes usurparon su lugar en su propia casa durante su ausencia. Sin duda, sin embargo, la EneidaLos √ļltimos seis libros, particularmente comenzando con el Libro IX, cuando finalmente estalla la guerra, se parecen mucho a la Il√≠ada. Un ejemplo de esta semejanza es la comparaci√≥n entre Turno, que lucha contra los troyanos en ausencia de Eneas, y H√©ctor, el pr√≠ncipe troyano que lucha contra los griegos en ausencia de Aquiles, quien, enojado con Agamen√≥n por haberle quitado a su esposa Briseida, se niega. participar en la guerra hasta muy tarde en la epopeya de Homero. Aquiles finalmente regresa a la batalla y mata a H√©ctor para vengar la muerte de su amigo Patroclo a manos del h√©roe troyano, al igual que Eneas mata a Turno para vengar la muerte de Palas a manos del pr√≠ncipe Rutuliano.

Muchos de los sue√Īos, profec√≠as y genealog√≠as en el Eneida evocar las obras de Homero. Por ejemplo, el sue√Īo de Eneas con H√©ctor en la noche en que Troya cae ante los griegos recuerda la visi√≥n de Aquiles en el Libro XXIII del Il√≠ada, del gran guerrero Patroclo, quien, asesinado por H√©ctor, ruega a Aquiles que realice los ritos funerarios necesarios para su paso al inframundo. Patroclo visita a Aquiles porque lo impulsa una profunda preocupaci√≥n personal, mientras que la aparici√≥n de H√©ctor, como otros incidentes en el Eneida que se basan en Homero, est√° lleno de importancia patri√≥tica. Este paralelo entre las apariciones de H√©ctor y Patroclo es la √ļnica referencia significativa en el EneidaII de Homero, que no pudo haber influido en la descripci√≥n de Virgilio de la ca√≠da de Troya por la sencilla raz√≥n de que su Il√≠ada termina con el funeral de H√©ctor, antes de que Troya sea destruida, mientras que su Odisea comienza diez a√Īos despu√©s del final de la guerra.

Cabe se√Īalar, sin embargo, que Homero estaba profundamente instruido en las historias relacionadas con la ca√≠da de Troya, en particular el caballo de madera, al que se hace referencia tres veces en el Odisea ‚ÄĒ por Helena y Menelao en el Libro IV, cuando Tel√©maco, hijo de Odiseo, los visita en Esparta mientras busca noticias de su padre ausente; por el bardo ciego Dem√≥doco en presencia de Odiseo, quien se entretiene con relatos de la guerra de Troya en la corte del rey de Fetia en el Libro VIII; y finalmente por el mismo Odiseo cuando, en el Libro XI, le cuenta al fantasma de Aquiles en el inframundo la valent√≠a de su hijo Pirro, quien, como uno de los guerreros escondidos en el caballo de madera, no mostr√≥ miedo mientras esperaba ser saltado. de la cavidad de su cuerpo caballo.

En ninguna parte se reconoce m√°s f√°cilmente a Homero como la principal fuente de referencia po√©tica de Virgilio que en el Libro VI del Eneida. La historia del descenso de Eneas al inframundo est√° llena de detalles que reflejan las contrapartes originales del Libro XI del Odisea, que narra la visita del propio Odiseo al pa√≠s de los muertos para consultar al fantasma del vidente tebano Tiresias, que se asemeja a Anquises en su papel prof√©tico. Sin embargo, los conceptos filos√≥ficos de Anquises, que preparan la procesi√≥n hist√≥rica que es central en el Libro VI, no tienen absolutamente ning√ļn lugar en el Odisea, siendo ajeno al realismo alegre y cautivador de Homero. La presentaci√≥n que hace Anquises del glorioso futuro de Roma es completamente diferente del papel de Tiresias, que consiste en asesorar a Odiseo solo sobre los acontecimientos del propio futuro del h√©roe antes y despu√©s de llegar a √ćtaca.

Aqu√≠, como en otros lugares, la raz√≥n principal de Virgilio para construir paralelos con Homero, que sin duda estaba seguro de que sus lectores identificar√≠an y apreciar√≠an, era agregar brillo a la historia. Eneida como una epopeya de los √ļltimos d√≠as que aparece en otro idioma m√°s de siete siglos despu√©s de su antepasado literario inmensamente prestigioso. Virgilio da a los incidentes originales de Homero una importancia para el desarrollo de su propia √©pica que est√° ausente en el Il√≠ada y el Odisea. Nunca lejos de tu mente est√° tu prop√≥sito de hacer lo que Eneida una epopeya nacional (discutida en el pr√≥ximo ensayo), que ninguna de las obras de Homero lo fueron. Una vez que comprendemos c√≥mo Virgilio adapt√≥ sus pr√©stamos de Homero a sus propios fines, vemos cu√°n lejos estaba de ser un mero imitador del gran poeta que lo precedi√≥.

En los siglos inmediatamente posteriores a la √©poca de Homero, se escribieron una serie de epopeyas de baja calidad que complementaron la informaci√≥n en el Il√≠ada y el Odisea. Estos poemas, conocidos como epopeyas c√≠clicasdescribir los acontecimientos de la Guerra de Troya antes y despu√©s del per√≠odo cubierto por el Il√≠ada y vuelve a contar las aventuras adicionales de h√©roes que no sean Odiseo. Hoy solo sobreviven fragmentos de estas epopeyas menores, pero los estudiosos tienen una buena idea de todo su contenido. O epopeyas c√≠clicas proporcion√≥ a Virgilio una gran cantidad de material mitol√≥gico, que incorpor√≥ a la Eneida para enriquecer tu poema. Las porciones m√°s importantes de Eneida de estos poemas m√°s peque√Īos se extraen las historias del caballo de madera y el saqueo de Troya, que se relatan dram√°ticamente en el Libro II.

Para los trágicos griegos que escribieron en los siglos V y IV a. C., su fuente favorita de tramas era su herencia mitológica y, naturalmente, la guerra de Troya era una parte importante de esa tradición. Muchos dramaturgos se han ocupado de incidentes tomados de Homero o el Cíclico poetas, y Virgilio, siendo un erudito además de un artista, conocía profundamente a estos dramaturgos, incluidos Sófocles y Esquilo. Las obras del dramaturgo griego Eurípides lo influenciaron especialmente, ya que Virgilio tiene la misma perspectiva humanista y el mismo horror a la guerra por el que era conocido Eurípides. de Eurípides mujeres troyanas y Hécuba, que cuestionan una de las situaciones más patéticas de cualquier guerra: el destino de los no combatientes que, sin culpa propia, deben sufrir amargas penurias y soportar la pérdida de su hogar, familia, orgullo y país, deben haber estado en el lado de Virgilio. mente cuando escribió sobre el destino de los troyanos en el Libro II. Sin duda, Virgilio recordó a Eurípides Andrómaca cuando describió el encuentro de Eneas con Andrómaca, la viuda de Héctor, en Butrotum en el Libro III, cuando ella se convirtió en esposa de Heleno.

En el siglo III a. C., el centro de la cultura y la erudici√≥n hel√©nica se traslad√≥ de la Grecia continental a la ciudad de Alejandr√≠a, Egipto. Aqu√≠ se desarroll√≥ una escuela de poes√≠a que se destaca por su amor al aprendizaje, la decoraci√≥n literaria y el pulido estil√≠stico. Virgilio y muchos de sus compa√Īeros romanos fueron profunda y permanentemente influenciados por los m√©todos de esta escuela. Uno de los poetas m√°s importantes de este per√≠odo fue Apolonio de Rodas, quien compuso el argon√°utica, una epopeya de cuatro libros sobre la b√ļsqueda del vellocino de oro. Una comparaci√≥n del romance de Jason y Medea en el argon√°utica a la de Eneas y Dido en el Eneiday el tratamiento de los dioses en ambos poemas indica claramente la deuda de Virgilio con Apolonio.

Como la mayoría de los romanos, Virgilio estuvo sujeto a la influencia de la cultura y la filosofía griegas. Por ejemplo, Platón, cuyas imaginativas especulaciones se refieren a la naturaleza del alma y su destino después de la muerte, influyó en la Eneidadel Libro VI, en el que Eneas visita a su padre en el inframundo. Sin embargo, Virgilio escribió en latín y fue producto de un ambiente romano. Su educación, como la de todos los romanos ricos, fue predominantemente griega, pero Roma tenía su propia historia literaria larga y fructífera, con la que también estaba familiarizado.

Entre los escritores romanos, Virgilio aprendió más de Ennius, un poeta épico del siglo II a. C., que compuso el Anales, un poema que recorre la historia de Roma desde las andanzas de Eneas hasta la época del propio Ennio; Lucrecio, un poeta de principios del siglo I a. C. que escribió Sobre la naturaleza de las cosas, una epopeya filosófica de la que Virgilio derivó muchas de sus propias ideas filosóficas; y Catulo, poeta lírico que vivió en la época de Julio César. Cada uno de estos escritores romanos estuvo bajo la influencia de los modelos literarios griegos, al igual que Virgilio.

Descubrir las muchas fuentes de las que Virgilio extrajo ideas de ninguna manera disminuye la magnitud de su logro. Discípulo de sus predecesores, pero nunca un mero imitador, reformuló, unificó y dio nuevo sentido a sus préstamos. Su genialidad queda demostrada por la belleza y originalidad de los Eneidaque se convirtió en la justificación literaria y explicación del Imperio Romano para el mundo entero.



Deja un comentario