Porcia



An√°lisis del personaje de Portia

Portia es la hero√≠na rom√°ntica de la obra y debe presentarse en el escenario con gran belleza e inteligencia. De su belleza, no necesitamos ser convincentes. Bastan las palabras de Bassanio; entonces nos dirigimos a su amor por Bassanio. Ella ya le ha dado razones para pensar que es posible que √©l pueda cortejarla y conquistarla, ya que en una visita anterior a Belmont, Bassanio ¬ęrecibi√≥ hermosos mensajes sin palabras¬Ľ de sus ojos. Y cuando Nerissa menciona el hecho de que Bassanio podr√≠a ser un pretendiente, Portia intenta ocultar su ansiedad pero falla. Nerissa entiende a su due√Īo. Portia suele ser muy autocontrolada, pero revela su ansiedad hacia Bassanio un poco m√°s tarde cuando llega a su mansi√≥n y est√° a punto de elegir uno de los ata√ļdes. Ella se ha enamorado de √©l, y su ansiedad y confusi√≥n la deshacen. ¬ęDetente un d√≠a o dos¬Ľ, suplica, ¬ęcuando elijo mal, / pierdo tu compa√Ī√≠a¬Ľ. Ella asegura as√≠ que √©l sabe que no es odio lo que siente por √©l.

La elecci√≥n correcta del ata√ļd de Bassanio abruma a Portia. Hubiera querido tener m√°s de todo para dar a Bassanio: ¬ęEsta casa, estos criados, y esto yo / Son tuyos, mi se√Īor: con este anillo los doy¬Ľ. Ella comparte voluntariamente todo lo que posee con Bassanio. Una vez due√Īa de sus emociones, ha ca√≠do completamente bajo el hechizo de la locura del amor. El amor es un toma y daca rec√≠proco, por lo que con perfecta empat√≠a despide a su amante casi de inmediato para intentar salvar a su amigo Antonio. Se casar√°n, pero su amor no se consumar√° hasta que su amigo se salve, si es posible.

La segunda caracter√≠stica de Portia que salta a la vista es su gracia, es decir, su tacto y amabilidad. A pesar de sus verdaderos sentimientos hacia el pr√≠ncipe de Marruecos, Portia responde educadamente y tranquilizadoramente. Como la iron√≠a de sus palabras no es evidente para √©l, sus sentimientos se salvan. Ella le dice que √©l es ¬ętan justo / como cualquier rinc√≥n que haya visto / por mi cari√Īo¬Ľ. Muestra a Marruecos el honor que merece su posici√≥n. Pero una vez que √©l se ha ido, ella revela que no le gustaba. ¬ęUn paseo suave¬Ľ, dice ella; ¬ęDise√Īa las cortinas¬Ľ.

Cuando llega el Pr√≠ncipe de Arag√≥n, Porcia se dirige a √©l atentamente con toda la deferencia debida a su cargo. Ella lo llama ¬ęnoble¬Ľ. Pero despu√©s de que √©l fall√≥ y se alej√≥, ella grita: ¬ę¬°Oh, estos tontos obstinados!¬Ľ Para ella, estos dos hombres son superficiales, codiciosos y egoc√©ntricos; sin embargo, en su cara, ella es tan elegante como puede ser. Lorenzo aprecia esta amable generosidad de esp√≠ritu; cuando Portia ha permitido que su nuevo esposo se vaya para tratar de ayudar a su mejor amigo en su dificultad, √©l le dice: ¬ęTienes una presunci√≥n noble y verdadera / De la amistad divina¬Ľ.

En la corte, Portia (disfrazada) habla con Shylock sobre la misericordia, pero esto no es solo un intento de detenerse; ella realmente quiere decir lo que dice. Es un llamamiento elocuente el que hace. Tu pedido de misericordia proviene de tu amabilidad habitual. Ella espera, por supuesto, ablandar su corazón, sabiendo el resultado si él se niega. Pero las palabras vienen de tu corazón, honestas, abiertas y naturales.

Finalmente, por supuesto, lo que m√°s recordamos de Portia una vez terminada la obra es su ingenio y su jovialidad. Incluso cuando Portia se queja con Nerissa sobre los t√©rminos del testamento de su padre, lo hace ingeniosamente: ¬ę¬ŅNo es dif√≠cil, Nerissa, que no pueda elegir ni rechazar ninguno?¬Ľ Y luego marca, como una computadora, las excentricidades de los seis pretendientes que han venido a Belmont a probar su mano. Son infantiles, sin sentido del humor, vol√°tiles, ignorantes, vestidos fant√°sticamente, d√©biles o tienen problemas con la bebida. Claramente est√° feliz de deshacerse de todos ellos cuando se anuncia que se van.

Tambi√©n recordamos la manera bonachona en que se imagina vestida de hombre e imitando los gestos de todos los hombres que ha observado en su corta vida. Ella le apuesta a Nerissa que puede superar a cualquier hombre cuando se trata de fanfarronear y jugar al macho: ¬ęTengo en mente / Mil trucos burdos de esos jactanciosos Jacks, / Que practicar√©¬Ľ. Los hombres son transparentes como cerveza rancia para ella; le gusta cambiar las tornas y divertirse un poco, incluso mientras se encuentra en una audaz misi√≥n para tratar de salvar la vida de Antonio. E incluso en la corte, cuando Bassanio ofrece su vida de manera extravagante por la de Antonio, Portia bromea con un aparte diciendo que ¬ęTu esposa te lo agradecer√≠a poco, / si estuviera cerca, para escuchar tu oferta¬Ľ.

Toda la trama del anillo es idea de Portia, y ella y Nerissa disfrutan la perspectiva de hacer bromas a expensas de sus maridos. Bassanio jura repetidamente que nunca le ha dado su anillo a otra mujer (y est√° un poco avergonzado de admitir que se lo ha dado a otro hombre), pero con un fino sentido de la comedia, Portia interpreta el papel de ¬ęesposa enfadada¬Ľ como as√≠ como desempe√Ī√≥ el papel de ¬ęabogado joven educado¬Ľ en el juicio de Antonio.

Solo cuando Portia se enamora de Bassanio pierde todo el control de s√≠ misma; una vez que recupera el control de s√≠ misma, toma el control hasta el final de la obra, y luego muestra un control total de la situaci√≥n. ¬ęEst√°n todos asombrados¬Ľ, les dice, y luego les muestra una carta de Padua, explicando todo, y felizmente los invita a pasar, donde seguir√° explicando y entreteniendo. Es una criatura encantadora, una de las hero√≠nas m√°s inteligentes y entra√Īables de Shakespeare.



Deja un comentario