por una broma



Resumen y an√°lisis de una alondra

Resumen

Una alondra vuela hacia el cielo cantando alegre. Mientras vuela hacia arriba, las nubes de la tarde lo hacen invisible, pero su canci√≥n permite al poeta seguir su vuelo. Toda la tierra y el aire est√°n llenos de su canci√≥n. La alondra, invisible pero que sigue cantando, se compara con un poeta que compone, una doncella enamorada, una luci√©rnaga que lanza sus rayos de luz, una rosa en flor que despide su perfume y el sonido de la lluvia sobre la hierba reluciente. Las canciones cantadas en alabanza al amor o al vino o la m√ļsica tocada para una boda o una celebraci√≥n no pueden compararse en belleza con el canto de la alondra.

¬ŅQu√© explica la alegr√≠a del canto de la alondra? Est√° libre de todo lo que causa dolor al hombre. √Čl sabe lo que est√° m√°s all√° de la muerte y no tiene miedo. Incluso si el hombre estuviera libre del odio, el orgullo y el miedo, la alegr√≠a del hombre no ser√≠a igual a la de la alondra. El secreto de su habilidad para cantar con tanta alegr√≠a ser√≠a un regalo incomparable para el poeta. Si la alondra pudiera comunicarle a Shelley la mitad de su felicidad, entonces √©l escribir√≠a poes√≠a que el mundo leer√≠a con tanta alegr√≠a como oye cantar al p√°jaro.

An√°lisis

Mary Shelley escribi√≥ sobre ¬ęThe Skylark¬Ľ: ¬ęEn la primavera pasamos una o dos semanas cerca de Livorno … Escuch√© cantar a la alondra¬Ľ. Al igual que ¬ęOda al viento del oeste¬Ľ, ¬ęLa alondra¬Ľ se inspir√≥ en una experiencia espec√≠fica, pero el inter√©s de Shelley por la alondra no es el del amante de las aves o el del observador de aves. Lo que le fascina es la alegr√≠a que, para √©l, est√° presente en el canto del p√°jaro. No dice que ve al p√°jaro, pero parece que lo vio dejar el suelo y desaparecer entre las nubes brillantes sobre el sol poniente, porque dice ¬ęel mismo p√ļrpura p√°lido / se derrite alrededor de su vuelo¬Ľ. El color del p√°jaro, su patr√≥n de vuelo, la calidad del sonido que distingue su canto del de otros p√°jaros, en resumen, la individualidad del p√°jaro, el lector no aprende nada al leer ¬ęTo a Skylark¬Ľ. Shelley convirti√≥ al p√°jaro, o en concreto al canto del p√°jaro, en un s√≠mbolo de felicidad. El poema, entonces, no trata tanto de una broma como de la felicidad. El p√°jaro cantor se personifica como un esp√≠ritu ¬ęalegre¬Ľ o feliz en la primera l√≠nea del poema.

Shelley sigue dos l√≠neas principales de pensamiento en el poema. El primero es un esfuerzo por determinar, para satisfacci√≥n propia, con qu√© es comparable el p√°jaro cantor. Este es un asunto relativamente poco importante. El lector solo aprende lo que la alondra cantora trae a la mente de Shelley en forma de s√≠miles. El canto de los p√°jaros es como un poeta componiendo, una doncella haciendo m√ļsica, una luci√©rnaga esparciendo luz y una rosa esparciendo su perfume. Los s√≠miles tienen en com√ļn el hecho de que los cuatro est√°n, como la ahora invisible alondra, fuera de la vista o no se ven f√°cilmente.

La segunda l√≠nea de pensamiento es central en el poema. ¬ŅCu√°l, pregunta Shelley, es el secreto que explica la felicidad de la alondra, manifestada en su canto?

¬ŅQu√© objetos son las fuentes?
¬ŅDe tu feliz tensi√≥n?
¬ŅQu√© campos, o olas, o monta√Īas?
¬ŅQu√© formas de cielo o llanura?
¬ŅQu√© amor de tu propia especie? ¬ŅQu√© ignorancia del dolor?

Estas preguntas lo llevan a un an√°lisis de la condici√≥n humana. El hombre conoce el dolor, experimenta el cansancio, el fastidio y la saciedad del amor. Est√° atormentado por el odio, el orgullo y el miedo. No puede escapar de su pasado, le preocupan los pensamientos del futuro, anhela lo que no existe, y su risa se mezcla con la tristeza. Teme a la muerte. La alondra, por otro lado, fantasea con Shelley: ¬ęDe la muerte consideraremos / Las cosas m√°s verdaderas y profundas / De lo que so√Īamos los mortales¬Ľ. Por lo tanto, la alondra no le teme a la muerte.

Shelley, al personificar a la alondra, cre√≥ un mito, como en ¬ęOda al viento del oeste¬Ľ y ¬ęLa nube¬Ľ. Dot√≥ a su alondra de una mente (¬ęEns√©√Īanos, duende o p√°jaro, / qu√© dulces pensamientos son tuyos¬Ľ). La alondra es feliz porque solo sabe lo que la hace feliz. Tiene una ventaja decisiva sobre los seres humanos, que saben tanto lo que los hace felices como lo que los hace infelices. Temen a la muerte porque ignoran lo que hay m√°s all√° de la muerte, entre otras razones. La alondra sabe lo que est√° m√°s all√° de la muerte, y la naturaleza de lo que sabe elimina su miedo a la muerte. No es de extra√Īar que sea incomparablemente feliz.

Shelley sabe que su alondra es solo un p√°jaro con un canto que, para el o√≠do humano, suena como un canto alegre. Se entrega a la fantas√≠a y no tiene intenci√≥n de enga√Īar al lector ni a s√≠ mismo. La felicidad exquisita que su o√≠do percib√≠a en el canto del ruise√Īor lo arrastr√≥. En la √ļltima estrofa del poema, apela a la criatura de su imaginaci√≥n para que le ense√Īe la mitad de la alegr√≠a ¬ęque tu cerebro debe saber¬Ľ. La felicidad es el secreto del hermoso canto de la alondra; si Shelley tuviera s√≥lo la mitad de la ¬ęalegr√≠a¬Ľ de la alondra, podr√≠a escribir poes√≠a que el mundo leer√≠a con la misma atenci√≥n embelesada que presta al canto de la alondra que oyen sus o√≠dos.



Deja un comentario