Por quien doblan las campanas



Resumen y Análisis Capítulos 14-21

Aunque la parte principal del cap√≠tulo 14 la ocupa la historia del torero de Pilar, su relato se encuentra entre dos escenas importantes. Pablo asume que la explosi√≥n del puente se cancelar√° y le dice a Jordan que no necesita ir tras los exploradores porque saldr√°n de la nieve, aunque se les orden√≥ esperar a que Jordan se acercara a ellos. Jordan maldice su mala suerte, pero indica que el trabajo seguir√° adelante seg√ļn lo planeado de todos modos. Se inclina a creer que Pablo tiene raz√≥n sobre los exploradores; despu√©s de todo, toda la guerra se est√° librando con tanta indiferencia. La segunda escena llega al final del cap√≠tulo, cuando el gitano, en efecto, deja su puesto y regresa a la cueva. Tampoco, como tiene fr√≠o y hambre, ir√° con Jordan a mostrarle d√≥nde est√° Anselmo.

La historia de Pilar es importante porque proporciona material adicional sobre la vida antes del movimiento. Las corridas de toros son una de las pocas formas en que un hombre puede elevarse por encima de su posición. La amiga de Pilar, sin embargo, pagó un precio terrible. Aunque casi se muere de tuberculosis, siente que debe quedarse en la taberna para satisfacer a sus fans. Pero cuando, en el clímax de la noche, descubren la cabeza del toro montado, el torero queda horrorizado. Su coraje, agotado por su enfermedad y heridas, finalmente lo abandonó.

En el cap√≠tulo 15, el lector conoce a Anselm, quien, extra√Īamente para la mayor√≠a de los guerrilleros y soldados, se qued√≥ en su puesto esperando a Jordan. Piensa en todas las personas cuyas vidas se ven interrumpidas o acabadas por la guerra. √Čl no quiere matar. Todo el d√≠a observ√≥ a los guardias fascistas y sinti√≥ una fuerte identificaci√≥n con ellos. Siente que podr√≠a caminar hasta el molino donde est√°n los guardias y que le dar√≠an la bienvenida, excepto que tienen √≥rdenes de desafiar a todos los viajeros. ¬ęSon solo √≥rdenes que se interponen entre nosotros¬Ľ, piensa. ¬ęEstos hombres no son fascistas… Son pobres como nosotros¬Ľ. Luego, Hemingway lleva al lector al otro lado de la calle y al molino para presenciar la conversaci√≥n entre los soldados fascistas. De hecho, son exactamente el tipo de personas que Anselmo pensaba que eran.

Si bien los cap√≠tulos 16 y 17 sirven principalmente para mencionar temporalmente el grave problema de Pablo, tambi√©n brindan al lector informaci√≥n adicional que no ten√≠a anteriormente. Las preguntas de Primitivo sobre Am√©rica, por ejemplo, demuestran la naturaleza de algunos de los problemas pol√≠ticos de Espa√Īa. Las respuestas de Jordan, a su vez, muestran su sentimiento de que alg√ļn d√≠a habr√° que corregir los males fascistas del mundo.

Tambi√©n cabe destacar el hecho de que Jordan fue instructor de espa√Īol en Am√©rica. Y Fernando, que personifica la formalidad y la modestia de los espa√Īoles de clase media-baja de la √©poca, proporciona un alivio c√≥mico a la escena cuando se queja largamente de que a un extranjero no se le debe permitir ense√Īar espa√Īol.

En el Cap√≠tulo 17, se toma la decisi√≥n de matar a Pablo y se abandona cuando Pablo regresa en un estado de √°nimo amistoso y cooperativo. Pilar le indica a Jordan que el cambio de opini√≥n de Pablo sin duda se debe a que escuch√≥ los planes para matarlo. Pero cuando Pablo se√Īala que √©l es el √ļnico que puede llevarlos a un lugar seguro m√°s all√° del puente, el asesinato se cancela t√°citamente. Sin embargo, Pablo sigue siendo una amenaza real para el √©xito de la operaci√≥n.

El estudiante probablemente ya habr√° notado que Hemingway rara vez permite que una de sus escenas tenga un solo prop√≥sito. Esta multiplicidad de prop√≥sitos es evidente en el Cap√≠tulo 18, cuyo ingrediente b√°sico son los pensamientos de Jordan sobre los de Gaylord. El flashback revela la desilusi√≥n de Jordan al encontrar tanto cinismo en el lugar de reuni√≥n de los comunistas. Descubre que el atractivo emocional de la Causa es objeto de burla por parte de aquellos cuyo trabajo es hacer el llamamiento. Descubre que los l√≠deres del movimiento, que deber√≠an haber sido campesinos que ascendieron al mando en tiempos de necesidad, en realidad eran miembros de una revoluci√≥n anterior que huyeron de Espa√Īa y fueron entrenados en Rusia para la pr√≥xima revoluci√≥n. Y encuentra que aquellos que creen ingenuamente en las doctrinas humanitarias del comunismo son ridiculizados, pero se les cuida mientras son √ļtiles.

Al principio, Jordan odia la mentira y el cinismo, pero se da cuenta de la necesidad de hacerlo. Siente que ha progresado a trav√©s de los tres pasos hegelianos de ‘tesis’ a ‘ant√≠tesis’ a ‘s√≠ntesis’, pero esto no es cierto. No es del todo consciente, en este punto del libro, de que sigue siendo lo que Pablo le llam√≥ poco antes, uno de los ¬ęenga√Īados¬Ľ.

Adem√°s de la idea principal de este cap√≠tulo, Hemingway brinda al lector informaci√≥n adicional, parte de la cual ya se ha dado anteriormente y aqu√≠ simplemente se enfatiza nuevamente. Descubrimos, por ejemplo, que Jordan es lo suficientemente escritor como para publicar un libro. Se nos vuelve a decir que era profesor universitario y que es posible que no pueda volver a ense√Īar debido a sus simpat√≠as pol√≠ticas. Y, en la escena de los carros blindados, vemos nuevamente la reticencia de los campesinos a morir por la Causa.

El propósito principal del Capítulo 19 es, por supuesto, obvio. El problema de Pablo se ha resuelto temporalmente, y Hemingway no quiere que su lector quede demasiado complacido, por lo que reintroduce el tema del misticismo, que lleva consigo la premonición de la tragedia.

El tema del misticismo es uno de los m√°s fascinantes de los temas m√°s peque√Īos (pero importantes) que atraviesan Por quien doblan las campanas. Se encuentra por primera vez en la segunda p√°gina del texto cuando Jordan siente que es una ¬ęmala se√Īal¬Ľ que ha olvidado el nombre de Anselm. Reaparece repetidamente a lo largo del libro, primero como parte del ¬ętema Kashkin¬Ľ y nuevamente en relaci√≥n con lo que Pilar vio en la palma de Jordan. En el cap√≠tulo 19, Hemingway presenta abiertamente la idea y sus personajes la discuten abiertamente.

La naturaleza altamente supersticiosa de los gitanos es bien conocida, por supuesto, por lo que las creencias sobrenaturales de Pilar y Raphael son comprensibles. Pero, ¬Ņy los dem√°s? Ninguno del resto de la banda, excepto Pablo, descarta la idea del misticismo tan sumariamente como Jordan. Hemingway parece estar volviendo a enfatizar la inclinaci√≥n de estas personas por la creencia m√≠stica, especialmente en un momento en que la revoluci√≥n les neg√≥ el misticismo de su iglesia.

La conversación en el Capítulo 19 pasó factura a Jordan. Su desvío momentáneo hacia la nostalgia y la urgencia de su deseo por María muestran que teme que tengan poco tiempo. El miedo se muestra nuevamente cuando Jordan se despierta en medio de la noche y la abraza con fuerza, como si tuviera miedo de perderla.

El cap√≠tulo 21 est√° dedicado principalmente a la acci√≥n f√≠sica; Los temores de Jordan parecen hacerse realidad. Pero ahora √©l es el soldado, no el amante, ya que env√≠a hombres y armas estrat√©gicamente. Sin embargo, Hemingway aprovecha otra oportunidad para volver a sacar a relucir el tema m√≠stico-religioso. Lo hace haciendo que Mar√≠a le pregunte sobre la medalla que lleva el caballero Jordan que acaba de disparar. As√≠ que Jordan tiene que tomarse la molestia de asegurarle que no se√Īal√≥ la insignia del Sagrado Coraz√≥n que llevaba el soldado.



Deja un comentario