Por quien doblan las campanas



Resumen y Análisis Capítulos 1-7

Hemingway desarrolla varios temas a lo largo de su Por quien doblan las campanas. Antes de examinar los temas que aparecen en esta secci√≥n, es necesario explicar algunos hechos sobre la re√Īida Guerra Civil espa√Īola. Primero, que la guerra fue una guerra completamente abierta entre el comunismo y el fascismo. Un mes despu√©s de su inicio, Rusia, por un lado, y Alemania e Italia, por el otro, lo estaban utilizando como campo de entrenamiento y prueba para sus hombres, t√©cnicas y equipos. En segundo lugar, aunque en los √ļltimos a√Īos el comunismo ha adoptado una pol√≠tica ¬ęsuave¬Ľ hacia la religi√≥n, en la Guerra Civil espa√Īola el comunismo se elimin√≥ por completo.

El primer tema que aparece en el libro es lo que podr√≠a llamarse el tema de la ¬ęm√≠stica-superstici√≥n¬Ľ. Robert Jordan cree que es una ¬ęmala se√Īal¬Ľ que haya olvidado el nombre de Anselmo. Esta idea de ¬ęse√Īales¬Ľ y ¬ęsuerte¬Ľ simplemente se introduce en este cap√≠tulo, pero se desarrolla en un grado mucho mayor a medida que avanza el libro. Su importancia en la estructura psicol√≥gica de Robert Jordan se har√° m√°s evidente en cap√≠tulos posteriores.

Una de las ideas principales en gran parte de la escritura de Hemingway es la iron√≠a de la vida. En el Cap√≠tulo 1, se vincula con el cinismo de las personas involucradas en la guerra. Vemos esto primero en la escena entre Jordan y Golz, en la que discuten el ataque propuesto. El general ruso est√° principalmente interesado en la ofensiva como maniobra militar y es c√≠nico porque sabe que los espa√Īoles interferir√°n.

La iron√≠a se hace evidente cuando este mismo cinismo es expresado por Pablo. El l√≠der guerrillero se resiente de que haya venido un extranjero a decirle qu√© hacer. Esto pone a Pablo en una posici√≥n subordinada donde ya no es el vocero o l√≠der del grupo. En consecuencia, uno de los mayores conflictos de la novela tiene que ver con la calificaci√≥n de Pablo como l√≠der. Desde su punto de vista, solo le interesa la preservaci√≥n de su banda y de s√≠ mismo. Las maniobras militares de los extranjeros le importan poco. Adem√°s, Pablo se convirti√≥ recientemente en propietario de varios caballos excelentes, lo que lo convirti√≥ en capitalista por primera vez en su vida. Como resultado, no est√° tan interesado en luchar por la causa como lo estaba antes, y esto se suma al tema ir√≥nico a√ļn m√°s.

Este tema de iron√≠a, de la relaci√≥n entre los individuos -los ¬ępeque√Īos¬Ľ, en beneficio de los cuales, ostensiblemente, se libran las guerras- y la maquinaria pol√≠tico-militar, se entrecruza con otros temas a lo largo del libro, pero es el tema principal de Por quien doblan las campanas.

El primer capítulo, como era de esperar, es en gran parte introductorio. Es mérito de Hemingway como artista, sin embargo, que no sea así descaradamente. Esta sutileza se logra principalmente en virtud de que permite al lector deducir la situación. Por ejemplo, dentro de las 500 palabras de abrir el libro, Robert Jordan, a través de su diálogo, le dice al lector que lleva explosivos y que lo que más le interesa es el puente. Así que ya sabemos, cuando se nos dice tan específicamente unas 1000 palabras después, que la misión de Jordan es destruir el puente.

Esta misma sutileza es evidente en la introducción de Hemingway a sus personajes. De hecho, en lugar de decir que él presenta sus personajes, el término dramático haz tu entrada es más apropiado. Tres de los personajes más importantes aparecen en este primer capítulo: el protagonista, Robert Jordan, su guía, Anselmo, y el líder guerrillero, Pablo. Si bien se nos dan descripciones físicas de estos tres hombres que van desde meramente adecuadas, como en el caso de Anselmo, hasta vívidas, como en el caso de Pablo, lo más importante es el hecho de que somos conscientes de sus personajes.

Y así se prepara el escenario. Sabemos, casi desde el principio, que la principal situación dramática es el problema de la destrucción del puente. Sabemos por la escena retrospectiva entre Jordan y el general Golz que la forma en que se llevará a cabo la misión es muy poco ortodoxa y, por lo tanto, muy peligrosa. Y sabemos que hay un peligroso choque de personalidades entre Jordan y Pablo.

La acci√≥n principal en el Cap√≠tulo 3 es que Jordan y Anselm van a ver el puente, pero es un cap√≠tulo muy importante porque los temas morales de la guerra se introducen en la conversaci√≥n de Jordan y Anselm. Jordan se considera un instrumento de una guerra que se libra por el bien del pueblo. Entonces, aunque era idealista sobre los objetivos de la guerra, se oblig√≥ a ignorar el da√Īo que la guerra le hace al individuo.

Hasta ahora, Robert Jordan ha sido retratado como lo que deber√≠a ser cualquier buen luchador por una causa. Se est√° convirtiendo en el h√©roe del ¬ęc√≥digo¬Ľ de Hemingway. (Ver la secci√≥n titulada ¬ęEl H√©roe del C√≥digo Hemingway¬Ľ.) Es diestro en su trabajo, es dedicado, est√° decidido a cumplir sus √≥rdenes, porque sabe que siempre son para el bien de la Causa, y √©l est√° dispuesto a sacrificarse a s√≠ mismo y a otros por la Causa. En este cap√≠tulo, sin embargo, vemos la sugerencia de un cambio en su car√°cter. Cuando ve lo simple que habr√≠a sido destruir el puente de la manera normal, se resiente por el hecho de que debe hacerlo de una manera poco ortodoxa y peligrosa. Comienza a tener los primeros atisbos de la idea de que quiz√°s una causa no siempre vale la vida de los individuos que mueren por ella, pero la deja de lado, no queriendo pensar tales pensamientos.

Otro prop√≥sito subyacente del Cap√≠tulo 3 es la caracterizaci√≥n de los simples campesinos que integran la banda de guerrilleros de Pablo. Se muestra mejor en la escena de alivio c√≥mico donde Jordan y Anselmo son detenidos por el guardia que olvid√≥ la contrase√Īa. Agust√≠n est√° cansado, hambriento, inc√≥modo y aburrido; preferir√≠a estar casi en cualquier lugar que estar involucrado en una guerra.

La nota ominosa con la que termina el capítulo anterior resuena con un volumen creciente en el Capítulo 4.

El anuncio de Pablo de que est√° en contra de volar el puente crea una crisis. Cuando Pilar dice que es para destruir el puente, los hombres se ponen de su lado, no porque sientan que es su deber, sino porque Pablo ¬ęenferm√≥¬Ľ, otra demostraci√≥n m√°s del desinter√©s del individuo en morir por una causa. La actitud de los hombres hacia el puente es obviamente de indiferencia. De hecho, preferir√≠an volar otro tren. Hab√≠a habido saqueos en el tren que hab√≠an destruido antes, y hab√≠an sentido un placer infantil con la explosi√≥n y el hundimiento que sigui√≥. Les gustar√≠a revivir este momento de gloria, el punto culminante de su carrera b√©lica. Pablo trata de usar este sentimiento en su argumento contra el puente, asumiendo que los hombres est√°n m√°s interesados ‚Äč‚Äčen obtener riquezas materiales, como su propia manada de caballos.

La casi confrontaci√≥n en el Cap√≠tulo 4 dej√≥ a Jordan con un problema. ¬ŅDeber√≠a haber matado a Pablo? Por mucho que no le guste la idea del asesinato, siente que probablemente deber√≠a hacerlo, especialmente cuando el gitano le dice que toda la banda esperaba que matara a Pablo. Jordan pierde la iniciativa en la situaci√≥n cuando Pablo se une a √©l fuera de la cueva y trata de ser amistoso. Matar ahora al l√≠der guerrillero ser√≠a simplemente un asesinato a sangre fr√≠a.

En el Cap√≠tulo 3, vimos por primera vez se√Īales de un cambio sutil en la actitud de Jordania hacia esta guerra. Este cambio se hace evidente de nuevo aqu√≠. En los viejos tiempos, no dudar√≠a ni un momento antes de matar a Pablo, pero ahora se da toda una serie de excusas para no haberlo hecho. Siente que no debe correr riesgos in√ļtiles y sostiene que no le qued√≥ claro que los gitanos esperaban que matara a Pablo. Sobre todo, se disculpa diciendo que no sab√≠a c√≥mo habr√≠a reaccionado Pilar ante el asesinato. Cuando Pablo va a ver los caballos, Jordan espera que uno de los otros lo mate, pero √©l lo sabe mejor.

En cuanto al pobre Pablo, tiene nostalgia y est√° cansado de la guerra y no quiere ser asesinado, ni por su propia gente, ni en la batalla del puente. Acaricia a su caballo y le habla suavemente, pero hasta el caballo se siente aliviado cuando finalmente mueve el piquete y deja de molestarlo.

La naturaleza de la filosof√≠a detr√°s del movimiento republicano se revela aqu√≠ tanto en t√©rminos positivos como negativos. Jordan se opone a que lo llamen ¬ęDon Roberto¬Ľ porque solo la clase dominante se llamaba ¬ęDon¬Ľ bajo la forma de gobierno anterior. Que la gente por la que supuestamente se libra la guerra no se tome el asunto tan en serio es parte del tema de los contrastes ir√≥nicos de Hemingway.

La ir√≥nica escena humor√≠stica en la que Jordan se aprovecha del doble sentido de ¬ęrepublicano¬Ľ lleva a Mar√≠a a un sentimiento de parentesco con el estadounidense y hace que su amor embrionario por √©l comience a crecer. La pregunta de Pablo tambi√©n vuelve. Jordan plantea la cuesti√≥n de si deber√≠a haberlo matado o no, pero Pilar dice que hizo bien en no hacerlo. Ella, a diferencia de Jordan, entiende el cambio que se ha comenzado a producir en el l√≠der guerrillero.

A pesar de todos sus intentos por mantenerse alejada de los enredos emocionales y mantener una actitud fríamente crítica hacia su trabajo, Jordan finalmente se enamora. Hay cierto contraste entre sus emociones y su entorno, pero el elemento principal aquí es el contraste entre la violación de María a manos de sus captores fascistas y el acto de amor entre ella y Jordan.



Deja un comentario