Poemas completos de Emily Dickinson «Hay una cierta inclinación de la luz» : Resumen y análisis

Este poema se centra únicamente en el efecto de un cierto tipo de luz que el hablante percibe en las tardes de invierno. Rápidamente queda claro que este no será un poema que ensalce la naturaleza o las virtudes de la luz del invierno, porque esta luz «oprime».

Qué tipo de opresión es, exactamente, es lo que describe el resto del poema. En la primera estrofa se describe como “como el peso / de las melodías de la catedral”, lo que no es un símil común para algo opresivo, dejando claro que la opresión de esta luz es de naturaleza complicada.

Esta inclinación de la luz le da un «daño celestial» al observador, es decir, algo que no causa ningún daño visible hacia afuera («No podemos encontrar ninguna cicatriz»), sino que causa un cambio mental o espiritual («Pero la diferencia interna, / Donde están los Significados – “).

Este cambio no se puede inducir a través de la enseñanza («Nadie puede enseñarlo – Cualquiera -«); en cambio, debe experimentarse. Aunque es «Desesperación», es una «aflicción imperial», es decir, una aflicción real o real que, aunque dolorosa, conduce a una elevación.

Es lo suficientemente poderoso como para que incluso la naturaleza advierta su presencia («Cuando llega, el paisaje escucha -«), y su partida permite una comprensión sobrenatural de la muerte («Cuando se va, es como la distancia / En la mirada de la muerte – “).

Análisis

Este poema describe muy de cerca un tema bastante común de Dickinson: el cambio como un proceso temible pero esclarecedor, doloroso y esencial. Aquí, este asombro por el cambio se encarna en la «cierta inclinación de la luz» que se convierte en el lugar de partida para la transformación. Esta inclinación de la luz es opresiva, pero no se trata de una simple opresión puramente negativa, sino que es opresiva como “The Heft / Of Cathedral Tunes -”.

La elección de «peso» aquí, en lugar de «peso», que en realidad se habría ajustado más al esquema de la rima, enfatiza el aspecto paradójicamente edificante de esta opresión, porque mientras que «peso» le da al lector únicamente una imagen de una fuerza descendente, “Peso” implica un movimiento ascendente, aunque difícil. Por lo tanto, si bien esta inclinación de la luz es opresiva, mientras crea dificultades para el hablante, la dicción deja en claro que también es edificante.

Esto hace más comprensible el uso sorprendente del símil de «Cathedral Tunes», ya que esto parece encajar con los puntos de vista de Dickinson sobre la religión. La fe, la religión y Dios no le resultan fáciles; en cambio, tienen una gran dificultad, una opresión, sobre ellos, y causan «daño celestial»: la importancia del adjetivo aquí se enfatiza en la aliteración, y la sintaxis invertida de la línea, abriendo con el objeto directo en lugar de la sujeto. Sin embargo, esta dificultad es una que conduce a una mayor comprensión y, por lo tanto, quizás la eleva, y al hacerlo la acerca más a Dios.

La importancia de esta dolorosa transformación se vuelve aún más clara en la tercera estrofa. Aquí vemos que sus lecciones no se pueden enseñar, sino vivir; el énfasis de “Any” al final de la primera línea de esta estrofa lo deja muy claro. Y es un «Sello de la desesperación – / Una aflicción imperial». La proximidad de “Seal” e “imperial” hace de esta experiencia algo que lleva a quien la experimenta a otro nivel, a un selecto grupo, casi real, de aquellos marcados por ella.

Esta dolorosa transformación tiene un lado mejor implícito a lo largo del poema, una cierta elevación que hace que valga la pena, que convierte a quienes la han vivido en miembros de un selecto club. Sin embargo, la estrofa final pone fin a esta transformación y, al hacerlo, deja el día mucho más cerca de terminar y el observador mucho más cerca de la muerte, palabra con la que cierra el poema. Sin embargo, la muerte está estrechamente equilibrada con la vida, como lo demuestra el hecho de que «muerte» rima con «aliento», un símbolo obvio de la vida, al principio de la estrofa, por lo que incluso esta muerte no es puramente negativa.

Deja un comentario