parte 5



Resumen y An√°lisis Parte 5

Resumen

Al d√≠a siguiente al mediod√≠a, Eugene recibe una invitaci√≥n de la Sra. El ansiado baile de de Beaus√©ant. Su prima agrega que estar√° encantada de conocer a la Sra. de Nucingen. Eug√®ne se va inmediatamente para darle a Delphine la buena noticia. La joven est√° muy contenta con la primera oportunidad de ingresar a este c√≠rculo selecto. Ella le dice a Eug√®ne que su hermana probablemente estar√° all√≠ usando todas sus joyas para acabar con el rumor de que tuvo que venderlas para pagar las deudas de su amante. Esa noche, Delphine se convierte en la amante de Eug√®ne, y el joven feliz regresa a la pensi√≥n para lo que cree que es la √ļltima vez.

Al d√≠a siguiente, mientras Eug√®ne ordena su habitaci√≥n para prepararse para salir de la pensi√≥n, encuentra el pagar√© de Vautrin y est√° a punto de destruirlo cuando escucha a Delphine decirle a su padre que ha sucedido algo horrible. Su esposo ha inmovilizado su fortuna en especulaciones y no puede devolverla. √Čl ha prometido reembolsarle m√°s de esa cantidad, pero pide el control total durante dos a√Īos y dice que tendr√°n que vivir ahorrativos solo para mantener las apariencias.

Al escuchar esto, Goriot se enfurece y dice que pedir√° verificar todas las transacciones y transferirlas a nombre de su hija. Delphine intenta calmarlo y finalmente le cuenta el trato al que ten√≠a que llegar: el se√Īor de Nucingen la dejar√° hacer lo que quiera (es decir, en su relaci√≥n con Eug√®ne) siempre que le permita usar su dinero; de lo contrario, ir√°n a la quiebra. Para Delphine, no hay alternativa, e intenta convencer a su molesto padre, quien finalmente se da por vencido, diciendo, sin embargo, que investigar√° el asunto.

Se est√°n preparando para partir cuando su segunda hija, Anastasie, llega muy alterada y les anuncia que su marido se ha enterado de que ella ha saldado las cuentas de Maxime de Trailles, la √ļltima de cien mil francos, y que est√° empe√Īando las joyas de su familia. . . El se√Īor. de Restaud le dijo que no quer√≠a el divorcio, pero que ella tendr√≠a que entregarle su fortuna a pedido.

Esto es demasiado para el viejo Goriot, que estalla en un ataque de ira y depresi√≥n: enojado con los maridos de sus hijas, deprimido por la vida miserable que ambos llevan y recordando su infancia feliz. Anastasie lo interrumpe solo para decir que la situaci√≥n es a√ļn peor, ya que no recibi√≥ cien mil francos por los diamantes; doce mil siguen endeudados y su amante se enfrenta a un juicio. Ella se√Īala que todav√≠a lo ama, no quiere perderlo y en realidad le est√° pidiendo a su padre esa cantidad.

El pobre padre trata de explicar que no le queda nada, que acaba de entregar sus t√≠tulos a Delphine. En este punto, las dos hermanas se enojan y se rega√Īan por su conducta y por arruinar a su padre. Durante este amargo altercado, Goriot se angustia cada vez m√°s, su dolor se convierte en una especie de delirio, su rostro muestra signos de un ataque inminente, sus palabras se vuelven cada vez m√°s incoherentes mientras amenaza con asesinar a sus yernos, robar un banco, matar. t√ļ mismo; si no hubiera sido por las chicas que se aferraban a √©l, se habr√≠a golpeado la cabeza contra la pared.

Todo este tiempo, Eug√®ne hab√≠a estado escuchando, horrorizado. Finalmente, toma el billete de Vautrin, cambia el n√ļmero y hace los 12.000 francos pagaderos a Goriot. Luego va a la puerta de al lado y le entrega la nota a Anastasie, dici√©ndole que es la cantidad que le debe a Goriot.

Anastasie, al darse cuenta de que un extra√Īo conoce sus secretos, se enfurece con su hermana, mientras que Goriot casi se desmaya en la cama. Rastignac le dice a Anastasie que se quede con el dinero y que √©l mantendr√° su secreto. La condesa toma la nota y se va, regresando r√°pidamente, supuestamente para ver a su padre, pero en realidad para pedirle su aprobaci√≥n en la nota. Mientras tanto, el estado de Goriot parece volverse m√°s cr√≠tico y comienza a quejarse de una presi√≥n violenta en la cabeza. Cuando finalmente se queda dormido, Eug√®ne lleva a Delphine a casa, pero se niega a quedarse a cenar porque est√° preocupado por Goriot. En la pensi√≥n, Bianchon, mirando a Goriot, nota r√°pidamente los signos de una apoplej√≠a que se aproxima.

Esa noche en la √≥pera, Eug√®ne intenta ocultar sus preocupaciones, pero Delphine, encantada, descarta el asunto de inmediato, diciendo que su padre es demasiado fuerte para verse afectado por tales cosas; adem√°s, tu amor es lo √ļnico importante para ella en este momento. Ella tambi√©n le dice a Eug√®ne que Mme. El amante de Beaus√©ant se va a casar, de lo que su prima a√ļn no sabe nada, y que ser√° un duro golpe para ella cuando el Marqu√©s d’Ajuda no se presente en su recepci√≥n.

Cuando termina la √≥pera, Eug√®ne y Delphine se dirigen a su apartamento reci√©n alquilado, y cuando la joven sale a las dos de la ma√Īana, Eugene est√° tan encantado de haberse ganado a una bella dama de sociedad y de vivir en unos apartamentos tan lujosos que dormir, olvid√°ndose del Viejo Goriot. Delphine vuelve a desayunar al mediod√≠a y no es hasta las cuatro que empiezan a preocuparse por el anciano y Eugene decide ir a la pensi√≥n a traerlo de vuelta.

Al llegar a la Sra. Vauquer, Eug√®ne se entera por Bianchon de que el Viejo Goriot ha tenido una reca√≠da y que s√≥lo hay una d√©bil esperanza de que se recupere. Al escuchar la voz de Eug√®ne, Goriot procede a contarle sobre otra sorpresa que recibi√≥ de su hija Anastasia. Ella volvi√≥ para pedir m√°s dinero para pagar el vestido, as√≠ que √©l sali√≥ y vendi√≥ sus tenedores, cucharas y hebillas de plata, y un a√Īo de renta en su anualidad. El padre contin√ļa delirando con la alegr√≠a de dar e insiste en que volver√° al trabajo. Eug√®ne lo calma y, en cuanto regresa Bianchon, logra comer algo. Luego los dos j√≥venes atienden al enfermo durante la noche, aplic√°ndole sanguijuelas y cataplasmas y ba√Ī√°ndole los pies.

Al d√≠a siguiente, Anastasie env√≠a un mensajero para llevarse el dinero de su padre, y Delphine le env√≠a a Rastignac una carta en la que lo rega√Īa amargamente por haberla abandonado y le dice cu√°nto desea ir con Mme. El Baile de Beauseant. Eug√®ne responde r√°pidamente que su padre est√° gravemente enfermo y le pregunta si todav√≠a tiene ganas de ir a una recepci√≥n en estas circunstancias. Esa noche, la condici√≥n de Goriot no ha mejorado y el m√©dico tiene muchas dudas sobre la recuperaci√≥n, por lo que Eug√®ne va a contarle a Delphine la triste noticia, solo para encontrar a su amante visti√©ndose para el baile. Cuando Eug√®ne trata de mencionar la enfermedad de su padre, ella le dice abruptamente que se prepare para la recepci√≥n. Eug√®ne sale bastante deprimido, dividido entre la l√°stima por el anciano, el desprecio por una sociedad que condiciona a sus miembros a acciones tan crueles y la pasi√≥n por Delphine, que ahora se ha convertido en amor.

Cuando regresa, Delphine lo está esperando y le pregunta brevemente por su padre. Está muy enfermo, dice Eugène, y debemos ir a cuidarlo. Después del baile, responde Delphine. La ira de Eugène crece y comienza a contarle sobre las acciones egoístas de Anastasie y el efecto fatal que tuvo en el anciano. Al escuchar esto, Delphine rompe a llorar, pero su precondicionamiento social se apodera de ella y el conocimiento de que se verá terrible en la fiesta detiene sus lágrimas.

En la recepci√≥n brilla todo el lujo de Par√≠s -los candelabros, los hermosos vestidos, las joyas- pero en medio de este resplandor, de esta alegr√≠a, la anfitriona, vestida de blanco sencillo, trata de ocultar su dolor. Su amante finalmente decidi√≥ casarse con Mlle. de Rochefides. se√Īora de Beaus√©ant parece muy contento de ver a Eug√®ne y le pide al joven con voz muy conmovedora que le haga el favor de pedirle al marqu√©s que le devuelva sus cartas de amor.

Cuando Eug√®ne regresa, su prima, despoj√°ndose por primera vez de su m√°scara de dignidad estoica, rompe a llorar y anuncia que se va de Par√≠s para siempre y que enterrar√° su dolor en la soledad del pa√≠s. Ella le dice a Eug√®ne cu√°nto ha significado su amistad para ella y, como se√Īal, le deja una guantera para Delphine. Entonces decide unirse a sus invitados, entre los cuales Eug√®ne observa a las dos hermanas, Delphine y Anastasie, esta √ļltima con la exhibici√≥n de diamantes que tanto le cost√≥ a su padre. Delphine reclama r√°pidamente al joven y pasa el resto de la noche con ella.

Despu√©s de que los invitados se hayan retirado a las cuatro de la ma√Īana, Eug√®ne encuentra a la duquesa de Langeais disculp√°ndose con su amiga por su mal comportamiento hacia ella e inst√°ndola a quedarse en Par√≠s. Pero la Sra. El coraz√≥n de Beaus√©ant ha sido aplastado y su mente est√° decidida. Eug√®ne se despide de ella y vuelve a pie a la pensi√≥n. All√≠ conoce a Bianchon, quien le dice que Goriot ya no se salva. La respuesta de Eug√®ne es: ¬ęEstoy en el infierno y debo quedarme all√≠¬Ľ.

An√°lisis

Esta parte se centra en las dos hijas y su efecto destructivo en su padre y en Rastignac.

Delphine y Anastasie, así como la Sra. Vauquer en la parte anterior, tendrán que pagar sus deudas con una sociedad corrupta y despiadada. Se encuentran sin el instrumento todopoderoso necesario para mantener las apariencias y la dignidad, el dinero, y no importa cuán malcriados estén, volverán a recurrir a su padre.

Pero esta vez el pobre Goriot no tiene casi nada que dar, y la ingratitud de sus hijas estalla en celos. Se culpan mutuamente por obtener m√°s dinero de su padre, se echan en cara sus vidas corruptas y luego se niegan a dejar un rol social para servirlo durante su enfermedad.

Esto es psicológicamente suficiente para explicar el ataque de Goriot. Desde el principio, el amor del anciano había sido toda su vida, y el medio poderoso para afirmar su amor había sido su capacidad de dar y ayudar. Como resultado, fue recompensado con el agradecimiento de sus hijas que, trató de convencerse a sí mismo, eran expresiones de amor verdadero. Ahora que se siente completamente incapaz de dar y ayudar, se enfrenta a la verdadera naturaleza de sus hijas, con su monstruoso egoísmo y amargos celos, y su vida pierde sentido.

Rastignac tambi√©n se ve afectado por las acciones de las hijas. Est√° horrorizado por la ingratitud y la intensidad de los celos, pero ahora est√° enamorado de Delphine y dispuesto a perdonar muchas cosas. Sin embargo, lo escuchamos protestar varias veces y nos conmueve su genuino inter√©s y devoci√≥n por Goriot, pero no puede dejar a Delphine y su entorno social. Su estado de √°nimo est√° bien expresado en su √ļltimo comentario a Bianchon.

Un momento conmovedor es Mme. La despedida de Beaus√©ant de Par√≠s. Este personaje verdaderamente simp√°tico fue aplastado por la implacable vida parisina. Intent√≥, pero en vano, reconciliar sus ideales rom√°nticos con una sociedad materialista. El √ļltimo rayo de sol desapareci√≥ de la novela.



Deja un comentario