parte 3



Resumen y An√°lisis Parte 3

Resumen

El Arlequ√≠n le dijo a Marlow que hab√≠a pasado muchas noches escuchando a Kurtz hablar sobre varios temas. Marlow descubri√≥ adem√°s que Kurtz era propenso a vagar por la jungla con su banda de seguidores nativos en incursiones de marfil. Enquanto ouvia o Harlequin, Marlow olhou atrav√©s de seus bin√≥culos para os aposentos de Kurtz e descobriu que as ma√ßanetas redondas que ele viu anteriormente nos postes que cercavam a casa eram cabe√ßas de ¬ęrebeldes¬Ľ nativos, viradas para dentro para encarar Kurtz enquanto ele estava sentado all√° adentro. De repente, Marlow vio aparecer de un rinc√≥n de la casa a un grupo de nativos que llevaban a Kurtz en una camilla. Temiendo un ataque, Marlow, el Arlequ√≠n y todos los que iban en el barco de vapor se mantuvieron a la espera, hasta que Marlow vio que el brazo demacrado de Kurtz sal√≠a de la camilla y ordenaba a su ej√©rcito que se marchara. El gerente y otros agentes acostaron a Kurtz en su cama y entregaron su correo atrasado.

Marlow sali√≥ de la habitaci√≥n de Kurtz y vio, en la orilla del r√≠o, a la Amante africana de Kurtz, que cautiv√≥ a Marlow con su orgullo, estatura y apariencia. Abord√≥ el barco de vapor durante un minuto sin hablar, levant√≥ los brazos y luego desapareci√≥ entre la maleza. Marlow luego escuch√≥ a Kurtz hablar con iron√≠a al gerente desde el interior de su habitaci√≥n. Tratando de parecer desconcertado, el gerente sali√≥ de la habitaci√≥n y le dijo a Marlow que, si bien Kurtz hab√≠a acumulado una cantidad notable de marfil, se encontraba en un punto bajo y que su distrito de marfil tendr√≠a que cerrarse porque su m√©todo no era s√≥lido. Temeroso de las intenciones del gerente, el Arlequ√≠n le dijo a Marlow que sospechaba que los rescatistas blancos de Kurtz en realidad estaban tratando de lastimarlo. Al recordar la conversaci√≥n que escuch√≥ entre el gerente y su t√≠o, Marlow le dijo al Arlequ√≠n que ten√≠a raz√≥n. El Arlequ√≠n luego revel√≥ que Kurtz hab√≠a ordenado el ataque al barco de vapor porque ¬ęodiaba la idea de que se lo llevaran¬Ľ. El Arlequ√≠n le pidi√≥ a Marlow que protegiera la reputaci√≥n de Kurtz una vez que llegara a Europa, le pidi√≥ algunos cartuchos de rifle y zapatos, y luego abandon√≥ la Estaci√≥n Interior.

Poco despu√©s de la medianoche, Marlow se despert√≥ con el sonido de un tambor y los nativos recitando conjuros. Despu√©s de escuchar una ¬ęexplosi√≥n de gritos¬Ľ, Marlow entr√≥ en la habitaci√≥n de Kurtz y descubri√≥ que se hab√≠a escapado. Encontr√≥ a Kurtz arrastr√°ndose por la hierba y finalmente se acerc√≥ a √©l. Al principio, Kurtz le dijo a Marlow que corriera y se escondiera, pero luego comenz√≥ a decirle a Marlow que ten√≠a ¬ęgrandes planes¬Ľ que el gerente arruin√≥. Marlow escuch√≥, con la esperanza de que Kurtz no hiciera ruido ni les indicara a sus hombres que atacaran. Finalmente, Marlow llev√≥ a Kurtz de regreso a su habitaci√≥n.

Salieron de la Estaci√≥n Interior al d√≠a siguiente. Mientras flotaban r√≠o abajo, tres nativos cubiertos de tierra roja brillante gritaron alg√ļn tipo de hechizo; luego vieron a la amante nativa de Kurtz correr hacia la orilla del r√≠o y comenzar a gritar algo que el resto de los 1.000 seguidores de Kurtz comenzaron a repetir. Los blancos del vapor comenzaron a apuntar sus rifles a la orilla; para evitar una masacre, Marlow comenz√≥ a hacer sonar su silbato para asustar a los nativos. Muchos de ellos corrieron, pero la ¬ęmujer salvaje¬Ľ no lo hizo. Los blancos en cubierta abrieron fuego contra los seguidores de Kurtz.

Mientras se dirig√≠an al mar (y a Europa), Kurtz continu√≥ hablando sobre sus ideas, planes, posici√≥n y carrera. Kurtz le dio a Marlow un paquete de papeles y una fotograf√≠a y le pidi√≥ que se lo guardara, fuera del alcance del gerente. Una noche, despu√©s de arreglar el motor, Marlow entr√≥ en la habitaci√≥n de Kurtz y lo escuch√≥ susurrar sus √ļltimas palabras: ¬ę¬°El horror! ¬°El horror!¬Ľ Marlow entr√≥ en la cafeter√≠a y se neg√≥ a encontrarse con las miradas indiscretas del gerente. Finalmente, el sirviente del gerente se asom√≥ al comedor y anunci√≥, con voz desde√Īosa: ¬ęMistah Kurtz, est√° muerto¬Ľ. Kurtz fue enterrado en la jungla al d√≠a siguiente. Golpeado por la muerte de Kurtz, Marlow casi consider√≥ el suicidio, y el resto de su viaje de regreso a Europa se omite en su narraci√≥n.

De vuelta en Bruselas, la t√≠a de Marlow trat√≥ de cuidarlo hasta que recuper√≥ la salud. Luego, un representante an√≥nimo de la empresa visit√≥ a Marlow y quer√≠a los documentos que Kurtz le hab√≠a dado a Marlow. Como hizo cuando lo presion√≥ el gerente en su viaje de regreso, Marlow se neg√≥. Eventualmente le dio al hombre una copia del informe de Kurtz sobre ¬ęLa supresi√≥n de las formas salvajes¬Ľ, pero con la posdata (¬ę¬°Exterminar a todos los brutos!¬Ľ) arrancada. Marlow luego conoci√≥ al primo de Kurtz, quien le dijo a Marlow que Kurtz era un gran m√ļsico y un ¬ęgenio universal¬Ľ. Marlow le dio algunas cartas familiares sin importancia del paquete. Luego, un periodista se acerc√≥ a Marlow, ansioso por obtener informaci√≥n sobre Kurtz. Mientras hablaban, el periodista le dijo a Marlow que Kurtz podr√≠a haber sido un gran pol√≠tico para cualquier partido, ya que ten√≠a el carisma y la voz para ¬ęelectrizar¬Ľ grandes reuniones. Marlow le entreg√≥ el informe de Kurtz sobre ¬ęCostumbres salvajes¬Ľ y el periodista dijo que lo publicar√≠a.

Contin√ļa en la p√°gina siguiente…



Deja un comentario