papeles femeninos



Ensayos críticos Roles femeninos

¬ęEsto era un hombre¬Ľ es el √ļltimo homenaje de Antonio a Bruto. La reputaci√≥n de Brutus, da√Īada como estaba por su participaci√≥n en la conspiraci√≥n y por su l√≥gica bastante ilusoria, fue restaurada. Se recuper√≥ parcialmente porque su personaje, definido al comienzo de la obra como totalmente masculino, adquiri√≥ algunas caracter√≠sticas femeninas, como el dolor por la muerte de su esposa, el amor por su amigo y la tierna preocupaci√≥n por sus seguidores. Hacia el final de la obra, el personaje de Brutus es m√°s completo, pero ¬Ņqu√© mundo nos hace mejores? ¬ŅPodr√≠a ser cuando el mundo que queda atr√°s est√© completamente sin mujeres? Shakespeare aprovecha la oportunidad en Julio Cesar decir ¬ęs√≠¬Ľ y ¬ęno¬Ľ. A veces, los personajes asumen las llamadas caracter√≠sticas femeninas y pierden la capacidad de gobernar bien. Otras veces, personajes como Brutus ganan mucho incorporando lo femenino a sus propias personalidades. La sugerencia de Shakespeare es que si bien se puede lograr un equilibrio y lograr un ideal, en √ļltima instancia es poco pr√°ctico.

Solo encuentras dos personajes femeninos en Julio Cesar. La primera, Calphurnia, es la esposa de C√©sar y es emblem√°tica de una comprensi√≥n isabelina sexista est√°ndar de la mujer. Ella es una perra. Ella controla en lugar de ser controlada. Ella existe como un contraste con el car√°cter de su marido. Por su fuerza, el p√ļblico ve lo que debe ser C√©sar; por su conciencia, cu√°l debe ser la de √©l; por su muerte, lo que deber√≠a haber estado preparado para hacer. Por ello, su car√°cter no se desarrolla a nivel psicol√≥gico de la misma forma que el de C√©sar.

El primer contacto del lector con ella es durante la fiesta de Lupercal. C√©sar le pide a Ant√īnio que la toque cuando la pasa en la carrera que forma parte de las celebraciones. C√©sar pregunta esto porque Calphurnia no tiene hijos, y la superstici√≥n dicta que el toque del atleta durante esta fiesta sagrada la har√° f√©rtil. La implicaci√≥n, entonces, es que ella es culpable de no tener un heredero. De hecho, la implicaci√≥n es que C√©sar ya no es lo suficientemente poderoso como para dejarla embarazada. Su pedido al atl√©tico mujeriego Antonio es una indicaci√≥n del propio afeminamiento de C√©sar.

Esta es la ra√≠z de la ca√≠da de C√©sar. Adopt√≥ muchas caracter√≠sticas femeninas. Su destreza est√° en el pasado y solo es moment√°neamente evidente en el Acto II, Escena 2, cuando se niega a escuchar las preocupaciones de Calphurnia sobre lo que suceder√° si va al Capitolio. ¬ęC√©sar se ir√°. Las cosas que me amenazaron / Nunca miraron m√°s que mi espalda; cuando vean / la cara de C√©sar, se habr√°n ido¬Ľ. Sin embargo, √©l est√° convencido, cediendo ante su histeria y su mente cambia solo despu√©s de que Decius lo averg√ľenza. ¬ę[I]Era una burla / Apta para prestarse a uno para decir / ‘Romper el Senado hasta otro momento, / Cuando la esposa de C√©sar encuentre mejores sue√Īos'¬Ľ. Sobre su propia muerte.

Portia es un personaje mucho más interesante por sí misma y, sin embargo, solo se la representa a través de sus relaciones con los hombres. Su relación con su esposo es claramente de intimidad y respeto. Ella le habla abiertamente sobre la agitación que ha exhibido recientemente y lo obliga a hablar con ella y decirle lo que está pasando.

Tenga en cuenta, sin embargo, c√≥mo hace esto. Brutus no quiere que ella sepa lo que est√° pasando. Ella cambia de opini√≥n al presionarlo para que la defina de una de las dos formas en que se puede definir a una mujer en esta sociedad: o es una buena mujer romana digna de sus secretos, esposa y padre, o es ¬ęLa puta de Brutus¬Ľ. .¬Ľ Ante esta distinci√≥n, Brutus solo puede optar por contarle lo que est√° sucediendo. Desafortunadamente para Portia, el conocimiento que imparte es su perdici√≥n. En el Acto II, Escena 4, Portia se queja de que tiene ¬ęla mente de un hombre pero el poder de una mujer¬Ľ. Ha tenido acceso al conocimiento de un hombre, pero debido a su posici√≥n como mujer, no puede usarlo y debe sentarse y esperar el resultado de los asuntos de los hombres. Tal conocimiento es demasiado para ella y se suicida en el mismo jard√≠n donde escuch√≥ por primera vez los secretos de Brutus.

Con eso, Portia deja la obra y el lector nunca vuelve a ver un personaje femenino. Lo que el p√ļblico ve, sin embargo, es una transferencia de las cualidades femeninas de Portia a su esposo a trav√©s de su relaci√≥n con Cassio. Al comienzo de la obra, la relaci√≥n entre estos dos hombres era menos que profunda. Est√°n conectados por un deseo com√ļn de derrocar la tiran√≠a de C√©sar, pero tienen motivaciones completamente diferentes. Adem√°s, el enfoque de Cassius para convencer a Brutus de que se uniera a √©l fue c√≠nico, por decir lo menos.

En el Acto IV, Escena 2, su relaci√≥n se ha convertido en una amistad, y se ha convertido en una amistad que tiene las decididas cualidades de una relaci√≥n amorosa. En el Acto IV, Escena 2, Brutus se ofendi√≥ por lo que √©l cree que es la negativa de Cassius a enviar dinero cuando lo necesitaba. Cassius est√° bastante desconcertado por esta acusaci√≥n y la conversaci√≥n desciende r√°pidamente a un asunto de ¬ęs√≠, lo hiciste, no, no lo hice¬Ľ que casi termina en una pelea. Cassius es inocente de la ofensa y est√° herido por ser ¬ęodiado por alguien a quien ama, desafiado por su hermano¬Ľ.

¬ŅQu√© motiva a Brutus a esta ira? Resulta que es tristeza por la muerte de Portia. Es a Cassio a quien Brutus se vuelve en su dolor. El dolor que siente, la p√©rdida, el sentimiento de traici√≥n, todo se traduce en ira hacia este amigo, y despu√©s de que esas emociones se agotan, los dos hombres est√°n m√°s cerca de lo que Brutus nunca estuvo con Portia. Esta √ļltima relaci√≥n comparte el mismo respeto mutuo y el mismo compartir de la intimidad, pero es una relaci√≥n que puede operar en las mismas esferas porque abarca un nivel imposible de igualdad entre una mujer y un hombre.

A partir de ese momento, el p√ļblico siente una creciente simpat√≠a por Brutus, que se ha humanizado con la muerte de su mujer. Aunque claramente amaba a su esposa, tambi√©n hab√≠a cierta distancia entre ellos, en parte debido a su naturaleza bastante estoica (recuerde su autolesi√≥n), en parte porque no est√° dispuesto a confiar en ella. Esta combinaci√≥n de masculino y femenino en su car√°cter no era del todo apropiada. No era pr√°ctico dada la forma en que funcionaba el mundo romano. La otra cara, por supuesto, fue el comportamiento de C√©sar. Su combinaci√≥n de feminidad y masculinidad tampoco era pr√°ctica. Con sus muertes, Brutus logra encarnar ambos aspectos de sus personalidades, m√°s directamente de su esposa, dada su naturaleza m√°s moral. Con la prohibici√≥n de las mujeres y la feminidad inadecuada de Roma, el estado deber√≠a ser mejor. Pero hay una esterilidad poco atractiva en un mundo as√≠. Lo que se ha creado es un ideal poco pr√°ctico. La muerte de Brutus es una indicaci√≥n de lo poco pr√°ctico que es.



Deja un comentario