Pamela: O : Resumen recompensado por virtud

Pamela Andrews es una sirvienta viva, inteligente, bonita y virtuosa, de 15 a√Īos, en el condado de Bedfordshire en Inglaterra. Durante los √ļltimos tres a√Īos, ha servido como sirvienta de la amable Lady B., que lamentablemente acaba de morir. El hijo de Lady B., el veintea√Īero Squire B., se convierte en el amo de la casa del campo. Despu√©s de un per√≠odo de duelo en el que decorosamente se refrena de hacer cualquier insinuaci√≥n sobre el favorito de su difunta madre, el Sr. B. comienza a coquetear con Pamela sin cesar. En cartas a sus padres, que est√°n en la indigencia por causas ajenas a ellos, Pamela informa de los intentos de su Maestro y jura que sufrir√° cualquier da√Īo o castigo social en lugar de sacrificar su castidad. Sus padres fomentan esta devoci√≥n por su virtud y le aconsejan que deje el empleo del Sr. B. y regrese al hogar y a la pobreza si alguna vez el Sr. B. la intenta f√≠sicamente.

El intento llega, más temprano que tarde, y Pamela lo resiste con fuerza. Desconcertado pero sólo temporalmente disuadido, el Sr. B. trata de sobornar a Pamela para que se mantenga callada sobre el incidente; sin embargo, lo relata con sus padres y con la ama de llaves materna, la Sra. Jervis. El Sr. B. comienza a hacer ruido sobre los chismes de Pamela sobre él en sus cartas a casa, lo que hace que Pamela sospeche que él le roba el correo. Se producen más delitos, incluido un incidente en el que el Sr. B., escondido en un armario, espía a Pamela mientras se desnuda por la noche y luego se apresura a salirse con la suya. Pamela, sin embargo, muestra una marcada tendencia a desmayarse cada vez que su Amo se le acerca con intenciones lascivas, y esta peculiaridad tiene el conveniente efecto de disminuir la libido del Escudero.

A pesar del continuo hostigamiento del Sr. B., Pamela no logra hacer la partida que con tanta frecuencia amenaza. Varios impedimentos, entre ellos su obligaci√≥n de terminar de bordar uno de los chalecos del se√Īor B., impiden su regreso con sus padres. Finalmente, decide irse y, habiendo resistido un esfuerzo final del Sr. B. para tentarla con dinero para sus padres y el matrimonio con un cl√©rigo, hace las maletas para irse. Desafortunadamente, su conductor es el cochero de la finca del Sr. B. en Lincolnshire, y su destino resulta no ser el que pretend√≠a.

El Sr. B., que ha interceptado y le√≠do toda la correspondencia entre Pamela y sus padres, les escribe al Sr. y la Sra. Andrews con una explicaci√≥n consoladora pero falsa por no haber aparecido en su aldea como estaba planeado. El Sr. Andrews ve a trav√©s del enga√Īo y se acerca a la finca de Bedfordshire, lamentando la desaparici√≥n de su hija, pero sin √©xito. Mientras tanto, Pamela ha llegado a Lincolnshire, donde la grosera y maligna ama de llaves Mrs. Jewkes observa cada uno de sus movimientos.

Pamela sigue escribiendo cartas mientras est√° en cautiverio, pero como no sabe cu√°ndo podr√° enviarlas, prescinde de saludos y firmas, para que funcionen juntas en un diario continuo. Ella comienza a planear su escape de inmediato, y pronto se establece en el cl√©rigo, el Sr. Williams, como su √ļnico aliado probable. El Sr. Williams de hecho resulta ser un colaborador dispuesto, aunque su competencia sigue siendo cuestionada. Organizan un sistema de correspondencia secreta mediante el cual esconden sus notas junto a un girasol en el jard√≠n.

El Sr. Williams intenta y no logra obtener el apoyo de Pamela entre la nobleza local, quienes sospechan de los motivos de Pamela y de él. El clérigo finalmente sugiere que él y Pamela se casen, por lo que el Escudero ya no tendría ninguna autoridad para detenerla. Pamela rechaza esta oferta, solo para descubrir poco después que el Sr. B. ha escrito al clérigo haciéndole la misma sugerencia. Pamela vuelve a rechazar la idea.

Cuando un grupo de ladrones ataca al Sr. Williams en la carretera y busca papeles en sus bolsillos, Pamela se preocupa de que el Sr. B. los haya enviado para robar sus cartas, que llevaba el clérigo. El incidente la impulsa a hacer su primer intento de fuga, pero sus propios nervios le impiden incluso cruzar el jardín. Pronto aparece un impedimento adicional en la persona de Monsieur Colbrand, un espantoso suizo a quien el Sr. B. ha enviado para proteger a Pamela.

El Sr. B., sospechando que el Sr. Williams estaba en connivencia con Pamela, lo env√≠a a prisi√≥n por deudas. Pamela concluye que se ha quedado sin opciones y hace un desesperado intento de fuga en medio de la noche. El intento falla cuando una pared que se derrumba le causa lesiones en la cabeza y las piernas. Desesperada, Pamela considera ahogarse en el estanque del jard√≠n, pero una repentina renovaci√≥n de su compromiso con la vida y la virtud, que atribuye a una intervenci√≥n divina, la salva. Por la ma√Īana, los otros sirvientes la encuentran herida en un retrete, y su cautiverio contin√ļa como antes.

Unos días después, el Sr. B. llega a Lincolnshire. Sirve a Pamela con unos términos en los que se propone convertirla en su amante, pero ella los rechaza con desdén. Cambiando su estrategia, el Sr. B. se acerca a Pamela por la noche haciéndose pasar por una sirvienta borracha. Los ataques de desmayo de Pamela vienen en su ayuda nuevamente, y después de este episodio, el Sr. B. muestra signos de ser genuinamente castigado. De nuevo intenta cortejarla pero no emplea la fuerza. Luego, de corazón a corazón, le explica que ha llegado a admirar su carácter y de hecho la ama profundamente, pero su aversión al matrimonio le impide hacer una propuesta honesta. Pamela se siente conmovida por esta confesión y espera fervientemente que sea sincera.

El Sr. B. abandona la finca de Lincolnshire por unos d√≠as, durante los cuales Pamela recibe de un adivino gitano una nota que le advierte de los planes del Sr. B. para atraparla en un matrimonio falso. Esta nota hace que Pamela reaccione fuertemente contra el Sr. B. y contra sus propios sentimientos ablandadores por √©l. Cuando regresa de su viaje, recibe de la Sra. Jewkes un conjunto de escritos recientes de Pamela; infiriendo que su ¬ęgarabato¬Ľ ha procedido sin cesar en Lincolnshire, exige ver el resto de su producci√≥n literaria, que Pamela entrega a rega√Īadientes. Su lectura de estos documentos solo aumenta su admiraci√≥n por su car√°cter y virtud. √Čl le dice cu√°n profundamente lo han conmovido los escritos y expresa su pesar por su rudo uso de ella, prometiendo enmendarlo. Cuando Pamela, a√ļn temiendo el matrimonio falso, sin embargo repite su solicitud de regresar con sus padres, el Sr. B. se siente herido y finalmente, enojado, le permite irse.

Pamela abandona la finca de Lincolnshire, aunque no de tan buen humor como esperaba. Durante una escala en una posada de campo, recibe otra carta del Sr. B. en la que confiesa que leer más en sus papeles lo impulsa a solicitar su regreso a Lincolnshire. Pamela, habiendo reconsiderado, decide confiar en él y obedece. A su regreso, discuten las posibles consecuencias sociales de un matrimonio entre un escudero y una sirvienta; sin inmutarse, entran en su compromiso. Pamela luego le cuenta al Sr. B. la historia de la adivina gitana, y él admite haber considerado perpetrar un matrimonio falso, pero dice que se lo pensó mejor.

La nobleza vecina, que una vez se negó a ayudar a Pamela a escapar, ahora viene a cenar e inspecciona al prometido del Sr. B. Pamela impresiona a todos con su belleza y refinamiento comparativo. El mismo día, llega el Sr. Andrews, esperando por una carta que recibió que encontraría a su hija como una amante completamente corrupta del Escudero. Se produce una reunión de éxtasis, de la que todos los invitados a la cena son testigos ansiosos. Durante los próximos días, hay una serie de paseos en carro, varias discusiones sobre la fecha de la boda y la reconciliación entre el Sr. B. y el Sr. Williams, a quien ha liberado de la prisión de deudores.

Un jueves, dos semanas despu√©s del inicio del compromiso, Pamela y el Sr. B. se casan en la capilla familiar. El Sr. Williams preside la ceremonia y la Sra. Jewkes asiste a la novia. Los reci√©n casados ‚Äč‚Äčoriginalmente planearon mantener su matrimonio en secreto para los vecinos por el momento, pero despu√©s de varios d√≠as, la Sra. Jewkes deja escapar la noticia ¬ęaccidentalmente¬Ľ mientras sirve bebidas antes de la cena.

Esa misma noche, el Sr. B. va a atender a un conocido moribundo. A la ma√Īana siguiente, √©l no ha regresado, por lo que Pamela est√° sola cuando su hermana, Lady Davers, llega para intimidar al escudero y a su amada, de quien no sabe que est√© casada. Lady Davers fastidia e insulta a Pamela un poco, deteni√©ndola contra su voluntad con la ayuda de un sobrino y una doncella. Finalmente, Pamela escapa por una ventana y, con la ayuda de sus nuevos aliados, la Sra. Jewkes y Monsieur Colbrand, llega a la casa de Sir Simon Darnford, donde el Sr. B. y los vecinos la esperan. All√≠ deleita a la compa√Ī√≠a con la historia de su experiencia con Lady Davers.

A la ma√Īana siguiente, Lady Davers se entromete con los reci√©n casados ‚Äč‚Äčen su dormitorio, y se produce un conflicto entre el hermano y la hermana, donde la hermana se refiere a un duelo que el Sr. B. luch√≥ en Italia. Lady Davers se marcha enojada, pero se produce una reconciliaci√≥n tentativa durante la cena. Sin embargo, despu√©s de la cena, Lady Davers se refiere a una mujer llamada Sally Godfrey, lo que llev√≥ al Sr. B. a explicar algunas cosas a Pamela. Cuenta la extenuante historia de fondo del duelo italiano y confiesa tener una relaci√≥n con Sally, una joven que conoci√≥ durante sus a√Īos universitarios. Est√° furioso por haber sido obligado a hacer estas confesiones antes de que estuviera listo para hacerlas, y Lady Davers de repente se arrepiente de haberse enemistado con √©l hasta ahora. Ella y Pamela unen fuerzas para calmar al Escudero y lograr una reconciliaci√≥n, a la que finalmente accede. M√°s tarde, reflexionando sobre su ataque de mal genio, el Sr. B. le explica a Pamela todo sobre el temperamento de la clase alta y la din√°mica marital, dando una conferencia de la que deriva, de manera bastante sarc√°stica, un conjunto de reglas para la vida matrimonial.

A la ma√Īana siguiente, Pamela visita a Lady Davers en su habitaci√≥n y conversan amigablemente sobre el personaje del Sr. B. Pamela promete acceder a la solicitud de su nueva cu√Īada de ver todos sus escritos.

Unos días después, Pamela y el Sr. B. regresan a la finca de Bedfordshire, donde reciben una entusiasta bienvenida por parte de los sirvientes. El Sr. B. hace arreglos para establecer al padre de Pamela como administrador de su finca en Kent. Más tarde, van a comprar ropa y entretienen a la nobleza local, que está uniformemente impresionada con Pamela.

Finalmente, el Sr. B. lleva a Pamela a conocer a la Srta. Goodwin, una ni√Īa peque√Īa en un internado local, quien Pamela correctamente concluye que es su hija de Sally Godfrey. Pamela est√° encantada con la ni√Īa y pide, aunque en vano, que la acoja como parte de la casa de Bedfordshire. El Sr. B. completa la historia de Sally Godfrey, detallando las circunstancias de su aventura y su eventual vuelo a Jamaica, donde ahora est√° felizmente casada.

En su segundo domingo en Bedfordshire, Pamela y el Sr. B. asisten a la iglesia dos veces, y Pamela aparece con un espectacular vestido blanco y dorado. Todos los vecinos est√°n apropiadamente aturdidos, y los pobres del lugar se re√ļnen para recibir una limosna de la nueva Dama Abundante. Unos d√≠as despu√©s, Pamela y el Sr. B. caminan juntos por el jard√≠n, se ven atrapados en una ducha y se refugian en la casa de verano. All√≠ le explica las provisiones que ha hecho recientemente para ella en su testamento. Cerca del final de la semana, los reci√©n casados ‚Äč‚Äčorganizan otra cena para los vecinos; es una ocasi√≥n para que Pamela reflexione piadosamente sobre la bondad de la providencia y planifique las buenas obras futuras.

En conclusi√≥n, el ‚ÄúEditor‚ÄĚ de las cartas de Pamela revela que la vida posterior de Pamela sigue siendo feliz: recibe visitas semestrales de sus padres y tiene varios hijos. Sigue siendo popular entre la nobleza y la nobleza local, e incluso Lady Davers contin√ļa en buenos t√©rminos con el escudero y su esposa. Pamela logra establecer el car√°cter moral de la se√Īorita Goodwin, que no repite los errores de su madre.

Deja un comentario