Paisaje de la feria de las vanidades



Pruebas Críticas Configuración de feria de la vanidad

La escena, en lo que se refiere al lugar f√≠sico, se desplaza de Londres a Brighton, al continente, pasando por Par√≠s, Roma, Bruselas y ¬ęPumpernickel¬Ľ, un peque√Īo principado alem√°n. El lector pasa de la casa de pueblo a la finca, de la academia privada a la casa de esponjas oa la c√°rcel de deudores.

Pero tambi√©n hay un entorno social. La historia se desarrolla en el contexto de las propiedades y actitudes de la aristocracia terrateniente como Lord Steynes y Crawleys; las casas de comerciantes de la ciudad como los Sedley, los Osborne y los Dobbin, el orden colonial y el dinero de Miss Swartz y Joseph Sedley, el coleccionista de Boggley Wollab; protocolo militar en Bruselas antes de Waterloo y en la India; los anglo-irlandeses en la gente y los prejuicios de los O’Dowds y las franjas m√°s peque√Īas de Vanity Fair encarnadas en los Clapp, Raggles, Briggs y otros.

El libro, entonces, no sólo tiene un escenario de lugar, sino también, y más importante, de posición y poder. Aparece como un documento social, preciso en términos de historia, sociología y psicología.

El punto más alto de los estratos sociales es la Corte, donde finalmente se presenta a Becky. La más baja es la Prisión de la Flota Estelar, donde el destino envía a los pobres Raggles. Los dos personajes más preocupados por las relaciones humanas que por la posición o el poder son Amelia y Dobbin.

Vanity Fair, entonces, no es tanto una historia contada contra un tel√≥n de fondo como un estado de √°nimo, un estado de √°nimo que a√ļn prevalece en el siglo XX.



Deja un comentario