otros mitos



Resumen y Análisis: Mitología Griega Otros Mitos

Resumen

√Čaco

Zeus se acost√≥ con Egina en la isla de Oenopia, y ella dio a luz a √Čaco, quien se convirti√≥ en rey y nombr√≥ a la isla en su honor. Hera nunca perdon√≥ a Egina por tentar a Zeus, por lo que visit√≥ la isla con peste y hambruna, que mat√≥ a todos excepto a √Čaco y su familia. √Čaco luego or√≥ a Zeus, quien cre√≥ una nueva raza de hombres hormiga: los mirmidones, famosos por su tenacidad, econom√≠a y paciencia. El propio √Čaco se hizo famoso por su integridad y piedad. Cuando muri√≥, Zeus lo nombr√≥ uno de los tres jueces del inframundo, junto con Minos y Radamanthus.

Alcione y Ceyx

Ceyx, hijo de la estrella de la ma√Īana, se cas√≥ con Alcione, hija de Eolo. Eran devotos el uno del otro y, en su felicidad, Alcione comenz√≥ a llamarse a s√≠ misma Hera y a su esposo Zeus. Por esta presunci√≥n, Zeus destruy√≥ a Ceyx mientras navegaba para consultar un or√°culo. Alcyone, que se hab√≠a quedado en casa, se enter√≥ de la muerte de Ceyx en un sue√Īo, por lo que se zambull√≥ en el mar. Pero un dios se apiad√≥ de la pareja y los convirti√≥ en reyes pescadores. La hembra del mart√≠n pescador pone sus huevos y los incuba en un nido en el mar durante las dos semanas de invierno cuando el mar est√° en calma. Esta vez se llama Halcyon Days.

Aristeo

Apolo not√≥ a una hermosa ni√Īa llamada Cirene mientras luchaba contra un le√≥n mientras cuidaba las ovejas de su padre en Tesalia. Se enamor√≥ de ella y le pidi√≥ consejo al centauro Quir√≥n sobre c√≥mo secuestrarla. Quir√≥n dijo que se convertir√≠a en una gran reina en Libia, por lo que Apolo la llev√≥ a esa tierra, donde dio a luz a Aristeo. Aristeu, ¬ęel mejor¬Ľ, se hizo experto en agricultura: cuidar olivos, hacer queso, criar ganado y cultivar colmenas. Sin embargo, cometi√≥ el error de desear a la novia de Orfeo, Eur√≠dice, quien muri√≥ mientras √©l la persegu√≠a. Sus abejas comenzaron a morir, por lo que su madre Cirene le aconsej√≥ capturar al dios del mar Proteo. Al encontrar a Proteo, Aristeo lo oblig√≥ a profetizar. El dios le dijo que hiciera sacrificios a las Dr√≠adas y Orfeo. Al hacerlo, las abejas revivieron y el arte de la apicultura se conserv√≥ para la posteridad.

Asclepio

Apolo amaba a la bella Coronis, quien le fue infiel. El dios enojado la mat√≥, pero salv√≥ a su beb√© por nacer, su propio hijo Asclepio, a quien puso al cuidado del sabio centauro Quir√≥n. Asclepio aprendi√≥ el arte de la medicina, en el que ten√≠a una habilidad milagrosa. Sin embargo, cuando devolvi√≥ la vida a un hombre muerto, se extralimit√≥ y ofendi√≥ a Hades. Zeus mat√≥ al m√©dico con un rayo. Pero incluso despu√©s de su muerte, continu√≥ curando a los enfermos en los templos curativos apareciendo en sue√Īos y dando medicinas.

Castor y Polideuces

Estos hijos gemelos de Leda, Castor y Polydeuces, ten√≠an padres diferentes. C√°stor, que se hizo famoso como domador de caballos y soldado, fue engendrado por el rey T√≠ndaro de Esparta, mientras que Polideuces, que se convirti√≥ en un boxeador invencible, fue engendrado por Zeus. Estos h√©roes espartanos eran inseparables y emprendieron muchas misiones heroicas juntos. Fueron a cazar jabal√≠es en Calydon; abordaron con Jason en el argo; rescataron a su hermana Helena de Teseo. En su √ļltima expedici√≥n, Castor fue asesinado por un ganadero llamado Idas en una pelea por unos bueyes. Polydeuces se veng√≥ y luego rez√≥ a Zeus para que muriera y compartiera su propia inmortalidad con Castor. Zeus accedi√≥ a la petici√≥n. Se supon√≠a que los hermanos pasar√≠an un d√≠a en el Hades, el siguiente en el Olimpo, y as√≠ sucesivamente. Eran venerados como protectores de los marineros.

las danaides

El rey D√°nao de Egipto tuvo cincuenta hijas. Su hermano Aegyptus ten√≠a cincuenta hijos que quer√≠an casarse con sus primas, pero las ni√Īas y su padre estaban totalmente en contra. Huyeron a Argos y se refugiaron, pero a pesar de la ayuda de la gente de Argos, los hijos de Aegyptus prevalecieron. Danaus presidi√≥ los ritos del matrimonio, pero en secreto le dio a cada una de sus hijas una daga. Esa noche las Dana√Įds mataron a los novios. Solo uno no lo hizo: Hypermnestra se neg√≥ a apu√Īalar a Lynceus, por lo que su padre la meti√≥ en prisi√≥n. Las hermanas de Hypermnestra, sin embargo, corrieron un destino peor y fueron condenadas a transportar agua en ollas agujereadas por toda la eternidad en el Hades.

Endimión

En Caria hay un monte Latmus, que tiene una cueva donde se encuentra el pastor Endymion, un joven de inigualable belleza. Selene la luna lo encontró allí una noche, se acostó a su lado y besó sus ojos. Duerme allí permanentemente en un trance mágico, sin envejecer nunca, como un prisionero de la luna.

melampo

Famoso vidente y m√©dico, Melampo adquiri√≥ sus poderes prof√©ticos de una manera extra√Īa. Cuando sus sirvientes mataron un par de serpientes, Melampo las enterr√≥ y cri√≥ a sus cr√≠as. Mientras dorm√≠a, dos de sus serpientes se arrastraban y le lam√≠an las orejas, lo que le dio la capacidad de comprender el habla de todos los seres vivos. Su hermano Bion quer√≠a casarse con Pero, pero su padre exigi√≥ el ganado de Ificlo a cambio de su hija. Melampus ofreci√≥ su ayuda, pero fue atrapado y arrestado en un intento de robar el ganado. En prisi√≥n, escuch√≥ a las termitas decir que el edificio pronto se derrumbar√≠a. Se lo dijo al padre de Ificlo y se hizo realidad. El padre de Ificlo dijo entonces que Melampo podr√≠a quedarse con el ganado si descubr√≠a por qu√© Ificlo no ten√≠a hijos. Melampo aprendi√≥ el secreto de un buitre, obtuvo el ganado y vio a su hermano felizmente casado con Pero.

Midas

Dionisio pas√≥ por Frigia en su camino a la India, y all√≠ su seguidor borracho Silenus deambul√≥ por los jardines de rosas del rey Midas, el hombre m√°s rico del mundo. Midas entretuvo a Sileno durante varios d√≠as y aprendi√≥ de √©l los Misterios de Dionisio. Entonces Midas llev√≥ al juerguista de regreso a Dionisio, quien prometi√≥ concederle todo lo que deseara. El rey dese√≥ que todo lo que tocara se convirtiera en oro, y Dionisio le concedi√≥ el deseo. Cuando Midas trat√≥ de comer, su comida se convirti√≥ en oro, por lo que el hombre hambriento volvi√≥ a Dioniso para que retirara su regalo. El dios le dijo a Midas que se lavara en el r√≠o Pactolo, lo cual hizo, convirtiendo las arenas en oro pero cur√°ndose a s√≠ mismo. En otra ocasi√≥n, Midas prefiri√≥ a Pan a Apolo en un concurso de m√ļsica, por lo que Apolo le regal√≥ un par de orejas de burro. Midas escondi√≥ sus orejas debajo de una gorra, y solo su barbero las conoc√≠a, pero prometi√≥ no dec√≠rselo a nadie. Abrumado por este secreto, el barbero baj√≥ a la playa, cav√≥ un hoyo y susurr√≥: ¬ęMidas tiene orejas de burro¬Ľ. Al a√Īo siguiente, las ca√Īas crecieron en ese lugar, y como el viento soplaba entre ellas, las ca√Īas repet√≠an el secreto a todos los que pasaban.

Narciso

Narciso era un joven de una belleza incre√≠ble, y aunque todos los que lo ve√≠an lo amaban, hombres y mujeres, √©l los despreciaba por orgullo. La desafortunada ninfa Eco, a quien Hera hab√≠a castigado convirtiendo su discurso en una repetici√≥n de lo que otros dec√≠an, encontr√≥ a Narciso en un claro y le suplic√≥, con sus propias palabras, que la amara. √Čl la rechaz√≥. Artemis se enoj√≥ y lo hizo enamorarse de s√≠ mismo. Narciso lleg√≥ a un lago claro y estaba extasiado cuando vio su reflejo. Se sent√≥ y se mir√≥ ansiosamente hora tras hora. Finalmente, se suicid√≥ desesperadamente con un cuchillo, incapaz de soportar su autoestima, y ‚Äč‚Äčdonde cay√≥ su sangre creci√≥ la flor del narciso, que tiene propiedades medicinales. Echo repiti√≥ su √ļltima palabra, ¬ę¬°Ay!¬Ľ

Orión

Ori√≥n, el enorme y apuesto hijo de Poseid√≥n, era un cazador beocio. Al cortejar a M√©rope, se impacient√≥ con las condiciones de su padre y la viol√≥, despu√©s de lo cual su padre lo ceg√≥ y lo expuls√≥. Aconsejado por un or√°culo, Ori√≥n viaj√≥ hacia el este hasta el punto donde Helios emergi√≥ del Oc√©ano. Dawn se enamor√≥ de Orion y se acost√≥ con √©l. Helios, el sol, cur√≥ su vista. Entonces el cazador fue a buscar al padre de Merope para vengarse. Pero Artemis lo disuadi√≥ y se convirti√≥ en su compa√Īero de caza. Temiendo por la castidad de su hermana Artemisa, Apolo envi√≥ un gran escorpi√≥n para perseguir a Ori√≥n. Incapaz de someter a la cruel bestia, Ori√≥n parti√≥ a trav√©s del agua. Apolo persuadi√≥ a Artemisa para que arrojara el objeto que flotaba en las olas y perfor√≥ la cabeza de Ori√≥n. Luego coloc√≥ su imagen entre las estrellas, donde fue perseguida por la constelaci√≥n de Escorpio.

Oto y Efialtes

Los gigantescos hijos de Poseidón, Otto y Efialtes sabían que no podían ser asesinados por dioses u otros hombres, y en su confianza en sí mismos, sitiaron el Olimpo. Efialtes tenía la intención de violar a Hera, y Otus juró que violaría a Artemisa. Capturaron a Ares y lo encerraron en una tinaja de bronce durante trece meses. Artemis luego se ofreció a acostarse con Otus en la isla de Naxos, lo que puso celoso a Efialtes. En Naxos estalló una pelea entre los dos gigantes. Cambiando a una cierva blanca, Artemis saltó entre ellos. Tomaron sus lanzas e intentaron matar a la cierva, pero se mataron entre ellos, poniendo fin a la guerra contra los dioses.

Faetón

El sol, Helios, tuvo un hijo llamado Faet√≥n que anhelaba conducir el carro de fuego de su padre por el cielo. Helios cometi√≥ el error de prometerle al chico todo lo que quer√≠a y no pudo faltar a su palabra. A pesar de. Las advertencias de Helios Pha√ęthon insistieron. El ni√Īo comenz√≥ a trepar por el cielo con bastante facilidad, pero los caballos pronto se dieron cuenta de que ten√≠an un jinete sin experiencia y comenzaron a correr salvajemente, chocando contra las estrellas y luego cayendo en picado hacia la tierra, incendiando el mundo. Para salvar la tierra, Zeus golpe√≥ al ni√Īo aterrorizado con un rayo, mat√°ndolo instant√°neamente. Los caballos corrieron hacia el mar.

Sísifo

Reconocido por su astucia y deshonestidad, S√≠sifo viv√≠a del robo. Cuando el famoso ladr√≥n Aut√≥lico comenz√≥ a robar su ganado, S√≠sifo marc√≥ los cascos y lo atrap√≥, luego sedujo a su hija. Expuls√≥ a traici√≥n a su hermano del trono de Tesalia. Pero fue demasiado lejos al decirle al dios del r√≠o Asopus d√≥nde Zeus hab√≠a secuestrado a su hija Egina. Asopus casi se veng√≥ de Zeus, por lo que Zeus orden√≥ a su hermano Hades que trajera a S√≠sifo al inframundo. Pero S√≠sifo enga√Ī√≥ a Hades para que se pusiera sus propias esposas y lo mantuvo cautivo hasta que Ares liber√≥ al dios de la muerte. S√≠sifo le hab√≠a dicho a su esposa que no lo enterrara, y cuando fue al Infierno se quej√≥ de esta deshonra y se le permiti√≥ regresar a la tierra de los vivos para vengarse. Pero se neg√≥ a regresar, y finalmente Hermes tuvo que arrastrarlo de vuelta. En el inframundo para siempre, S√≠sifo fue sentenciado a hacer rodar una enorme roca por una colina, que sigui√≥ rodando hacia abajo despu√©s de llegar a la cima. Este fue su castigo eterno.

titonus

Eos, el alba, se acostó con Ares, el amante de Afrodita. Entonces Afrodita se vengó dándole a Eos un deseo insaciable por los hombres jóvenes. Tomó al príncipe troyano Tithonus, entre otros, como su amante, y le pidió a Zeus que le concediera la inmortalidad. Zeus lo hizo, pero Eos también se olvidó de pedir la eterna juventud, por lo que Tithonus estaba destinado a vivir para siempre y envejecer. Con el tiempo, se marchitó en una parodia de un solo hombre. Su voz se volvió aguda. Y Eos encerró a la repugnante criatura en un armario, donde se convirtió en un saltamontes.

An√°lisis

En esta variada colecci√≥n de mitos, vemos el espectro de estilos mitol√≥gicos griegos. Hay historias explicativas. ¬ęAeacus¬Ľ muestra c√≥mo surgieron los mirmidones y explica su car√°cter. ¬ęOri√≥n¬Ľ relata c√≥mo surgieron dos constelaciones. Est√°n las leyendas heroicas de ¬ęC√°stor y Polideuces¬Ľ, ¬ęOto y Efialtes¬Ľ y ¬ęAsclepio¬Ľ. Hay leyendas de advertencia como ¬ęPha√ęthon¬Ľ, ¬ęNarcissus¬Ľ y ¬ęAlcyone and Ceyx¬Ľ. Est√°n los cuentos populares de ¬ęMidas¬Ľ y ¬ęS√≠sifo¬Ľ. Y hay cuentos rom√°nticos como ¬ęEndymion¬Ľ y ¬ęNarcissus¬Ľ. Si bien carecen de la seriedad de los principales mitos y leyendas griegos, a√ļn tienen valor como historias divertidas.



Deja un comentario