Nadie sabe┬╗┬╗



Resumen y análisis que nadie sabe»»

Resumen

En ┬źNadie sabe┬╗, George Willard tiene el primero de tres encuentros significativos con mujeres de Winesburg. En esta historia en particular, el joven reportero recibi├│ una nota de Louise Trunnion que dec├şa: ┬źSoy tuya si me quieres┬╗. Como comienza el cuento, su escenario es la noche, como en muchas de las historias. George se pone de pie de un salto, aunque Anderson nos dice: ┬źNo hubo decisi├│n┬╗. Impulsado, sin embargo, por una compulsi├│n interior, el joven se cuela por los callejones oscuros hasta la casa de Louise y la lleva a dar un paseo. George es obviamente torpe e inseguro al principio, pero gradualmente se vuelve m├ís confiado y finalmente obtiene lo que quiere con la chica.

Esta es, por supuesto, una historia que los lectores pueden considerar pornogr├ífica, y algunos lo han hecho cuando Winesburg se public├│ por primera vez, aunque el encuentro entre Louise y George se describe con moderaci├│n. De hecho, Anderson parece estar sugiriendo que el primer encuentro sexual de George es s├│lo f├şsicamente satisfactorio; es realmente un acto superficial y sin sentido. Para Louise, se sospecha que es a├║n m├ís frustrante. Parece estar tratando de comunicarle a George su necesidad no de sexo sino de amor y comprensi├│n; sin embargo, como en varias de las primeras historias del libro, se muestra que George es insensible. En sus ├║ltimos encuentros con Belle Carpenter (┬źAn Awakening┬╗) y Helen White (┬źSofisticaci├│n┬╗), la creciente madurez y sensibilidad de George ser├ín evidentes.

┬źNobody Knows┬╗ es una de las historias m├ís cortas del mundo. vinosburg, sin embargo, habr├şa sido a├║n m├ís breve si Anderson solo hubiera descrito el encuentro entre George y Louise. Sin embargo, llen├│ su historia con una gran cantidad de detalles sobre los otros habitantes y la ciudad de Winesburg. Adem├ís de Louise Trunnion y su padre Jake, Anderson menciona otros cuatro personajes nuevos y cinco tiendas o lugares emblem├íticos de la ciudad. Estos atisbos fragmentados de personas y lugares hacen que el lector sienta que sabe mucho sobre Winesburg y que es una ciudad real. Casi se puede escuchar al tiro de caballos pisoteando el suelo duro y ver los carteles de circo en la cerca alta. Probablemente sea esta verosimilitud lo que ha llevado a algunos cr├şticos a hablar de Anderson como realista.



Deja un comentario