morris bober



An√°lisis de personajes de Morris Bober

El nombre ¬ęBober¬Ľ es muy connotativo. Helen Bober reflexiona que es ¬ętan pobre como sonaba su nombre¬Ľ y Morris Bober piensa que ¬ęcon ese nombre no ten√≠as un sentido seguro de propiedad¬Ľ. Adem√°s, el nombre Bober es similar a la palabra yiddish burbujeante, es decir, alguien que vende frijoles. Un equivalente estadounidense ser√≠a alguien que ¬ęno es un mont√≥n de frijoles¬Ľ, pero la novela sugiere que esta idea se aplica al negocio de Morris y no a su personaje. Aunque el propio Morris tiende a pensar que su vida no vali√≥ nada, es rico en esp√≠ritu y pobre solo en cosas materiales.

Morris es, en muchos sentidos, una persona desplazada. Es un exiliado de su comunidad jud√≠a en el viejo mundo y es un exiliado de la comunidad jud√≠a de Am√©rica y de la vida general de la ciudad en la que vive. Morris huy√≥ de la Rusia zarista para escapar de la tiran√≠a del ej√©rcito zarista, pero su vuelo hacia la libertad lo alej√≥ del aire libre que amaba cuando era ni√Īo y no lo llev√≥ a oportunidades significativas en Estados Unidos, donde el materialismo impidi√≥ el √©xito de un hombre con un buen coraz√≥n. y no deshonesto. Morris no solo ha perdido el contacto con la naturaleza, sino que vive en la prisi√≥n de su tienda, asustado por la palpitante vida de la ciudad, como se muestra durante sus in√ļtiles intentos por encontrar un trabajo.

Julius Karp piensa en Morris como un shimozel y piensa que Morris es ¬ęinepto, desafortunado¬Ľ, lo que significa que es desafortunado porque es inepto, pero Karp solo tiene parte de raz√≥n, y gran parte de lo que piensa de ser inepto proviene de la calidez de Morris que contrasta notablemente con la frialdad calculadora de Karp. nombre sugiere que es un pez fr√≠o, una carpa). Morris variante de shimozel es el hombre que puede hacer por los dem√°s pero no por s√≠ mismo, en este caso por una combinaci√≥n de bondad caritativa y una aceptaci√≥n muy pasiva de su propio destino. Morris permiti√≥ que Charlie Sobeloff lo enga√Īara. Tom√≥ una tienda en un barrio pobre y casi literalmente se enterr√≥ en ella. Pero algunos de sus mejores rasgos est√°n relacionados con sus fallas. √Čl da cr√©dito que nunca ser√° redimido, pero no solo por bondad; es tambi√©n una especie de autotortura, una aceptaci√≥n de su miserable destino. Su generosidad se basa principalmente en la bondad y la compasi√≥n, su sentido de que los humanos sufren y deben aliviarse unos a otros tanto como sea posible. Es devoto de su hija, y su confianza sigue la ley jud√≠a de que un extra√Īo debe ser tratado como un amigo cuando perdona a Frank por robar leche y panecillos y cuando le asegura a Frank que Frank es un extra√Īo no arroja dudas sobre su honestidad. . Est√° ansioso por pensar lo mejor de Frank, incluso cuando sospecha que Frank le est√° robando.

Morris cree que ser jud√≠o representa los mejores elementos de su car√°cter: honestidad, confianza y amabilidad, pero no puede evitar ser un producto de su mundo y tiene ciertas sospechas y animosidades hacia los gentiles. Estos sentimientos, sin embargo, son mucho menos crueles que los de Ida y son m√°s parecidos a los sentimientos anti-sectarios de Helen. Morris le paga en efectivo a Otto Vogel porque no quiere favores de un alem√°n. Aqu√≠ la asociaci√≥n con el antisemitismo alem√°n es casi impersonal. A Morris le resulta f√°cil aceptar el antisemitismo de la mujer polaca porque es ¬ęun tipo diferente de antisemitismo¬Ľ que en los Estados Unidos. √Čl considera que esto es un tipo casi natural de sospecha √©tnica, un reconocimiento un poco vergonzoso de la propia humanidad, una sospecha que no excluye toda confianza. Su angustia de que el √©xito de Frank en la tienda se deba a que Frank es un gentil es divertida cuando vemos la contradicci√≥n entre el pensamiento de Frank de que ¬ęsolo un jud√≠o¬Ľ podr√≠a quedarse en un lugar como la tienda y la idea tard√≠a de Morris de que solo un goy (no -jud√≠o) con un coraz√≥n de piedra podr√≠a quedarse en un lugar as√≠.

Morris se encuentra deseando que la desgracia caiga sobre sus competidores, pero se reprende a s√≠ mismo por tal inmoralidad. La ingenuidad de Morris no es del todo admirable, y su burla autodefensiva y autoconsuelo en sus di√°logos con Ida no es entra√Īable, pero es un hombre muy bueno, cari√Īoso y justo.



Deja un comentario