Maquiavelo el diablo



Ensayos críticos Maquiavelo el diablo

Pocos escritores han inspirado el tipo de odio personal que tiene Maquiavelo a lo largo de los siglos, y pocas obras han sido tan calumniadas -o tan populares- como El principe. Maquiavelo fue condenado como defensor de la tiran√≠a, malvado promotor de la inmoralidad y manipulador ego√≠sta. Hoy, casi 500 a√Īos despu√©s El principe fue escrito, el diccionario todav√≠a define ¬ęmaquiav√©lico¬Ľ como ¬ęde, como o caracterizado por los principios y m√©todos pol√≠ticos de conveniencia, astucia y duplicidad establecidos en el libro de Maquiavelo, El principe; astuto, enga√Īoso, etc.¬Ľ Una historia popular, aunque falsa, sostiene que ¬ęOld Nick¬Ľ, un t√©rmino del argot para el Diablo, se deriva del primer nombre de Maquiavelo, Niccol√≤.

La reputaci√≥n de Maquiavelo como figura diab√≥lica comenz√≥ casi inmediatamente despu√©s de la publicaci√≥n de El principe. En 1559, no s√≥lo El principe pero todas las obras de Maquiavelo se colocaron en el ¬ę√ćndice de libros prohibidos¬Ľ de la Iglesia Cat√≥lica, presumiblemente debido a las ofensas percibidas de Maquiavelo contra la √©tica cristiana. Maquiavelo a menudo ha sido acusado de ser ateo o incluso activamente anticristiano. Su desprecio velado por el papado y las ambiciones pol√≠ticas de la Iglesia Cat√≥lica es evidente en El principey no discursos, afirma que la piedad cristiana roba a sus adherentes la energ√≠a necesaria para crear una buena sociedad. Un monton de El principe niega o incluso niega la base moral del gobierno en la que han insistido los pensadores cristianos. La noci√≥n cristiana medieval de que el buen gobierno es ordenado por Dios para la promoci√≥n de la virtud y la protecci√≥n de los fieles contra el mal est√° claramente ausente del mundo de la religi√≥n. El principe. Quiz√°s lo m√°s importante, la cualidad que m√°s valora Maquiavelo, virtud, no es una cualidad moral en absoluto. Los criminales infames como Agatocles o los gobernantes escandalosamente crueles como Severus a√ļn pueden poseer virtud. Contin√ļa el debate sobre si se puede llamar a Maquiavelo un pensador cristiano o si se adhiere a alg√ļn otro est√°ndar de moralidad, como los de los autores cl√°sicos paganos en cuyo trabajo se basa. Algunos cr√≠ticos han propuesto que Maquiavelo simplemente reemplaza un est√°ndar moral completamente nuevo centrado en el estado en lugar de Dios o la √©tica pagana.

Si bien Maquiavelo fue prohibido oficialmente en el mundo cat√≥lico, tambi√©n fue odiado por los protestantes. En 1572, el liderazgo cat√≥lico de Francia intent√≥ acabar con la poblaci√≥n protestante de Francia, los hugonotes. En varias semanas de masacres que comenzaron el d√≠a de San Bartolom√©, unos 50.000 hugonotes fueron asesinados. El poder detr√°s del trono de Francia era Catalina de Medici, italiana y cat√≥lica, miembro de la familia a la que Maquiavelo hab√≠a escrito. El principe. Maquiavelo, muerto hace mucho tiempo, asumi√≥ la culpa del incidente, ya que se supon√≠a que Catalina hab√≠a observado sus filosof√≠as al planificar las masacres. En la Inglaterra protestante, Maquiavelo se convirti√≥ en un personaje com√ļn del mal en el escenario teatral. Por ejemplo, en la obra de Christopher Marlowe El jud√≠o de Malta, el personaje de ¬ęMaquiavel¬Ľ presenta el pr√≥logo que presenta al villano personaje principal de la obra, quien felizmente sigue los preceptos maquiav√©licos. Sin embargo, para ser odiado tan universalmente, Maquiavelo tambi√©n tuvo que ser ampliamente le√≠do, como se√Īala el Maquiavelo de Marlowe: ¬ęAdmirado soy de los que m√°s me odian…¬Ľ.

De los muchos libros que refutan espec√≠ficamente El principe, dos merecen una menci√≥n especial. El primero, escrito en 1576, fue el Discours sur les moyens de bien gouverner contra Nicolas Machiavel de Inocencio Gentillet. Gentillet, un autor hugonote que protest√≥ por las masacres del d√≠a de San Bartolom√©, hizo m√°s para establecer la reputaci√≥n diab√≥lica de Maquiavelo que El principe en si. la respuesta mas famosa El principe proced√≠a de Federico el Grande, rey de Prusia. En 1740 escribi√≥, con la ayuda del fil√≥sofo franc√©s Voltaire, el antimaquiavelo, una en√©rgica condena de los principios de Maquiavelo. Frederick, como muchos otros mon√°rquicos, tem√≠a involucrarse en El principe que cualquiera lo suficientemente fuerte como para tomar el poder ten√≠a derecho a mantenerlo, vi√©ndolo como una invitaci√≥n al regicidio. Ir√≥nicamente, Frederick demostrar√≠a ser un verdadero maquiav√©lico: traicionero, despiadado y entusiasta en su b√ļsqueda del poder.

Los eruditos modernos han aplicado una variedad de interpretaciones a la obra de Maquiavelo. algunos ven El principe como una obra anticristiana, una celebraci√≥n de la filosof√≠a pagana cl√°sica, mientras que otros han tratado de retratar a Maquiavelo como un moralista cristiano, se√Īalando los males pol√≠ticos del mundo que lo rodea. algunos ven El principe como un libro de desesperaci√≥n, una cr√≥nica angustiada de la naturaleza humana ca√≠da, mientras que otros encuentran en Maquiavelo un realista de ojos claros y un agudo observador de la esfera pol√≠tica de la vida. algunos explicados El principeLa aparente inmoralidad de ‘s como la amoralidad, un an√°lisis cient√≠fico moralmente neutral del funcionamiento de la pol√≠tica, sin aprobaci√≥n ni desaprobaci√≥n. M√°s de un escritor ha propuesto que El principe de hecho, es una s√°tira, una advertencia de lo que puede suceder si se permite a los gobernantes ejercer el poder sin control. Desde este punto de vista, Maquiavelo es el apasionado defensor del republicanismo, el campe√≥n de la libertad, que describe el funcionamiento de la tiran√≠a para que pueda ser resistida. Otros encuentran en El principe un proyecto de totalitarismo, llevado a su l√≥gica y horrible conclusi√≥n en reg√≠menes como la Alemania nazi o la Rusia estalinista. Bertrand Russell llam√≥ El principe ¬ęun manual para mafiosos¬Ľ, y Leo Strauss llam√≥ a Maquiavelo ¬ęun maestro del mal¬Ľ.

En tiempos m√°s recientes, el inter√©s popular por la filosof√≠a de Maquiavelo se ha centrado m√°s en el dinero que en la pol√≠tica o la moralidad. En una √©poca en que predominan los gobiernos democr√°ticos, el √ļltimo escenario en el que puede ejercerse con desenfreno el poder principesco es el de los negocios. Los ejecutivos de negocios modernos que buscan consejo sobre un liderazgo efectivo han resucitado a Maquiavelo, junto con una serie de otros estrategas militares y pol√≠ticos. Uno puede encontrar numerosos libros de consejos contempor√°neos que pretenden ofrecer las ideas de Maquiavelo, incluyendo ¬ŅQu√© har√≠a Maquiavelo? (una subversi√≥n diab√≥lica del popular eslogan ¬ę¬ŅQu√© har√≠a Jes√ļs?¬Ľ), que puede o no ser una s√°tira.



Deja un comentario