Los relatos breves de Poe Los hechos en el caso de M. Valdemar : Resumen y análisis

El narrador, a quien sólo se le da la «P» inicial, no expresa sorpresa por el hecho de que todos estén tan interesados ​​en el caso de M. Valdemar, dadas las circunstancias. Los involucrados han intentado mantener el asunto en secreto, pero un relato confuso e inexacto se ha hecho público, lo que ha llevado a discusiones e incredulidad. Como resultado, el narrador desea aclarar los hechos lo mejor que puede en su propio relato.

P. ha estado interesado durante los últimos tres años en el mesmerismo, y hace nueve meses, se dio cuenta de que nadie había estado hipnotizado mientras se encontraba en la cúspide de la muerte. El intento determinaría si tal sujeto todavía es susceptible a las influencias magnéticas del mesmerismo, si las influencias magnéticas disminuyen o aumentan, y si la muerte puede prevenirse temporalmente. P. decide enviar un mensaje a su amigo M. Ernest Valdemar, una persona delgada cuyos bigotes blancos contrastan con su cabello negro, ya que el narrador siente que el hombre nervioso sería un buen sujeto para tal experimento. El narrador ha hipnotizado previamente a su amigo pero nunca ha logrado el control total, probablemente, asumió el narrador, debido a la tuberculosis de Valdemar y al deterioro de su salud. Se acerca a Valdemar, quien asiente emocionado, para sorpresa del narrador. Dado que los médicos pueden predecir la hora de la muerte de Valdemar, concertaron una cita unas veinticuatro horas antes de la predicción de su muerte.

Cuando Valdemar manda llamar a P., este último se dirige inmediatamente a la cabecera de Valdemar, donde observa que su amigo se ha enflaquecido y tiene el pulso débil, aunque Valdemar conserva sus facultades mentales y una pequeña cantidad de fuerza física. P. pide a los doctores D. y F. que evalúen el alcance de la tuberculosis de Valdemar. Describen el daño y predicen que morirá alrededor de la medianoche del domingo; actualmente son las siete de la tarde del sábado. D. y F. ya se han despedido de Valdemar pero acuerdan venir mañana a las diez para observarlo.

Cuando los médicos se van, el narrador explica los detalles del experimento propuesto a Valdemar, quien está ansioso por realizar el intento. P. decide que tener solo dos enfermeras como testigos podría no ser prudente, en caso de que ocurra algo mal, por lo que decide esperar hasta las ocho de la mañana del domingo, cuando trae a un estudiante de medicina, el Sr. Theodore L., con él a la clínica. cámara. L. accede a tomar notas y, aproximadamente a las 7:55, P. hace que Valdemar dé su consentimiento. P. hipnotiza a Valdemar pero logra poco cuando llegan los médicos. Están de acuerdo en que el paciente está al borde de la muerte, por lo que P. vuelve a intentarlo, modificando su técnica durante quince minutos hasta que la respiración agitada del paciente se calma. A las 10:55, Valdemar está completamente hipnotizado y el Dr. D. decide quedarse toda la noche con el narrador, el Sr. L. y las enfermeras. El Dr. F. promete regresar al amanecer.

Dejan a Valdemar solo hasta las tres de la madrugada, y P. ve que el cuerpo de Valdemar sigue rígido y frío pero aún no está a punto de morir. El brazo derecho de Valdemar sigue fácilmente las órdenes de P., lo cual es sorprendente, considerando que Valdemar históricamente no ha respondido mucho al mesmerismo. Le pregunta a Valdemar si está dormido, y tras dos intentos fallidos, Valdemar responde positivamente y le pide a P. que lo deje morir sin despertar. P. pregunta si siente dolor en el pecho, y Valdemar responde negativamente y agrega que se está muriendo. P. decide esperar hasta el amanecer, cuando el Dr. F. regresa y se sorprende de que Valdemar siga vivo. P. vuelve a hablar con Valdemar, quien en el cuarto intento responde que sigue dormido pero agonizante.

Los médicos están de acuerdo en que a Valdemar se le debería permitir morir en su estado actual, ya que la muerte probablemente llegará en cuestión de minutos, pero el narrador hace la misma pregunta una vez más. En respuesta, los ojos y la boca de Valdemar se abren para formar una vista espantosa, y su cuerpo ya no parece vivo, pero su lengua continúa moviéndose. Con voz áspera y quebrada, Valdemar dice que estaba durmiendo pero que ahora está muerto. Ante esto, el Sr. L. se desmaya, las enfermeras huyen y todos los que permanecen en silencio intentan revivir al Sr. L., que se despierta después de una hora. Controlan a Valdemar, que no respira y no le sale sangre del brazo. El narrador ya no puede mover su cuerpo con mesmerismo, pero la lengua sigue intentando, sin éxito, responder a sus preguntas, y nadie más que P. puede ponerse en «relación mesmérica» ​​con el paciente. Encuentran nuevas enfermeras y los médicos, el Sr. L. y P. se van a las diez de la mañana.

Por la tarde, todos vuelven a ver a Valdemar en las mismas condiciones que antes. Deciden que despertar a Valdemar lo llevaría a la muerte total, por lo que lo mantienen en esta condición durante siete meses y lo visitan a diario. El viernes anterior a que el narrador escriba su relato, intentan despertarlo. P. no puede influir en el brazo de Valdemar pero le pregunta sobre sus sentimientos y deseos; Valdemar responde: «¡Por el amor de Dios! ¡Rápido! ¡Rápido! ¡Ponme a dormir o, rápido! ¡Despiértame! ¡Rápido! ¡Te digo que estoy muerto!» Inquieto, el narrador intenta despertarlo, pero el cuerpo grita «¡muerto! ¡Muerto!» a medida que se desintegra en una masa líquida en descomposición.

Análisis

Aunque la supuesta intención de «Los hechos en el caso de M. Valdemar» es mostrar cómo la muerte puede ser detenida por el acto del mesmerismo, la historia termina sugiriendo que la muerte es inevitable, a pesar de todos los esfuerzos de la pseudociencia humana. Aunque la descripción de los médicos sobre el deterioro del cuerpo de Valdemar es horrorosa por la inclusión de detalles sobre los ganglios llenos de pus y la transformación del tejido pulmonar en cartílago y hueso, la naturaleza espantosa de la transformación final de Valdemar en un líquido putrefacto es, en última instancia, más aterradora que La muerte natural de Valdemar por tuberculosis habría sido. A medida que se acerca a la muerte, Valdemar se muestra ansioso por probar el experimento propuesto por su amigo porque aparentemente está impulsado por el miedo a la muerte, pero en su caso, el aplazamiento de la muerte simplemente aumenta su finalidad.

Al hacer que el narrador explique que desea disipar los rumores públicos salvajes proporcionando un relato lo más preciso posible, Poe proporciona una sensación de realismo a su historia. De hecho, publicó la historia sin un autor, y varias personas confundieron la historia con un relato científico y veraz. Poe aparentemente se inspiró en el historial del Dr. A. Sidney Doane de realizar una cirugía en un paciente que se encontraba en un estado similar al estado hipnótico semiconsciente de M. Valdemar, y sus descripciones aparentemente clínicas de la enfermedad de Valdemar dan un aire de autenticidad. Para una audiencia moderna, «Los hechos en el caso de M. Valdemar» se lee puramente como un relato dramático espeluznante, pero si bien Poe pudo haber tenido la intención de que su historia fuera así, también reconoció el potencial de la historia como una broma. Las teorías científicas de principios del siglo XIX no contradecían la posibilidad de la suspensión de la muerte a través del mesmerismo, y Poe aprovechó estas creencias de mente abierta para elaborar su historia.

Además del uso del realismo pseudocientífico y la jerga, parte de lo que le da a la historia su impacto emocional es el enfoque sensacionalista de Poe sobre el miedo. En otras piezas de Poe, el terror proviene de la tensión entre el desconocimiento del lector sobre detalles como la identidad del narrador o la historia de la ambientación gótica. En esta historia, por el contrario, se conoce el escenario, y la trayectoria de Valdemar como escritor es inocua. Sin embargo, una vez que comienza el acto de mesmerismo, el estado evolutivo descrito minuciosamente del cuerpo de Valdemar crea una sensación de creciente malestar que culmina en las súplicas del hombre semifuerto de morir y en la disolución de su cuerpo. El narrador no solo no ha logrado evitar la muerte, sino que también ha provocado que el cuerpo sufra un destino aún más repugnante.

En esta historia, Poe parece indicar la existencia de una división entre el cuerpo y el alma, ya que el cuerpo cae hacia la muerte pero el alma permanece algo intacta. Mucho después de que el narrador ya no pueda mover ninguno de los miembros externos del señor Valdemar con la influencia magnética del mesmerismo, la lengua del muerto continúa luchando por expresar sus palabras. Por ser a la vez portavoz del alma del señor Valdemar y parte física de su cuerpo, oscila entre la quietud absoluta del cuerpo y el deseo activo del alma por la muerte. Incluso cuando el cuerpo se está convirtiendo en líquido, la lengua es lo último en desaparecer. La lengua sigue chillando: «¡Muerto! ¡Muerto!» y así sugiere que aunque Valdemar está muerto y su cuerpo desaparecido, su alma aún permanece de alguna forma.

Edgar Allan Poe es visto como uno de los precursores de la ciencia ficción, y «Los hechos en el caso de M. Valdemar» incluye una serie de elementos que luego se desarrollarían en el género de la ciencia ficción. El narrador ve su experiencia con M. Valdemar como un experimento científico, y trata de ser un observador objetivo de todo el proceso, aunque el desconcertante final de Valdemar sí lo sacude. Poe incluye detalles tales como pseudo-jerga científica y una exploración de las implicaciones de la ciencia peligrosa para darle a la historia un aire de especulación para el futuro de la ciencia.

Deja un comentario