Los jugadores (un dado de siete caras)



Resumen y an√°lisis Parte 5: The Whistler: The Players (Un dado de siete caras)

Resumen

La muerte se disculpa por estropear el final. Se remonta a mediados de abril de 1941. Max quiere un corte de pelo y le pide a Liesel que se lo d√©. En mayo, Liesel siente la tentaci√≥n de contarle a Frau Hermann su secreto mientras lee el silbador en su biblioteca, pero no lo hace. Cuando se va, Frau Hermann intenta darle el libro a Liesel, pero Liesel se niega. Liesel contin√ļa llev√°ndole peri√≥dicos a Max, as√≠ como informes de su d√≠a para Max. √Čl pregunta c√≥mo est√° el tiempo. Liesel lo describe con palabras que solo un ni√Īo puede decir, diciendo que las nubes son como cuerdas y el sol es como un agujero amarillo. Max pinta este cuadro en la pared del s√≥tano y lo dibuja a √©l y a Liesel caminando sobre la cuerda de nubes.

Max comienza a sentir que est√° desapareciendo; se siente gris. Empieza a hacer flexiones y abdominales, y sue√Īa despierto con estar en un ring de boxeo con el F√ľhrer, rodeado de una gran y ruidosa multitud. El partido est√° organizado para que Max pierda a pesar de sus esfuerzos por defenderse, y al final Hitler usa sus palabras para volver a la multitud contra Max. Max le cuenta a Liesel sobre este nuevo sue√Īo, c√≥mo lucha contra el F√ľhrer por horas.

Hans, Rosa, Max y Liesel trabajan pintando el resto de las p√°ginas de MI lucha para que puedan hacer otro libro, el agitador de palabras.

Liesel lleva la √ļltima colada a 8 Grande Strasse. Ella lee en la biblioteca, y nuevamente Frau Hermann insiste en que Liesel el silbador. Esta vez, Liesel lo hace. Luego, Frau Hermann le entrega una carta a Liesel y se disculpa con Liesel, dici√©ndole que tambi√©n se disculpe con su madre. Aunque Frau Hermann no lo dice, Liesel sabe que Rosa fue despedida de su √ļltimo trabajo de lavado. Frau Hermann dice que Liesel todav√≠a puede pasar y leer. Liesel le agradece y se va, luego se sienta en los escalones afuera y lee la nota del alcalde, que explica por qu√© los Hermann cancelaron el servicio de lavander√≠a. Cuando comienza a caminar a casa, Liesel se irrita cada vez m√°s con el alcalde y su esposa, especialmente con el regalo de el silbador. Ella ve este regalo como una haza√Īa de l√°stima y regresa a la casa del alcalde. Llama a la puerta y rega√Īa a Frau Hermann, dici√©ndole que no quiere su libro in√ļtil, que no aceptar√° este regalo de l√°stima. Ella dice que es hora de que Frau Hermann y su esposo comiencen a lavar su propia ropa sentados en su mansi√≥n. Luego, Liesel menciona al hijo de los Hermann y dice que Frau Hermann necesita enfrentar la verdad de que su hijo est√° muerto y ella es pat√©tica. Ella juega el silbador a los pies de Frau Hermann y puedo ver que la mujer est√° sangrando y magullada por sus palabras.

An√°lisis

La muerte compara ocultar a un judío con el juego, con tirar un dado, que tiene siete caras. Utiliza esta metáfora para describir los siete eventos principales que analiza en este capítulo, todos resultantes de esta apuesta.

El hecho de que Liesel le describa el estado de √°nimo a Max demuestra que est√° empezando a dominar las palabras y que tiene una perspectiva clara y √ļnica del mundo. Su v√≠nculo con Max se profundiza.

El tema del color regresa con las descripciones de Liesel, así como con la descripción de Max de sí mismo, ya que se está desvaneciendo física y emocionalmente.

Una vez m√°s, Max tiene sue√Īos, pero esta vez los sue√Īos son durante el d√≠a. Su combate de boxeo con el F√ľhrer sirve como met√°fora de la lucha real en la que est√° comprometido, a saber, la de ser un jud√≠o bajo persecuci√≥n. O del F√ľhrer el discurso en el ring indica el poder de las palabras y c√≥mo te ayudan a ganar seguidores. Tambi√©n ilustra c√≥mo plantar la semilla de un pensamiento en la mente de una persona puede ser peligroso, ya que puede llevar a muchos otros a adoptar esa misma mentalidad y luego actuar en consecuencia. A√ļn as√≠, Max pelea, como dijo que siempre lo har√°.

El tema de las palabras y su poder también se refleja en el abuso verbal de Liesel hacia Frau Hermann. Liesel puede ver cuánto hieren sus palabras a Frau Hermann; su efecto es tan poderoso que Liesel imagina heridas físicas como ojos ennegrecidos y nariz y labios sangrantes.



Deja un comentario