Limpieza del piso de la sala de guardia



Resumen y an√°lisis Limpieza del piso de la sala de guardia

Siguiendo al T√°rtaro Delgado a trav√©s del complejo carcelario congelado, Ivan descubre que lo est√°n llevando a la oficina del Comandante. Lo llevan a la sala de guardia, donde le dicen que no necesita cumplir su condena de tres d√≠as y le ordenan que limpie el piso de la sala de guardia, lo que le hace olvidar sus dolores de inmediato. De camino a sacar un balde de agua del pozo, Iv√°n observa a algunos de los jefes de pandillas tratando de leer el term√≥metro del campamento: si est√° por debajo de los 41 grados bajo cero, los presos no tienen que marchar al trabajo, pero se supone com√ļnmente que el medidor no funciona correctamente.

El miedo a mojarse las botas le recuerda a Iv√°n un par de botas nuevas que perdi√≥ debido al capricho de un peque√Īo bur√≥crata de cambiar las reglas de la prisi√≥n, un evento que describe como el golpe m√°s devastador en sus ocho a√Īos en los campos.

Mientras tanto, hace un trabajo muy superficial de trapear los pisos, y los guardias lo tratan con desprecio y, peor a√ļn, como si fuera un infrahumano. Cuando completa su tarea, Ivan comienza a doler nuevamente y decide ir al hospital despu√©s de unirse a su grupo de trabajo para desayunar en el cuartel del comedor.

Tenga en cuenta que en esta secci√≥n, cuando Iv√°n descubre que el verdadero prop√≥sito de su castigo es limpiar el piso de la caseta de vigilancia, se siente aliviado; significativamente, su cuerpo deja de doler tan pronto como se le da el trabajo, a pesar de que su actitud hacia la limpieza del piso de la sala de guardia no est√° al mismo nivel que su actitud hacia la alba√Īiler√≠a m√°s adelante en la historia.

Gran parte de la fuerza moral de Un día se deriva de la forma práctica en que Solzhenitsyn describe las condiciones inhumanas en el campo. No hay adjetivos de indignación o protesta en su sobria afirmación de que los presos no tienen que trabajar cuando la temperatura desciende por debajo de los 41 grados bajo cero, y el lector debe horrorizarse al escuchar al narrador describir sin comentarios que el agua del balde de Iván estaba humeando. y que tuvo que cortar una costra de hielo para poner el balde en el pozo.

Los guardias, dirigi√©ndose a Iv√°n en t√©rminos deshumanizantes, se quejan de su desempe√Īo descuidado en la limpieza, sin darse cuenta de que para Iv√°n ¬ęHay trabajo y trabajo. Son como los dos extremos de un palo. Si trabajas para los seres humanos, entonces haces un trabajo, pero si trabajas para yonquis, simplemente sigues los movimientos¬Ľ. Ivan no est√° orgulloso de su limpieza, ya que no trabaja, en este caso, para ¬ęseres humanos¬Ľ; cuando trabaja para su propia satisfacci√≥n y en beneficio de todo su grupo de trabajo, como cuando luego pone ladrillos, entonces har√° un ¬ętrabajo real¬Ľ. Aun as√≠, este trabajo te hace sentir mejor de inmediato y el dolor no vuelve hasta que terminas la limpieza.

Los guardias, secuaces sin rostro y sin nombre del sistema, tienen la oportunidad de redimirse y mostrar algo de humanidad. Cuando se le pregunta a Iv√°n si recuerda a su esposa lavando los pisos, responde que no la ve desde 1941 (la novela est√° ambientada en enero de 1951; han pasado diez a√Īos), y dice que ni siquiera recuerda lo que ella parece. Para cualquier ser humano decente, ese comentario al menos podr√≠a haber provocado una respuesta grosera de los guardias sobre la apariencia de su esposa, cualquier cosa que mostrara un rastro de inter√©s humano y compasi√≥n. Pero los guardias siguen reprendiendo el trabajo de Iv√°n y menospreci√°ndolo a√ļn m√°s. Su oportunidad de demostrar su humanidad ha pasado.



Deja un comentario