Libro XXIII



Libro de Resumen y An√°lisis XXII

Resumen

Con los troyanos ahora a salvo en su ciudad, Hektor, como su √ļnico representante, se para frente a las puertas de la ciudad y se prepara para encontrarse con Aquiles. Su madre y su padre le piden que busque seguridad detr√°s de las murallas de la ciudad, pero sus s√ļplicas son en vano. Mientras espera, Hektor considera los diversos cursos de acci√≥n que se le presentan y decide que la √ļnica posibilidad real es luchar contra Aquiles.

Sin embargo, cuando llega Aquiles, Hektor se llena de miedo y huye. Aquiles lo persigue alrededor de las murallas de la ciudad tres veces y, mientras corren, Héctor intenta sin éxito atraer a Aquiles al alcance de los arqueros troyanos en las almenas.

Finalmente, Athena enga√Īa a Hektor haci√©ndole creer que tendr√° ayuda contra Aquiles. Se da la vuelta y se mantiene firme. Pero antes de que los dos h√©roes peleen, Hektor intenta que Aquiles prometa tratar su cuerpo con respeto si lo matan, pero Aquiles est√° tan furioso que se niega.

Los dos guerreros se enzarzan en un duelo decisivo. Aquiles lanza su lanza primero y falla, pero Atenea se la devuelve. Entonces Hektor lanza su lanza y golpea el centro del escudo de Aquiles, pero la armadura divina no puede ser penetrada. Los dos hombres se rodean, acerc√°ndose lentamente. Hektor est√° armado solo con una espada, mientras que Aquiles todav√≠a tiene su lanza. Despu√©s de varias fintas, Aquiles ataca y apu√Īala a Hektor en la garganta. Cuando el troyano muere, suplica que su cuerpo sea devuelto a su familia para un entierro adecuado, pero Aquiles nuevamente rechaza la solicitud de Hektor. Hektor muere record√°ndole a Aquiles que su propia muerte es inminente.

Todos los aqueos se apresuran a ver el cad√°ver del casi m√≠tico l√≠der troyano, ahora muerto. Muchos de ellos bromean y apu√Īalan el cad√°ver de Hektor. Aquiles le quita la armadura a Hektor y ata su cuerpo desnudo a su carro por los talones. Luego galopa, arrastrando el cad√°ver detr√°s de √©l en desgracia.

Cuando Priam y Hekuba, los padres de Hektor, presencian el trato cruel de su hijo muerto, comienzan a llorar y llorar su destino, y todos los ciudadanos de Troya se unen al lamentable lamento. Andrómaca escucha el sonido de este llanto y, al enterarse de la muerte de su marido, se desmaya.

An√°lisis

Estructuralmente, este libro tiene tres llamamientos iniciales a Hektor, rog√°ndole que entre en los muros de Troya, equilibrados al final del libro por tres lamentos por la muerte de Hektor. En el medio tiene lugar la pelea entre Hektor y Aquiles.

La batalla entre Héctor y Aquiles trae consigo una reconsideración de dos ideas que han estado implícitas a lo largo del Ilíada. La primera idea es el conflicto entre los valores simbolizados por los dos guerreros. La segunda idea es la naturaleza de la relación entre dioses y hombres.

El duelo entre Héktor y Aquiles ha sido interpretado como un choque entre dos cosmovisiones diametralmente opuestas: Héktor, el representante del hogar, el hogar y la ciudad-estado, es el defensor de los principios del autocontrol individual y de una relación constructiva y visión positiva. . modo de vida. Aquiles es la personificación de la brutalidad primitiva, la destructividad antisocial y el instinto indisciplinado. Así, es una lucha donde está en juego la propia civilización humana, y aunque triunfan las fuerzas destructivas, Aquiles (su encarnación) es rehabilitado y rejuvenecido en el libro final de la epopeya. Las instituciones representadas por Hektor renacen en una nueva forma durante el enfrentamiento entre Aquiles y el anciano padre de Hektor, Príamo.

Dos escenas exploran la relaci√≥n dios/humano de forma complementaria. Zeus considera salvar la vida de Hektor ¬ęsacando al hombre de entre los muertos¬Ľ. Athena responde que Zeus puede hacer lo que le plazca, ¬ępero ninguno de los dioses inmortales lo alabar√° jam√°s¬Ľ.

La primera sugerencia en esta escena es que Zeus podría vencer al destino, pero solo de una manera que traiga confusión al cielo y la tierra. La segunda sugerencia es que la intervención de Zeus en los asuntos humanos en este caso no es justificable porque el destino ha decretado lo contrario. Hektor está destinado a morir a manos de Aquiles, por lo que no hay justificación para la intervención.

Esta segunda idea sobre la naturaleza de las relaciones entre los dioses y los hombres se refuerza en el muy discutido papel de Atenea en la muerte de Héctor. Hektor corre cuando se encuentra por primera vez con Aquiles, y correr alrededor de los muros de Troya es casi gracioso. Sin embargo, esta carrera debe terminar y debe ocurrir el inevitable conflicto. Athena interviene en la forma de Deiphobus y convence a Hektor para luchar. Hektor hace esto y muere.

Los comentarios se han centrado en el papel de Atenea, lo que sugiere que Homero retrata a los dioses como embaucadores en los que los humanos no pueden confiar. De hecho, la visión opuesta es más precisa. Atenea interviene del lado de yo debo suceder. Contrariamente a la idea de Zeus de salvar a Hektor y evitar el destino, el objetivo de Atenea es precisamente cumplir lo que el destino ha decretado. Ella no causa la muerte de Hektor; en cambio, ella pone fin a su escape impropio y lo hace darse la vuelta para enfrentar lo que debe ser. Aquí nuevamente la voz del dios es como la voz en la mente que le dice al héroe qué hacer. Un guerrero heroico no puede huir de su enemigo, incluso si ese enemigo es el invulnerable y mortal Aquiles. Los dioses a veces ayudan a los humanos a enfrentar sus obligaciones y destinos humanos.

Para Aquiles, la naturaleza de su sociedad y sus valores, donde la competencia y la victoria lo son todo, lo deja solo al final de la batalla, esperando su propia muerte segura.

Glosario

deifóbico hijo de Príamo, hermano de Héctor; aconseja sabiamente a Hektor que regrese dentro de los muros de Troya.

Sabueso de Orión la estrella del perro, Sirio, llamada así por el perro del cazador mitológico, Orión.



Deja un comentario