Libro XVIII



Libro de Resumen y An√°lisis XVIII

Resumen

Al enterarse de la muerte de Patroclo, Aquiles comienza a llorar, tirando de su cabello y tir√°ndose al suelo. Su triste lamento es escuchado por su madre, Tetis, y ella viene a consolarlo. Ella se√Īala que si Aquiles venga a Patroclo, √©l mismo ser√° asesinado. Sin embargo, a pesar de la advertencia de su madre, Aquiles decide correr ese riesgo, tan grande es su amor por Patroclo. Thetis, por lo tanto, promete adquirir una nueva armadura para su hijo del dios Hephaestus para reemplazar la armadura que fue capturada por Hektor.

Mientras tanto, los aqueos, que llevan el cuerpo de Patroclo, son perseguidos de cerca por los troyanos; entonces Aquiles (por sugerencia de Hera) aparece en la trinchera aquea y lanza su feroz y furioso grito de guerra. El sonido de este poderoso grito de guerra infunde terror en los corazones de los troyanos, y retroceden con p√°nico.

El dolor de Aquiles aumenta al ver el cuerpo de su camarada muerto, y todos los aqueos se unen a Aquiles en el duelo. Aquiles jura matar a Hektor y matar a doce guerreros troyanos en la pira funeraria de Patroclo. Mientras tanto, el cad√°ver de Patroclo se lava y se coloca en la tienda de Aquiles.

En un consejo de guerra de Troya esa noche, Poulydamas sugiere que el ejército troyano permanezca en la ciudad y combata cualquier ataque aqueo desde la protección de las almenas. El regreso de Aquiles a la fuerza aquea hace que sea muy peligroso luchar al aire libre, dice. Sin embargo, Hektor se niega a seguir ese consejo e insiste en que el ejército troyano permanezca en el campo. Tu opinión prevalece.

En el Olimpo, Tetis llama a Hefesto. Ella le cuenta al dios todo lo que sucedió en el campo de batalla ese día y le pide que le proporcione a su hijo una nueva armadura. Hefesto está de acuerdo y hace una maravillosa y hermosa armadura nueva para Aquiles. El nuevo escudo en sí es una obra maestra, está construido en cinco capas y tiene una representación de los signos del zodíaco y de dos ciudades involucradas en toda la paz. y guerrero actividades de la humanidad. Cuando la armadura está terminada, Tetis la toma en sus brazos y, agradeciendo a Hefesto, va al encuentro de su hijo.

Los lectores ven, entonces, que Aquiles recibe su √ļltimo oportunidad para decidir su destino, ya que Thetis le dice que morir√° si venga a Patroclo. A pesar de este conocimiento, Aquiles decide continuar con su plan de venganza. Patroclo era su amigo m√°s cercano, un reflejo menor de su propia gloria y, en un sentido emocional, parte de s√≠ mismo; as√≠, en todos los sentidos, el asesinato de Patroclo fue un golpe directo al mismo Aquiles. Su determinaci√≥n de vengar a su amigo es tan intensa porque se da cuenta de que es responsable de la muerte de Patroclo y est√° enojado consigo mismo y con los troyanos. Espera que al castigar a los troyanos y, en particular, descargando su furia sobre Hektor, su l√≠der y s√≠mbolo humano de la resistencia troyana, pueda aliviar su sentimiento de culpa y dolor.

En todas las cosas Aquiles tiene una mayor capacidad de sentimiento que otros hombres. Su ira, su dolor y sus haza√Īas en la batalla por venir ahora comenzar√°n a adquirir una calidad sobrehumana, simbolizada en parte por la armadura divina hecha para √©l por el dios Hefesto, a medida que se acerca el cl√≠max de la tragedia.

An√°lisis

El libro XVIII se compone de tres partes principales. Primero, despu√©s de que Aquiles se derrumba ante la noticia de la muerte de Patroclo, Tetis viene a consolar a su hijo. Gran parte de esta escena es un presagio de la muerte posterior de Aquiles. En segundo lugar, en una secci√≥n media larga, Aquiles va a la trinchera y recupera el cuerpo de Patroclo. En tercer y √ļltimo lugar, se crea el nuevo escudo.

Varios comentaristas han sugerido que la primera parte del Libro XVIII se extrae de las descripciones de la muerte de Aquiles. Aquiles vierte cenizas sobre el rostro y el cuerpo de Patroclo. Nereidas llorando aparecen a su alrededor como dolientes en un funeral. Thetis, de pie, acuna su cabeza como una madre que sostiene a un ni√Īo muerto sobre un ata√ļd, como observa Kakridis. Toda la escena aparece dibujada y simult√°neamente apunta a la eventual muerte de Aquiles.

Otro elemento fatalista en la escena es la declaraci√≥n de Aquiles: ¬ęHe perdido las ganas de vivir¬Ľ, junto con el hecho primordial de que lo matar√°n si regresa a la batalla. Por supuesto, Aquiles tambi√©n termina aqu√≠ su primera ira y anticipa la reconciliaci√≥n con Agamen√≥n. Por otro lado, Aquiles tambi√©n inicia su segunda ira en este punto. Esta segunda ira no termina hasta que logra la reconciliaci√≥n con Pr√≠amo.

En la sección central del Libro XVIII, Aquiles se dispone a ayudar a recuperar el cuerpo de Patroclo. Su grito de guerra, anunciando su presencia, aterroriza a los troyanos. En su apresurado consejo, los troyanos cometen el error de seguir el consejo de Hektor en lugar de Poulydamus. Poulydamas nació la misma noche que Hektor y sirve simbólicamente como su alter ego. Así como Aquiles, a través de sus acciones, camina hacia su propia muerte, Héctor, a través de sus errores, camina hacia la suya. Hay una sensación de terrible ironía sobre estas dos escenas y personajes.

La √ļltima secci√≥n del Libro XVIII describe el escudo gigante que Hefesto, dios de la fragua, hizo para Aquiles. La descripci√≥n del escudo es una digresi√≥n justificada por el hecho de que Hektor ahora tiene la armadura de Aquiles. Homero estructur√≥ el Il√≠ada para que en cualquier momento pudiera discutir cualquier tema que eligiera. La descripci√≥n del escudo le permite a Homero describir el mundo. Cada c√≠rculo del escudo muestra alg√ļn aspecto del mundo cl√°sico que Homero conoci√≥ o imagin√≥. Es, en cierto sentido, lo que es la guerra.

Glosario

cenizas negro las cenizas negras de este libro simbolizan la muerte y el duelo.

nereidas hijas del dios del mar Nereo.

viejo del mar Nereo, padre de Tetis y las Nereidas.



Deja un comentario