Libro XI



Resumen y An√°lisis Parte 4: Libro XI

Resumen

Durante los dos meses desde que arrestaron a Dmitri, Grushenka ha estado enferma. Ahora, mientras ella comienza a recuperarse f√≠sicamente, tambi√©n hay signos de una gran recuperaci√≥n espiritual, de una completa ¬ętransformaci√≥n espiritual en ella¬Ľ. Adem√°s, hay otro cambio: ella y Alyosha se han convertido r√°pidamente en amigos, y ella le conf√≠a que ella y Dmitri han vuelto a pelear. Adem√°s, teme que Dmitri se vuelva a enamorar de Katerina Ivanova. Sin embargo, lo que m√°s le preocupa es que Dmitri e Ivan le ocultan un secreto. Ella le ruega a Alyosha que averig√ľe cu√°l es el secreto. Una vez m√°s, Alyosha promete ayudar a un ser humano en problemas.

De camino a interrogar a Dmitri, Alyosha se detiene y visita a Lise, a quien encuentra febril y excitada. Ella le dice que quiere ser castigada y castigada por Dios y dice que reza regularmente para sufrir torturas ya que ya no puede respetar a nada ni a nadie. Continuamente se siente poseída por un terrible deseo de destruir. La joven se pone histérica cuando confiesa sus pensamientos secretos y de repente despide a Alyosha. Después de que él se va, ella hace algo curioso: intencionalmente golpea la puerta con los dedos y se llama miserable.

Cuando Alyosha llega a la prisi√≥n donde est√° detenido Dmitri, se da cuenta de que Rakitin, un conocido seminarista, se va. Le pregunta a Dmitri sobre la visita de Rakitin y le dice que el seminarista espera escribir un art√≠culo que demuestre que Dmitri es v√≠ctima de un ambiente infeliz y que no pudo evitar matar a su padre. Dmitri luego le explica al desconcertado Alyosha que no se toma en serio a Rakitin, que solo lo tolera porque se burla de sus ¬ęideas avanzadas¬Ľ. M√°s en serio, Dmitri confiesa que ahora comprende su responsabilidad por su vida pasada y sus pecados y que est√° listo para sufrir y hacer penitencia por sus pecados. Est√° seguro de que todav√≠a puede haber una vida plena y plena para √©l. Sin embargo, solo una cosa le molesta: Grushenka. √Čl teme que las autoridades no permitan que ella lo acompa√Īe a Siberia y teme que sin Grushenka no podr√° enfrentar sus a√Īos de castigo y, por lo tanto, nunca ser√° redimido.

Dmitri tambi√©n le dice a Alyosha que Ivan lleg√≥ a la prisi√≥n y le dio un plan de escape. Por supuesto, dice Dmitri, Ivan cree que es culpable de asesinato. Luego se vuelve hacia Alyosha y le pide la opini√≥n de su hermano. Nunca antes hab√≠a tenido el coraje de hablarle tan abiertamente a Alyosha, y cuando escucha al joven decir: ¬ęNunca cre√≠ que fueras el asesino¬Ľ, Dmitri se siente muy aliviado. Siente el poder de una nueva vida que surge en √©l.

Alyosha deja a Dmitri y se va con Katerina poco después. Encuentra a Ivan saliendo, pero su hermano se queda el tiempo suficiente para escuchar lo que dice Alyosha sobre Dmitri. Cuando Ivan se va, Katerina está muy emocionada e insiste en que Alyosha lo siga; está convencida de que Iván se está volviendo loco.

Alyosha se apresura a unirse a Ivan y descubre m√°s noticias. Ivan dice que Katerina tiene un ¬ędocumento en sus manos… que prueba de manera concluyente¬Ľ que Dmitri efectivamente asesin√≥ a su padre. Alyosha niega que tal documento pueda existir, e Ivan luego pregunta qui√©n es el asesino. Alyosha le dice: ¬ęNo fuiste t√ļ quien mat√≥ al padre¬Ľ, explicando que √©l sabe que Iv√°n se est√° acusando a s√≠ mismo, pero que Dios envi√≥ a Alyosha a Iv√°n para tranquilizarlo. Ivan est√° disgustado por el misticismo religioso de Alyosha y lo deja abruptamente.

Las n√°useas de Iv√°n, sin embargo, no se deben del todo al misticismo de su hermano; la enfermedad comienza antes, casi simult√°neamente con su primera visita a Smerdyakov. El sirviente se recupera en el hospital y asegura que su ataque epil√©ptico de la noche del asesinato fue real. Dice adem√°s que entendi√≥ que Iv√°n fue a Mosc√ļ porque sospechaba que estaba a punto de cometerse un asesinato y quer√≠a mantenerse alejado de la escena del crimen. Iv√°n responde que no revelar√° a las autoridades que Smerdyakov es capaz de fingir un ataque epil√©ptico, y Smerdyakov responde prometiendo no decir nada sobre cierta conversaci√≥n, la √ļltima antes del asesinato.

Durante la segunda visita de Ivan con Smerdyakov, exige saber qu√© quiso decir Smerdyakov con su extra√Īa declaraci√≥n sobre su √ļltima conversaci√≥n antes del asesinato. Smerdyakov explica que Ivan deseaba tanto la muerte de su padre para recibir una gran parte de la herencia, que plane√≥ irse y, por lo tanto, consinti√≥ en silencio en el asesinato de Fyodor.

Ivan se va, perplejo, medio dándose cuenta de que debe compartir la culpa si Smerdyakov asesinó a Fyodor. Va a ver a Katerina y le explica su complicidad y su culpa. Katerina puede aliviar temporalmente algo de su ansiedad. Ella le muestra una carta que Dmitri le escribió diciendo que, si era necesario, mataría a Fyodor para devolverle el dinero que le robó. Esta carta tranquiliza a Iván; Dmitri, no Smerdyakov, es sin duda el villano.

Ivan no vuelve a ver a Smerdyakov hasta la noche anterior al juicio, pero para entonces el sirviente Karamazov est√° cansado de todas las pretensiones. Admite abiertamente que fue √©l quien mat√≥ a Fyodor. Sostiene, sin embargo, que no actu√≥ solo; √©l actu√≥ solo como un instrumento de Iv√°n, diciendo: ¬ęFue siguiendo tus palabras que hice esto¬Ľ. Luego explica en detalle c√≥mo llev√≥ a cabo el asesinato, refiri√©ndose continuamente a la doble responsabilidad por el asesinato. Smerdyakov, adem√°s, recuerda todas las discusiones filos√≥ficas que tuvieron los dos hombres y acusa a Iv√°n de haberle dado la justificaci√≥n moral que lo hizo posible. Todo esto lo hizo Iv√°n, dice, adem√°s de irse del pueblo y permitir el acto.

Aturdido, Iv√°n regresa a sus aposentos; planea revelar en el juicio del d√≠a siguiente todo lo que Smerdyakov le ha dicho, pero en su habitaci√≥n encuentra un demonio. La aparici√≥n est√° vestida como un caballero de mediana edad de mala calidad y est√° llena de cr√≠ticas c√≠nicas. Obliga a Iv√°n a enfrentarse a los aspectos m√°s aterradores de sus secretos internos, burl√°ndose de √©l con sus miedos y debilidades particulares hasta que finalmente Iv√°n enloquece de rabia y le arroja una taza al intruso. En ese momento, escucha a Alyosha llamando a la ventana. Su hermano trae la noticia de que Smerdyakov acaba de ahorcarse. Ivan est√° tan molesto con su ¬ędiablo¬Ľ que cuando intenta contarle a Alyosha sobre la experiencia, no puede. Alyosha descubre con horror que Iv√°n est√° teniendo una crisis nerviosa. Pasa la noche cuidando a su hermano.

An√°lisis

Este libro se ocupa principalmente de retratar la culpabilidad de Iván y detallar su duplicidad en el asesinato de su padre. En particular, Dostoievski enfatiza las tres entrevistas con Smerdyakov (resolviendo para el lector, a nivel de trama, el misterio del asesinato de Fyodor) y la conversación de Iván con su demonio imaginario. Dostoievski desvía la atención del lector del tema de la trama de la culpa legal y lo confronta con las complejidades del dilema de Iván sobre la culpa metafísica.

Tambi√©n en el Libro XI, Dostoievski proporciona los antecedentes necesarios sobre lo que sucedi√≥ durante los dos meses que Dmitri estuvo en prisi√≥n. Es m√°s importante para la opini√≥n general del autor que se sepa que Grushenka se enferm√≥ despu√©s del arresto de Dmitri. Uno de los principales conceptos de Dostoievski, destacado en todas sus novelas, es que el crimen (o la participaci√≥n en el crimen) suele ir acompa√Īado de enfermedad. Adem√°s de que Grushenka se enferma despu√©s de darse cuenta de su papel en el crimen de Karamazov, Ivan tambi√©n se enferma desesperadamente al darse cuenta de su participaci√≥n en el asesinato. As√≠, adem√°s de unir crimen y enfermedad, Dostoievski est√° estructurando un principio mucho m√°s importante. Como Grushenka est√° enferma y sufriendo, se regenera. El conocimiento a trav√©s del sufrimiento es una de las principales ecuaciones de la novela. Para subrayar su presentaci√≥n, Dostoievski, en contraste con el sensible Grushenka, registra las minucias de la caprichosa y traviesa Lise. Esta joven dice que necesita sufrir para aprender y que le gusta hacer sufrir a los dem√°s, pero es superficial y superficial. Ella define el sufrimiento, por ejemplo, como castigar a los ni√Īos comiendo mermelada de pi√Īa delante de ellos. ¬°Se castiga a s√≠ misma dando un portazo con los dedos!

Esta chica destructiva le da la vuelta a las teorías de Dostoievski y se deleita en insultar a todos ya todo. Su perversidad sirve como un vívido contraste con el alma más saludable de Grushenka.

El cap√≠tulo 4 registra la regeneraci√≥n en curso de Dmitri. Actualmente est√° considerando la oferta de fuga de Ivan y las finanzas necesarias para llevarla a cabo. Antes, podr√≠a haber huido impulsivamente; ahora, sin embargo, se ha convertido en un tipo de hombre Zossima. Se siente ¬ęresponsable de todos¬Ľ. ¬ęVoy por todos¬Ľ, dice, ¬ęporque tengo que ir por todos. No mat√© a mi padre, pero tengo que hacerlo. Acepto¬Ľ. Adem√°s, ahora cree que la vida est√° llena de placer, incluso si uno debe vivir en prisi√≥n. Su dilema, por tanto, es √©ste: quiere aceptar su sufrimiento y espera salvarse a trav√©s del sufrimiento, pero sabe que no puede soportar el sufrimiento a menos que Grushenka est√© a su lado, sirvi√©ndole de inspiraci√≥n. Si acepta el plan de escape de Iv√°n, ¬Ņest√° rechazando su propia salvaci√≥n?

Dmitri busca ayuda y le explica a Alyosha que Ivan planeó la fuga porque cree que Dmitri es culpable. Alyosha le asegura a su hermano que nunca creyó que él fuera el asesino. Alyosha luego busca a Ivan y descubre que está al borde de un colapso mental.

Durante la primera de las entrevistas de Ivan con Smerdyakov, el cocinero le dice a Ivan que se escap√≥ porque ya sab√≠a que la violencia se estaba gestando en la casa de Karamazov. Smerdyakov todav√≠a le recuerda a Ivan que los dos son muy similares. Ivan no acepta ninguna de estas ideas, pero reflexiona sobre ellas y, cuando se va, siente que hay ¬ęun significado insultante en las √ļltimas palabras de Smerdyakov¬Ľ. Es esta ambig√ľedad la que lo trae de vuelta para una segunda entrevista.

Durante esta pr√≥xima entrevista, Smerdyakov acusa a Ivan de desear la muerte de su padre. ¬ęTen√≠as un presentimiento¬Ľ, dice, ¬ępero se ha ido¬Ľ. Esta fue en realidad la invitaci√≥n abierta de Ivan a Smerdyakov para asesinar a Fyodor. Ivan retrocede y amenaza con exponer a Smerdyakov a la polic√≠a, pero el sirviente es astuto. Le recuerda a Iv√°n que √©l tambi√©n ser√° deshonrado a la vista del p√ļblico y acusado de ser c√≥mplice. Ivan se da cuenta de la posibilidad de la amenaza del cocinero y lentamente admite que √©l tiene la culpa. Literalmente, t√©cnicamente, Smerdyakov es el asesino, pero √©l, Ivan, debe compartir la culpa. Esta comprensi√≥n pesa mucho sobre Iv√°n, y en poco tiempo se desespera. Luego lee la carta que Dmitri le escribi√≥ a Katerina cont√°ndole sobre sus planes para asesinar a su padre y est√° a√ļn m√°s confundido. Su ansiedad finalmente disminuye, pero ahora no puede estar seguro de que Smerdyakov asesin√≥ a Fyodor. Regresa para una tercera entrevista.

Ahora, tanto Ivan como Smerdyakov est√°n enfermos y ya no hablan en acertijos. Smerdyakov le dice abiertamente a Iv√°n: ¬ęT√ļ lo asesinaste; t√ļ eres el verdadero asesino; yo era solo tu instrumento, tu fiel servidor, y fue siguiendo tus palabras que lo hice¬Ľ. Smerdyakov tambi√©n le recuerda a Ivan la filosof√≠a de que ¬ętodo es l√≠cito si no hay inmortalidad¬Ľ y que Ivan consinti√≥ en irse. ¬ęPor su consentimiento para irse, ha sancionado en silencio hacerlo¬Ľ, dice. Sin embargo, Ivan todav√≠a no puede aceptar a Smerdyakov como el asesino; tal como est√°n los hechos, √©l es culpable, a pesar de que el sirviente hizo el acto.

Ivan se enfrenta a su propia conciencia esa noche en la forma de un demonio atormentador. El doppelganger es un monstruo ingenioso, cortés e inteligente. No le dice nada al angustiado Iván, y con cada pregunta que hace Iván, simplemente hace otra, a menudo burlándose de los miedos más íntimos de Iván.

Al final del Libro XI, Alyosha llega con la noticia de la muerte de Smerdyakov, pero a Ivan le preocupa poco el destino del cocinero. La realización de su propia culpa lo avergonzó y confundió tanto que las realidades se disolvieron casi por completo.



Deja un comentario