Libro XI



Libro de Resumen y An√°lisis XI

Resumen

Agamenón lleva a los aqueos a la batalla, y al principio prevalecen, empujando a los troyanos a las puertas de la ciudad. Pero luego, en rápida sucesión, Agamenón y la mayoría de los otros líderes aqueos son heridos y obligados a retirarse de la lucha. Los troyanos pronto recuperan el terreno perdido e infligen muchas bajas a los aqueos.

Claramente, Aquiles continu√≥ observando el progreso de la batalla, y aunque no puede expresar el sentimiento, obviamente est√° preocupado por la peligrosa situaci√≥n de sus camaradas de armas aqueos y la suya propia. discapacidad autoimpuesta para ayudarlos. Pero siente con cierto alivio que se acerca el momento en que podr√° obtener satisfacci√≥n de su orgullo herido. Entonces env√≠a a Patroclo a buscar informaci√≥n del viejo N√©stor, porque su propio orgullo no le permite mostrar ning√ļn inter√©s en el destino de los aqueos.

En el campamento aqueo, el anciano Néstor le da a Patroclo un largo relato de los eventos del día, con muchas reminiscencias de batallas pasadas. Finalmente, yendo al grano, convence a Patroclo para que intente una vez más persuadir a Aquiles para que regrese a la batalla contra los troyanos. Si Patroclo no puede hacer eso, dice Néstor, quizás el propio Patroclo pueda ponerse la armadura de Aquiles y unirse a la lucha. Néstor dice que si los troyanos reconocieran la poderosa armadura de Aquiles, pensarían que Aquiles había resuelto su disputa con Agamenón y que había regresado al frente. Esta estrategia por sí sola puede ser suficiente para salvar el día. Patroclo queda impresionado por este consejo y regresa a la tienda de Aquiles.

An√°lisis

Del Libro I al Libro IX, la ira de Aquiles parece justificada. Pero el rechazo petulante de Aquiles a la oferta de expiaci√≥n de Agamen√≥n en el Libro IX establece una inversi√≥n de posiciones. La ira de Aquiles ya no tiene la fuerza moral detr√°s de ella; ahora parece infantil e in√ļtil. Anteriormente, Agamen√≥n parec√≠a d√©bil y altivo, pero en el Libro XI emerge como un gran guerrero y l√≠der. El Libro XI es, de hecho, el aristeia de Agamen√≥n mientras lucha majestuosamente por el campo. En el Libro XI, Homero entra en la segunda de las grandes olas estructurales del Il√≠ada ‚ÄĒ Libros IX-XVIII ‚ÄĒ donde Aquiles est√° claramente equivocado y Agamen√≥n tiene raz√≥n.

Entre varios incidentes de batalla importantes en el Libro XI está la herida de Diomedes por Paris. Paris dispara una flecha que golpea a Diomedes en el pie. Este incidente muestra la destreza de Paris con el arco y presagia la muerte de Aquiles. Paris finalmente mata a Aquiles con una flecha disparada al vulnerable talón del griego.

N√©stor vuelve a ser presentado con humor en el Libro XI. Ayuda a Maca√≥n, el cirujano de campo herido. Una vez fuera de peligro, N√©stor saca sillas para ellos y comienza a recordar los viejos tiempos. A su alrededor contin√ļa la batalla, pero N√©stor est√° atento a sus historias. Como todos los viejos charlatanes, recuerda los viejos tiempos y los h√©roes como superiores al presente. N√©stor es, por supuesto, m√°s que una figura c√≥mica: sus historias se relacionan de manera importante con la acci√≥n, pero su actitud y sus acciones son tan estereotipadas que las implicaciones c√≥micas no pueden pasarse por alto.

Finalmente, el Libro XI contiene un importante punto de inflexión en la Ilíada. Aquiles decide enviar a Patroclo a ver si Macaón está herido. Esta acción de Aquiles muestra que está siguiendo la batalla con interés, pero también pone en marcha los eventos que conducirán al reingreso de Aquiles en la batalla. Al dejar que Patroclo ocupe su propio lugar en el control de Macaón, Aquiles presagia su permiso para que Patroclo entre en la batalla, un paso que conducirá a la muerte de Patroclo.

El Libro XI tambi√©n hace referencia a la creencia griega sobre el entierro de los muertos. Despu√©s de que Odiseo mata a Punch, se burla del cuerpo: ¬ęAhora tu padre y tu noble madre / nunca cerrar√°n los ojos en la muerte: los buitres gritan / te los arrebatar√°n, ¬°las alas golpean tu cad√°ver!¬Ľ Los griegos cre√≠an que si un cuerpo no estaba enterrado, el alma vagar√≠a eternamente en busca de descanso. Esta creencia se describe en S√≥focles. Ant√≠gona, tambi√©n, donde Creonte se niega a enterrar el cuerpo de Polinices, hijo de Edipo. Homero, no Il√≠ada, acent√ļa el horror de la guerra al hacer que Ulises haga algo m√°s que matar a Soco; lo condena a una eternidad de dolor y tristeza. Esta idea volver√° a surgir al final del poema, cuando Aquiles lo hace a√ļn peor con el cuerpo de H√©ctor.

Al final del Libro XI aparece una referencia al centauro Quir√≥n. En la mitolog√≠a, Quir√≥n era un centauro sabio que ense√Ī√≥ a Aquiles. En el Infierno de la Divina Comedia de Dante, Dante designa a Cheiron como uno de los guardias de los Violentos Contra el Pr√≥jimo en el R√≠o de Sangre. Extra√Īamente, Dante no coloca a Aquiles en el R√≠o de Sangre, sino que lo coloca con Lujurioso en el C√≠rculo II debido a su amor por Polixena, hija de Pr√≠amo.

Glosario

Bastardo no es un término peyorativo para un hijo ilegítimo, sino más bien una descripción. Los hijos bastardos eran reconocidos y honrados, aunque no eran considerados realeza.

león los leones y otros grandes animales de presa eran comunes en la antigua Grecia y Asia Menor.

triple brida una brida es una cresta utilizada para guiar un proyectil. Las flechas griegas tienen tres bordes o pesta√Īas.



Deja un comentario