Libro VIII



Resumen y An√°lisis Libro VIII

Resumen

Mientras los ejércitos marchan desde el Lacio para luchar contra los troyanos, Turno extiende su petición de ayuda a Diomedes, quien se había enfrentado a Eneas en un combate personal durante la Guerra de Troya y ahora gobierna en el sur de Italia. Consciente de este peligroso curso de los acontecimientos, Eneas trata ansiosamente de elaborar un plan de acción.

Una noche, mientras Eneas duerme, el dios del r√≠o T√≠ber aparece en sue√Īos y le dice al pr√≠ncipe troyano que encontrar√° en la playa una cerda blanca y su camada, que representan simb√≥licamente a Alba Longa, que ser√° fundada por Ascanio despu√©s de treinta a√Īos. pasado – el n√ļmero de beb√©s en la camada. Este descubrimiento es la se√Īal que Heleno predijo a Eneas: Es la prueba absoluta de que los troyanos finalmente han llegado al lugar correcto. El dios del r√≠o tambi√©n aconseja a Eneas que navegue r√≠o arriba hasta la ciudad de Pallanteum y busque la ayuda de su rey, Evandro.

Al despertar, Eneas reza al dios del r√≠o y luego encuentra la cerda y su camada, que sacrifica a Juno. Luego navega a trav√©s del T√≠ber con dos de sus barcos de remos y sus tripulaciones. Al d√≠a siguiente, al acercarse a Pallanteum, encuentran a Evander, su hijo Palas y una multitud de ciudadanos empe√Īados en adorar a H√©rcules.

Eneas, identificando a su propio pueblo y su misi√≥n, es calurosamente recibido por Evander, un griego que lleg√≥ a Italia con su pueblo muchos a√Īos antes y estableci√≥ Pallanteum, en el sitio de la futura Roma. Eneas le dice a Evandro que los dos son parientes consangu√≠neos: D√°rdano, el fundador de Troya y antepasado de Eneas, era hijo de Electra, hija de Atlas; El padre de Evander, Mercury, era hijo de Maia, otra de las hijas de Atlas.

Evander, que recuerda haber conocido a Pr√≠amo y Anchises cuando era joven, promete su total apoyo contra Turno. Invita a Eneas y su compa√Ī√≠a a ser invitados en la ceremonia de adoraci√≥n de H√©rcules, que se lleva a cabo anualmente como una ofrenda de agradecimiento a H√©rcules por matar a Caco, el gigante que escupe fuego que viv√≠a en una cueva cercana y victimiz√≥ a la gente de Evander.

Eneas acompa√Īa a Evander a su casa, y en el camino Evander le dice a Eneas que la regi√≥n de Latium fue una vez el reino del dios Saturno, quien, desterrado por J√ļpiter, vino aqu√≠ como exiliado y ense√Ī√≥ las artes de la civilizaci√≥n a los nativos salvajes. En Pallanteum, a Eneas se le muestran sitios que ser√°n famosos en √©pocas posteriores cuando Roma est√© en todo su esplendor, incluido el Capitolio, la futura colina central de la ciudad.

Esa noche, Venus visita a su esposo, Vulcano, el herrero de los dioses, y lo convence de fabricar armas y armaduras para su hijo. Al día siguiente, Vulcano va a su taller y ordena a sus tres herreros, que son cíclopes, que comiencen a trabajar. Mientras tanto, en Pallanteum, Evander aconseja a Eneas que vaya a la ciudad cercana de Agylla, o Caere, ahora Cerveteri, una fortaleza etrusca, para buscar su ayuda. Habiendo derrocado a su malvado rey Mezentius, que ahora se ha refugiado con los latinos, los etruscos están preparados para emprender la guerra contra su antiguo gobernante. Como un vidente les dijo a los etruscos que deben elegir a un no italiano para que los dirija, recibirán a Eneas como su líder.

Eneas, al principio dudoso de pedir ayuda a los etruscos contra los latinos, recibe la aprobación de su madre Рtremendos truenos Рy pronto parte hacia Agylla con Palas, cuatrocientos jinetes y el pico de su propia tripulación. , el resto de los cuales envía de vuelta al campamento troyano río abajo con un mensaje para Ascanio informándole de lo sucedido.

En Agylla, la compa√Ī√≠a de Eneas se une a los etruscos, que est√°n bajo el liderazgo de Tarchon. Aqu√≠, Venus aparece ante su hijo con las armas y armaduras que Vulcano forj√≥ para √©l. La obra maestra del conjunto es un magn√≠fico escudo decorado con episodios de la historia romana, de los que Eneas, por supuesto, no puede tener conocimiento, ya que todos estos acontecimientos est√°n en el futuro. El centro del escudo representa la crucial batalla naval en Actium, que marcar√° la derrota de Antonio y Cleopatra y el regreso triunfal a Roma de su futuro emperador y patr√≥n de Virgilio, Augusto.

An√°lisis

El Libro VIII, en el que Eneas consolida su posici√≥n consiguiendo el apoyo de Evandro y los etruscos, ofrece un tranquilo interludio entre los pasos irreversibles que condujeron a la guerra, detallados en el libro anterior, y el estallido de hostilidades descrito en el Libro IX. Cuando vemos a Evandro por primera vez realizando ritos para H√©rcules y otros dioses, nuestra impresi√≥n de √©l es favorable; encarna una piedad religiosa profunda y sincera comparable a Eneas. Tambi√©n favorecemos a los etruscos cuando nos enteramos de que han depuesto a su malvado rey, Mecencio, que se parece a Turno en su arrogancia salvaje y su furia desenfrenada. Al igual que los troyanos, Evandro y su gente son extranjeros en Italia, y Turno tambi√©n cuestiona su presencia. Adem√°s, Evander est√° relacionado con Eneas por su descendencia com√ļn de Atlas.

La visita de Eneas a Pallanteum ofrece a Virgilio la oportunidad de vincular la ciudad de su propio presente, Roma, con su legendario predecesor. Durante el recorrido por la ciudad de Eneas, el príncipe troyano ve sitios urbanos que eran familiares para los lectores romanos contemporáneos de Virgilio. Esta lección de historia patriótica pretendía demostrar la continuidad de las instituciones romanas e impresionar a los lectores con la idea de que, desde los tiempos heroicos, la época en que los Eneida y se establecen las epopeyas de Homero, el destino ya había elegido el lugar en el que se levantaría Roma, así como ordenado la grandeza de los propios romanos.

El libro VIII est√° saturado de referencias que vinculan el pasado legendario con la Roma de Augusto. Virgilio utiliza todos los medios puestos a su disposici√≥n por la leyenda y el mito para mostrar la Edad de Augusto como especialmente favorecida por el destino y los dioses. Y, una vez m√°s, el prop√≥sito pol√≠tico de Virgilio ‚Äďlegitimar a Augusto, mostr√°ndolo como heredero de los tiempos‚Äď se ve reforzado por las alusiones a Homero. Il√≠ada.

Esta continuidad de pasado y presente se enfatiza dram√°ticamente en el mismo momento en que Eneas y su banda se acercan a Pallanteum: encuentran a Evander y su gente realizando ritos de acci√≥n de gracias a H√©rcules en el mismo altar, el M√°xima Ara, o ¬ęel mayor¬Ľ altar – donde los ritos anuales en honor a H√©rcules a√ļn se realizaban en la √©poca de Virgilio. Virgilio contaba con sus lectores informados para ser conscientes de esta conjunci√≥n y establecer una comparaci√≥n entre H√©rcules, el salvador de Pallanteum, y Augusto, quien se convirti√≥ en el salvador de Roma al derrotar a sus enemigos y as√≠ inaugurar una era de paz.

A lo largo del Libro VIII, Virgilio establece paralelos entre Hércules, Eneas y Augusto como héroes del pasado, presente y futuro, en relación con el tiempo de la historia. En el pasado, Hércules mató a Caco; en el presente, Eneas está a punto de conquistar a Turno; y en el futuro, como se revela en el escudo que Venus le presenta a su hijo, Augusto derrotará a los ejércitos combinados de Antonio y Cleopatra. Más tarde, durante la ceremonia en honor de Hércules, los sacerdotes danzantes -los Salii- cantan himnos honoríficos al guerrero griego, un detalle ritual que habría recordado a los lectores de Virgilio el profundo respeto que se le tenía a Augusto después de Actium, el lugar de su victoria sobre Antonio y Cleopatra, cuando miembros del mismo sacerdocio antiguo insertaron su nombre en sus himnos.

Las comparaciones entre Eneas y Hércules también están implícitas en el himno cantado por los sacerdotes danzantes, que cuentan cómo Hércules realizó muchas obras y fue combatido por Juno, o Hera, su nombre griego, quien fue su gran enemigo antes de convertirse en Eneas. Los muchos trabajos realizados por Hércules en los mitos sobre él son paralelos a las interminables tareas que emprende Eneas para establecer una patria. Numerosos detalles en el Libro VIII enfatizan la similitud entre los dos héroes, como cuando Eneas realiza ritos para Hércules y luego se dirige al campamento de los etruscos en un caballo cubierto con una piel de león, un emblema asociado con el héroe griego.

Aunque Virgilio presenta a Turno solo una vez en el Libro VIII, al comienzo, cuando el guerrero ¬ęlevanta el estandarte de la guerra¬Ľ, esta visi√≥n solitaria es suficiente para cimentar nuestro disgusto por Rutuliano. Turnus est√° vinculado al desorden y, debido a su comportamiento temerario, ¬ęEntonces los corazones se agitaron por el miedo, luego todo Latium / Se uni√≥ en una agitaci√≥n distra√≠da y la juventud / Creci√≥ con mentes sangrientas y salvajes¬Ľ. En comparaci√≥n, Eneas est√° pensativo y preocupado por el derramamiento de sangre sin sentido que sabe que es inminente. El pasaje en el que Virgilio describe al h√©roe de Troya como ¬ędesolado por el sufrimiento de la guerra¬Ľ sigue directamente la incitaci√≥n a la locura de Turno y realza la noble estatura de Eneas en comparaci√≥n con la pasi√≥n devoradora por la guerra de su adversario.

Glosario

confundido derribado y sacudido, como el mar.

birremes galeras de la antig√ľedad, con dos filas de remos a cada lado, uno debajo del otro.

suplicante pidiendo humildemente; Suplicando; suplicante.

gruta una casa de verano o un santuario en forma de cueva.

égida un escudo llevado por Zeus y más tarde por su hija Atenea y ocasionalmente por Apolo.

adulación un acto o comentario halagador o halagador, etc., con la intención de persuadir.

perezoso indolente; perezoso.

coraza una armadura ajustada para proteger el pecho y la espalda, orig. hecho de cuero.

sistro un sonajero de metal o sonajero que consiste en un mango y un marco equipado con varillas flojas, que los antiguos egipcios tintineaban en el culto a Isis.



Deja un comentario