Libro VII



Resumen y An√°lisis Libro VII

Resumen

Durante la parada en Cumas, la anciana nodriza de Eneas, Caieta, muere y es enterrada en un cabo cercano nombrado en su honor (ahora Gaeta). Luego, los troyanos navegan hacia el norte pasando la isla de la hechicera Circe. Al amanecer del día siguiente, llegan a la desembocadura del río Tíber y atracan sus barcos. En este punto crucial de la narración, el comienzo de la segunda mitad de la epopeya, que tratará de la fase italiana de las aventuras de Eneas, Virgílio vuelve a invocar a Erato, la musa de la poesía, cuya ayuda busca para contar el resto de su historia.

Virgilio ahora presenta al rey latino del Lacio, que es descendiente del dios Saturno. Latinus y su esposa, Amata, tienen una hija, Lavinia, su √ļnica hija sobreviviente, que est√° en edad de casarse y tiene muchos pretendientes, incluido Turnus, el l√≠der de la tribu Rutuliana. En el mismo momento en que los troyanos llegan a su tierra, Latino se entera por el or√°culo de su difunto padre que debe buscar un marido extranjero para Lavinia, para ser elegido entre extra√Īos que se casar√°n con su propio pueblo, los latinos, y producir√°n una descendencia que conquistar√° el mundo.

En la orilla del Tíber, mientras tanto, los troyanos se dan un festín con frutas y verduras recién cortadas; usan tortas de trigo duro como fuentes para apilar la comida. Después de comer parten y comen las fuentes de trigo: se cumplió la profecía de que se asentarían en el lugar donde el hambre los obligaba a devorar sus mesas. Esta predicción, dicho sea de paso, no fue hecha por Anchises, a quien Virgilio se la atribuye aquí, sino por la arpía Celaenos en el Libro III, una discrepancia que Virgilio sin duda habría corregido si hubiera vivido para revisar el Eneida.

A la ma√Īana siguiente, Eneas env√≠a a cien hombres con regalos como emisarios a Latino, con la esperanza de ganar su favor. Luego comienza a trazar planes para su nueva ciudad. Latinus da una calurosa bienvenida a los enviados, ya que cree que los troyanos deben ser los extra√Īos mencionados en la profec√≠a del or√°culo. Ofreciendo a Lavinia como novia a Eneas, a quien dice que quiere conocer, env√≠a a los troyanos de regreso a su l√≠der con sus propios regalos.

Al enterarse de este giro, Juno se enfurece una vez m√°s. Ella jura hacer todo lo posible para evitar el destino que se da cuenta de que debe cumplirse: el matrimonio de Eneas y Lavinia y el asentamiento de los troyanos en el Lacio. Comprometida con las travesuras, solicita la ayuda de la furia Allecto, a quien ordena fomentar la guerra entre troyanos y latinos.

Alecto acude primero a la reina Amata, que favorece a Turno como su futuro yerno y se opone amargamente a la elecci√≥n de Eneas como marido, e insta a la reina a que le describa a Eneas a Latino en los t√©rminos m√°s crueles. Amata le recuerda al rey que su elecci√≥n, Turnus, tambi√©n es extranjero de nacimiento; debido a que sus antepasados ‚Äč‚Äčson griegos, cumple con el requisito del or√°culo. Latinus, sin embargo, permanece impasible, enfureciendo a Amata hasta el punto de ocultar a Lavinia.

Luego, disfrazado de anciana, Alecto visita a Turno y le dice que debe defender su derecho a casarse con Lavinia atacando a los troyanos. Cuando Turnus no la toma en serio, pensando que es una tontería por la edad, Allecto se le aparece por la furia que realmente es, y él responde preparando a su ejército para luchar.

Allecto ahora vuela hacia los troyanos acampados a lo largo del r√≠o T√≠ber e incita al desprevenido Ascanius a herir al ciervo mascota de una familia latina, lo que lleva a sus due√Īos y a la poblaci√≥n latina a tomar represalias. Comienzan las hostilidades y pronto hay bajas. Juno, satisfecha con el travieso trabajo de Allecto, descarta la furia. Los s√ļbditos de Latinus exigen batalla, pero Latinus se opone a esta guerra contra el pueblo de Eneas y se retira a su palacio. Juno se hace cargo de inmediato y abre personalmente las puertas gemelas del Templo de Marte, un ritual que significa guerra.

Virgilio concluye el Libro VII con otro llamado a la musa en busca de inspiración y con una lista de los líderes que, con sus guerreros, vienen de todo el Lacio para luchar contra los troyanos.

An√°lisis

la primera mitad de Eneida, con su amplia variedad de incidentes, es probable que sea m√°s interesante para los lectores modernos que la segunda mitad, con sus descripciones a veces mon√≥tonas de batallas y derramamiento de sangre. Sin embargo, Virgilio esperaba que sus contempor√°neos consideraran la campa√Īa de los troyanos en Italia como m√°s significativa que el relato de las andanzas de Eneas: se trata nada menos que del establecimiento de los troyanos en el Lacio, sede de la futura Roma, y ‚Äč‚Äčla uni√≥n final de los troyanos, las razas troyana y latina.

Los legendarios troyanos, como asegura J√ļpiter a Juno al final de la Eneida, ser√° absorbida por la raza latina que exist√≠a antes de su llegada al suelo de Italia. El anuncio de J√ļpiter a Juno tiene por objeto reconciliarla con la presencia de los troyanos y hacerla hospitalaria con la futura Roma; es tambi√©n una forma de explicar la ausencia total de cualquier evidencia s√≥lida -por ejemplo, rastros de una lengua- de la existencia real e hist√≥rica de los troyanos.

Eneas y sus compa√Īeros guerreros son en realidad romanos disfrazados. En el mundo imaginado del poema √©pico, representan todas las virtudes admiradas por los romanos, de quienes, junto con los latinos nativos, se supone que son los antepasados. Adem√°s, est√°n coronados con la gloria hom√©rica que se deriva de haber figurado en la obra de Homero. Il√≠ada, en el que el propio Eneas es un h√©roe. Derrotados por los griegos en la Guerra de Troya, los troyanos ser√°n los vencedores de la guerra que ahora deben librar en Italia para allanar el camino para el establecimiento de Roma, una segunda Troya.

El rey Latino, que ha reconocido la misión divinamente ordenada de los troyanos desde el principio, está a favor de casar a Eneas con su hija Lavinia. Virgilio crea cuidadosamente la impresión de que la guerra entre los latinos y los troyanos fue un error que podría haberse evitado si solo el latino moderado y sabio hubiera prevalecido sobre las voluntades de Turno y Amata, que son literalmente el resultado del alistamiento de Juno. ayuda, consumido por la rabia. Para su crédito, Turnus inicialmente rechaza el consejo de Allecto, pero al final él y la reina se convierten en enemigos de la misión civilizadora representada por Eneas y respaldada por Latinus.

Virgilio deja pocas dudas de que Eneas y los troyanos no tienen la culpa de la guerra total que se avecina. En el primer d√≠a completo despu√©s de su llegada al reino de Latinus, Eneas env√≠a legados con regalos a Latinus para pedir que se permita a los troyanos fundar pac√≠ficamente un asentamiento. Siempre buen gobernante, Eneas inmediatamente comienza a delinear esta ciudad esperada. Presentados a Latinus, los legados solo piden ¬ęUn modesto asentamiento de los dioses del hogar, / Una franja de costa que no da√Īar√° a nadie, / Aire y agua, abiertos y libres para todos¬Ľ. Virgilio enfatiza continuamente la naturaleza pac√≠fica de los troyanos, quienes, como bien sabe Latino, est√°n destinados a triunfar, sin importar los obst√°culos.

El boceto de Eneas sobre d√≥nde se construir√°n los muros de la futura ciudad profundiza el tema del orden, tan importante en el poema √©pico. Despu√©s de su ca√≥tico viaje, los troyanos no quieren nada m√°s que establecerse en el silencio. Inmediatamente despu√©s del pasaje que describe la planificaci√≥n de la ciudad por Eneas, Virgilio describe las actividades de la casa de Latinus, actividades que simbolizan una sociedad ordenada, que Eneas quiere para √©l y su gente. Sin embargo, cuando el latino efectivamente abdica de su posici√≥n como rey, la sociedad latina se vuelve desordenada y por lo tanto vulnerable. Cuando Turno promete marchar contra Latino, que se neg√≥ a declarar la guerra a los troyanos, el gobierno del rey se ve totalmente socavado; sus propios s√ļbditos buscan en Turno el liderazgo.

La furia militante de Turno en la segunda mitad del siglo. Eneida es la contrapartida de la rabia erótica de Dido en la primera mitad. Juntos, estos dos personajes se oponen en espíritu al obediente y abnegado Eneas, aunque Turno y Eneas se describen como físicamente superiores a otros guerreros. Espléndidos individualistas que siguen hasta el exceso su propia voluntad, el guerrero rutuliano y la reina cartaginesa encarnan formas de sentir y actuar que prevalecen en la epopeya homérica. O Eneidasin embargo, aunque toma mucho de Homero, es una celebración del estado romano, a cuyo futuro dominio Dido y Turnus deben ser sacrificados.

Libro VII, el primer libro de la segunda mitad del Eneida, se parece al Libro I en varios aspectos: cada uno tiene su dirección a la musa, y en ambos libros Juno fomenta problemas para frustrar a Eneas y los troyanos. Así como Dido acogió a Eneas, también lo hizo Latino, pero a la armonía inicial en ambos casos le sigue el antagonismo: Dido es herida por Cupido y se enamora perdidamente de Eneas, y Turno, despertado por Alecto, anula las intenciones pacíficas de Latino.

Abundan las similitudes entre otros personajes de la primera mitad del poema y los del Libro VII. Quiz√°s el m√°s grande sea el del rey Pr√≠amo, gobernante de Troya, y el rey Latino. F√≠sicamente, ambos son viejos y d√©biles: en el Libro II, Virgilio describe a Pr√≠amo como ¬ęel anciano… temblando de vejez¬Ľ; cuando los troyanos llegan a su tierra, Latino ¬ęha envejecido¬Ľ. En t√©rminos de su efectividad como gobernantes, ambos reyes son incapaces de detener un ataque de su pueblo. Pr√≠amo encuentra refugio en los brazos de su esposa, y Latino se encierra en su palacio, descart√°ndose de toda responsabilidad de dirigir su reino.

Adem√°s, una vez que Dido y Amata se ven contagiados por un deseo abrumador, Dido en su deseo por Eneas y Amata por ver a su hija casarse con Turno, ambos desahogan su frustraci√≥n de la misma manera. Virgilio dice de la reina cartaginesa: ¬ęAzar Dido, ardiendo, en su locura / Vag√≥ por toda la ciudad¬Ľ. De Amata escribe: ¬ę… la pobre reina, ahora inflamada / Por las maravillas del infierno, en verdad estaba enloquecida / Y con loco abandono vag√≥ por la ciudad¬Ľ. No solo la imagen del fuego est√° ligada a ambas mujeres, sino que cada una recorre su respectiva ciudad en un estado de locura psicol√≥gica.

el esp√≠ritu de Il√≠adaque aparece en muchos lugares a lo largo de la segunda mitad del siglo Eneida, es m√°s evidente en el Libro VII, en la lista de guerreros convocados por Turno para luchar contra los troyanos. Los lectores romanos habr√≠an comparado la catalogaci√≥n de Virgilio con la de los guerreros griegos y troyanos del Libro II de la epopeya de Homero. En el Eneidala lista de guerreros y su linaje subraya la importancia que Virgilio le dio a piedad, o el patriotismo y el deber. Primero presenta a un combatiente y luego incluye la ascendencia noble del hombre. Por ejemplo, describe a los hermanos gemelos Catillus y Coras como ¬ędescendencia / De Argos, por descendencia de Anphiaraus¬Ľ. De especial inter√©s son Mezentius y su hijo, Lausus, que aparecer√°n nuevamente en el Libro X. En conjunto, la catalogaci√≥n de Virgilio demuestra el profundo respeto que √©l y sus contempor√°neos ten√≠an por las relaciones familiares, la base de una sociedad exitosa.

Glosario

coloquios conversaciones; especialmente, discusiones formales.

descansar descansar o acostarse.

legados gobernadores de una provincia romana, o sus diputados.

cachorros ni√Īos adultos; j√≥venes que pasan a la edad adulta.

apertura una propuesta u oferta introductoria; indicación de la voluntad de negociar.

diadema una banda ornamental de tela que se usa como corona.

requisito requerido, dependiendo de las circunstancias; necesario para alg√ļn prop√≥sito; indispensable.

dormir una red en forma de bolsa que se usa en la parte posterior de la cabeza de una mujer para sujetar el cabello.

harto indulgente o suministrado hasta la saciedad o en exceso.

temeridad osadía tonta o temeraria; imprudencia; imprudencia.

cinturón una tira estrecha de cuero, etc., utilizada como cordón, correa, etc.

subvertido caído o destruido.

rallado hablado con amargura o reproche; se quejó violentamente.

club un palo o garrote corto y grueso.

brillante una perturbación ruidosa; conmoción; fila.

interpuesto introducido (una observación, opinión, etc.) en una conversación, debate, etc.; poner como una interrupción.

vaca vacas; ganado.



Deja un comentario