Libro VI



Resumen y An√°lisis Libro VI

Resumen

La batalla contin√ļa, y aunque los dioses ya no participan, los aqueos expulsan a los troyanos. Hay mucha matanza, y en su af√°n por derrotar a los troyanos, los aqueos ni siquiera se detienen a recoger su bot√≠n.

La fuerza troyana est√° en plena retirada cuando Helenos, un adivino, sugiere que su hermano Hektor regrese a Troya y haga arreglos para que la reina y las otras mujeres reales de la ciudad hagan una ofrenda en el templo de Atenea con la esperanza de apaciguar a la diosa. Hektor est√° de acuerdo con la sabidur√≠a de este plan, y mientras regresa a Troya, hay una peque√Īa pausa en la lucha.

Durante este intervalo, Agamen√≥n ordena a Menelao que mate a Adresto, aunque Menelao tiene la intenci√≥n de perdonar al troyano. Diomedes y Glaukos ingresan al √°rea entre los dos ej√©rcitos en reposo y se desaf√≠an a un combate personal. Sin embargo, descubren, mientras explican sus pedigr√≠es individuales, que alguna vez hubo lazos de amistad entre sus abuelos; entonces, seg√ļn el c√≥digo heroico, ellos yo debo mantener estos mismos lazos de amistad. Prometen evitar pelear entre s√≠ en las batallas por venir y, como signo de su comuni√≥n, intercambian armaduras. Diomedes toma la delantera en este intercambio porque su armadura de bronce vale solo nueve bueyes, mientras que la armadura de oro de Glaukos vale cien bueyes, pero los dos hombres se separan como camaradas.

En Troya, Hektor instruye a su madre, Hekuba, sobre los ritos que deben realizarse en el templo de Atenea, y luego va al encuentro de Paris, que ha estado ausente del campo de batalla. Descubre a su hermano en casa con Helen y sus doncellas, y lo reprende severamente por su irresponsabilidad. Paris admite que se está deshonrando a sí misma y se prepara para unirse a la lucha. Hektor, mientras tanto, va a visitar a su propia esposa e hijo.

Encuentra a Andrómaca y al bebé Astyanax en las paredes que dan al campo de batalla. Andrómaca le ruega a Hektor que no se arriesgue más. Aquiles mató a su padre ya todos sus hermanos, y ahora Hektor es toda su familia; ella le ruega que tenga piedad de ella y de su hijo recién nacido.

Hektor admite su preocupaci√≥n por Andr√≥maca, pero dice que debe considerar su reputaci√≥n y su deber. En su coraz√≥n dice, √©l sabe que Troya Vamos caer alg√ļn d√≠a, pero √©l es, despu√©s de todo, ante todo un soldado y un pr√≠ncipe, y tiene muchas responsabilidades. Agrega que a menudo se preocupa por el destino de su querida esposa e hijo despu√©s de su muerte y la captura de su ciudad, pero que un mortal no puede cambiar la voluntad de los dioses. Despu√©s de decir esto, Hektor besa a Andr√≥maca y Astyanax y se va. Paris se une a √©l en la puerta de la ciudad y ambos regresan al campo de batalla.

An√°lisis

La lucha que comenz√≥ en el Libro V contin√ļa en el Libro VI. En la estructura general de la epopeya, esta lucha implica tres movimientos principales entre los barcos y la ciudad. Estos movimientos terminan en los libros XV, XVI y XVII cuando los troyanos disparan contra los barcos griegos, Patroclo muere y Aquiles decide volver a la batalla.

En el Libro VI hay un claro movimiento de la frialdad a la ternura, de la barbarie al honor. El salvajismo inicial est√° representado por Agamen√≥n, que obliga a Menelao a matar al prisionero Adresto, diciendo: ¬ęNing√ļn ni√Īo, todav√≠a en el vientre de su madre, / Ni siquiera √©l escapa¬Ľ. sentimientos humanos por el enemigo en la guerra.

La brutalidad de Agamenón se contrasta inmediatamente con el parentesco descubierto por Glaucón y Diomedes. Los dos guerreros descubren que tienen vínculos a causa de sus antepasados. No solo prometen amistad, sino que también intercambian armaduras. El intercambio de armaduras es especialmente significativo porque la armadura estaba asociada con la identidad, y el intercambio es un intercambio simbólico de carácter. En este ejemplo, Homero muestra que la guerra puede implicar más que una carnicería y que se pueden forjar lazos de amistad.

Un margen interesante en esta escena es la menci√≥n de los s√≠mbolos de Glaukos inscritos ¬ęen una tablilla doblada¬Ľ. Este ejemplo es la √ļnica referencia a la escritura en el Il√≠ada.

Pero Homer contin√ļa mostrando una humanidad a√ļn mayor en tiempos de guerra. Cuando Hektor regresa a Troya, conoce a las esposas de los guerreros troyanos, lo que le recuerda al lector que para cada soldado hay una vida e historia individual dentro de la ciudad. Asimismo, cuando Hektor ve a su madre, Hekuba, su encuentro tambi√©n es un recordatorio de los lazos de parentesco y amor que existen impl√≠citamente para cada personaje de la historia. Adem√°s, estos lazos de amor y parentesco quedaron todos desconectados por la guerra. Las escenas del Libro VI recuerdan gr√°ficamente al lector por qu√© los soldados griegos corrieron a sus barcos para regresar a casa en el Libro II cuando se les ofreci√≥ la oportunidad de regresar a casa.

Antes de que Hektor se re√ļna con Andr√≥maca, se encuentra con Paris y Helen. La ira de Hektor hacia Paris es palpable. Paris y Helen son las causas de la guerra que libran hombres como Hektor y los maridos de las esposas troyanas, mientras que el propio Paris est√° en la cama con Helen. El contraste entre el responsable Hektor y el irresponsable Par√≠s es evidente.

Este contraste se lleva a√ļn m√°s lejos cuando Helen hace un pase oblicuo a Hektor. Hektor la rechaza con tacto y dice: ¬ęNo me pidas que me siente a tu lado aqu√≠, Helen¬Ľ. Hektor controla su lujuria y pasi√≥n incluso cuando Helen lo tienta. Una vez m√°s, el contraste con Par√≠s es claro.

El final del Libro VI es la famosa escena entre Héctor y Andrómaca y su hijo recién nacido, Astyanax. La mayoría de los comentaristas consideran que esta escena es la más conmovedora. Ilíada. Es un retrato del guerrero en casa, la guerra olvidada mientras observa a su hijo jugar y conversar con su esposa. La familia de Hektor se convierte en un símbolo para las familias de todos los soldados, lo que podrían ser sus vidas si no hubiera guerra. Una vez más, Hektor es el contraste perfecto con Aquiles. Mientras Hektor está en el círculo amoroso de su hogar y familia, Aquiles, alienado y solo, se enfurece en su tienda. Aquiles es más peligroso, pero Hektor es más humano. De hecho, con Héctor y Aquiles, Homero ofrece dos paradigmas diferentes. Ambos son grandes guerreros, ambos están destinados a morir; y, sin embargo, representan sistemas de valores completamente diferentes. Aquiles es el guerrero; Hektor el hombre de familia. Aquiles encarna los valores del individuo que lucha solo por la gloria y el honor; Hektor simboliza las mayores preocupaciones de los amigos, la familia, el hogar y la civilización misma.

Sin embargo, Homero deja en claro que H√©ctor y Aquiles son similares en un aspecto: luchar√°n y morir√°n por el honor por encima de todo. Hogar, familia, paz: todo significa todo para Hektor, pero regresar√° a la batalla sabiendo que lo matar√°n, porque el honor lo exige. Incluso se alienta a Paris a dejar a Helen cuando se cuestiona su honor. Asimismo, Aquiles va a la batalla m√°s tarde, sabiendo que √©l tambi√©n morir√°, pero sintiendo que el honor exige su presencia. Hektor y Aquiles son contrapartes dignas con diferentes valores en la mayor√≠a de los aspectos, pero en √ļltima instancia, similares en sus motivaciones m√°s profundas. Al final, sin embargo, ambos est√°n de acuerdo en el c√≥digo de que el mayor honor para un h√©roe es morir en la batalla.

Glosario

Belerofonte Héroe corintio que mató a la Quimera.

bravata conducta ruidosa y arrogante; el pretexto de la valentía. Gran parte de la ostentación en la batalla es una especie de bravuconería.

Quimera un monstruo con cabeza de león, cola de serpiente y cuerpo de cabra, asesinado por Belerofonte.

granja un palo en el que las fibras, como el lino o la lana, se enrollan antes de ser hiladas en línea.

telar una máquina para tejer hilo o hilo en tela. Tanto la rueca como el telar están asociados a la mujer en el Ilíada.

bacante un devoto de Dionisos que participó en los ritos salvajes y orgiásticos que caracterizaron su culto; bacante.



Deja un comentario