Libro V



Resumen y An√°lisis Libro V

Resumen

Cuando Ad√°n y Eva se despiertan, Eva cuenta un sue√Īo problem√°tico en el que un ser parecido a un √°ngel la tienta a comer la fruta del √Ārbol del Conocimiento. Despu√©s de vacilar primero, comi√≥ de la fruta que ten√≠a para ella. Ad√°n est√° preocupado por el sue√Īo de Eva, pero despu√©s de discutir con ella las posibles fuentes de las im√°genes, concluye que el sue√Īo no es necesariamente malo, que Eva es demasiado pura para hacer el mal y que los eventos del sue√Īo no se har√°n realidad. .

Mientras Ad√°n y Eva regresan a sus deberes diarios, Dios y el seraf√≠n Rafael los miran desde el cielo. Dios dice que siente pena por los humanos porque sabe que caer√°n en la tentaci√≥n. A√ļn as√≠, env√≠a a Rafael al Ed√©n para recordarle a Ad√°n que √©l y Eva tienen libre albedr√≠o, que Satan√°s tiene la intenci√≥n de tentarlos al mal y que tienen el poder de resistir a Satan√°s y el libre albedr√≠o para ceder.

En el Jardín, Rafael le explica a Adán que eventualmente él y Eva pueden alcanzar un estado más puro y ser como los ángeles. Sin embargo, agrega la advertencia de que Adán debe permanecer obediente a Dios. Cuando Adán cuestiona si realmente puede ser desobediente, Rafael le recuerda a Adán que Dios le dio a los humanos libre albedrío; La obediencia de Adán a Dios depende de él. Adán está seguro de que nunca podría desobedecer a Dios, pero algunas preguntas aparecieron en su mente. Le pide a Rafael que le cuente la historia de los ángeles rebeldes.

Aqu√≠ Rafael comienza la historia de la gran rebeli√≥n en el Cielo: Cuando Dios present√≥ a su Hijo reci√©n nacido, destinado a convertirse en Rey de los √Āngeles en el Cielo, los √°ngeles se regocijaron. Sin embargo, Satan√°s (Raphael explica que su antiguo nombre, Lucifer, ya no se usa) no estaba satisfecho. Como el principal arc√°ngel, Satan√°s se vio a s√≠ mismo como el segundo despu√©s de Dios y no estaba dispuesto a reconocer al Hijo como su superior. Satan√°s y su segundo al mando levantaron sus legiones contra el Hijo y, mediante sus astutos argumentos, convencieron a una tercera parte de los √°ngeles para que los siguieran hacia el norte. Dios y el Hijo estaban al tanto de las acciones de Satan√°s y se deleitaron en su presunci√≥n. El Hijo indic√≥ que la rebeli√≥n simplemente le permitir√≠a revelar su poder venciendo a los rebeldes.

En el Norte, Satanás se dirigió a sus seguidores, tratando de endurecer sus corazones por completo contra Dios. Solo uno de los seguidores de Satanás, Abdiel, se le opuso. Satanás trató de influir en Abdiel, y cuando falló, le dijo a Abdiel que saliera e informara a Dios que Satanás y sus huestes se gobernarían a sí mismos y probarían su poder contra el de Dios. Abdiel se fue, no por orden de Satanás, sino porque fue fiel a Dios. Sólo él entre los seguidores de Satanás permaneció leal a Dios.

An√°lisis

El sue√Īo de Eva al comienzo del Libro V es un presagio obvio de la escena de la tentaci√≥n real en el Libro IX. Este presagio, sin embargo, tambi√©n es ir√≥nico, ya que el lector ya sabe que Eva ‚Äď y Ad√°n ‚Äď ceder√°n a la tentaci√≥n de Satan√°s. Entonces, en lugar de ser simplemente un ejemplo de presagio, el sue√Īo de Eva es una confirmaci√≥n y un √©nfasis en lo que el lector sabe que debe y suceder√°. Adem√°s, al traer el sue√Īo a primer plano en este punto del texto, Milton hace que el lector sea an√°logo a Dios. Tanto Dios como el lector saben que Ad√°n y Eva caer√°n, pero ni el lector ni Dios son la causa de esa ca√≠da. En consecuencia, cuando Ad√°n le dice a Eva que el sue√Īo no se har√° realidad, que es fruto del miedo y no de la raz√≥n, el lector, una vez m√°s como Dios, sabe que Ad√°n est√° equivocado, pero no hay nada que pueda hacer para ayudarlo.

La configuraci√≥n del sue√Īo de Eva sigue bien en otra breve discusi√≥n sobre el libre albedr√≠o, esta vez entre Dios y Rafael. Aqu√≠ Dios hace lo que el lector no puede: env√≠a una advertencia a Ad√°n, record√°ndole que Satan√°s tentar√° a la humanidad a la desobediencia y que el libre albedr√≠o de Ad√°n y Eva puedo que cedan a esa tentaci√≥n. La advertencia de Dios no va tan lejos como para decirle a Ad√°n exactamente lo que suceder√°.

Milton parece por momentos casi obsesivo con su insistencia en la idea del libre albedr√≠o. Ciertamente, la idea de que Ad√°n tiene libre albedr√≠o es fundamental para la teolog√≠a de Milton, y como un profesor con un estudiante antes de un examen, Milton quiere transmitir el mensaje al lector. Ad√°n tiene libre albedr√≠o. Dios es omnisciente. √Čl sabe que Ad√°n caer√°, pero √©l no causa la ca√≠da. De hecho, Dios trata activamente de detener la ca√≠da. Pero Dios, como lector, finalmente sabe que nada puede cambiar el resultado de Ad√°n y Eva.

Un aspecto interesante de la visita de Rafael a Ad√°n es el hecho de que el √°ngel puede comer, de hecho debe comer, aunque la comida humana no sea su comida normal. El prop√≥sito de la escena es mostrarle a Ad√°n que a trav√©s de la obediencia a Dios puede ascender a un nivel espiritual superior y llegar a ser como los √°ngeles. Sin embargo, la fuerza de la escena proviene del entusiasmo con el que Rafael participa en la comida de Eva. Para un lector moderno, Raphael recuerda la interpretaci√≥n del √°ngel Michael de John Travolta en la pel√≠cula. Miguel. A Raphael parece gustarle demasiado la comida humana. Adem√°s de este humor involuntario, Milton usa el apetito de Raphael para una breve diatriba sobre c√≥mo todos los elementos del universo pasan de uno a otro en un gran c√≠rculo. El alimento que come el Hombre no s√≥lo nutre su cuerpo f√≠sico, sino que tambi√©n sustenta su raz√≥n, la facultad m√°s elevada del Hombre. En los √°ngeles un alimento m√°s sublime produce una facultad de intuici√≥n a√ļn m√°s alta, de modo que los √°ngeles saben de inmediato que el hombre, confiando en la raz√≥n, no puede.

Rafael va entonces un paso m√°s all√°, mostrando la relaci√≥n jer√°rquica de toda naturaleza. Toma los cuatro elementos b√°sicos ‚Äď tierra, agua, aire y fuego ‚Äď y muestra que la tierra alimenta el agua (el mar). Juntos, la tierra y el mar alimentan el aire, que a su vez alimenta el fuego eterno. El prop√≥sito de esta jerarqu√≠a, que impregn√≥ gran parte del pensamiento renacentista, es demostrar que todo tiende hacia su vocaci√≥n superior. En el hombre, la raz√≥n es la facultad m√°s alta, y el hombre (Ad√°n) debe usar su raz√≥n como su defensa m√°s alta si se enfrenta a la tentaci√≥n. La discusi√≥n y descripci√≥n de Raphael de estas jerarqu√≠as, entonces, es parte de su advertencia a Ad√°n.

Rafael luego se vuelve hacia la rebelión en el cielo de Satanás y sus seguidores. Antes de describir los eventos reales de la rebelión, Raphael le dice a Adam que los humanos no pueden comprender completamente la naturaleza espiritual o angelical de tales eventos. Rafael, por lo tanto, contará la historia usando contrapartes terrenales de nociones celestiales. En cierto sentido, Raphael explica una de las funciones del arte, poner conceptos difíciles en una forma comprensible a través de la metáfora. Le dirá a Adán cómo fue la guerra en el cielo porque Adán no podrá comprender la verdadera naturaleza del conflicto.

La historia que cuenta Rafael precedió a la inauguración del Paraíso perdido. Por tradición épica, Milton abrió su historia en medio de las cosas, en promedios. Así que ahora Milton usa la historia de Raphael como un medio para retroceder y contar los eventos que condujeron a la apertura del Libro I. La historia de Raphael, que abarca los Libros V y VI, es una especie de flashback, una historia anterior a la acción principal del libro. épico.

Rafael dice que la rebeli√≥n comenz√≥ cuando Dios present√≥ a su Hijo reci√©n nacido a los √°ngeles como su nuevo gobernante. Muchos comentaristas se han preocupado por el uso de Milton de la palabra ¬ęengendrado¬Ľ, ya que sugiere que el Hijo ¬ęnaci√≥¬Ľ de Dios y, por lo tanto, niega la doctrina de la Trinidad. Sin embargo, Milton tambi√©n usa el t√©rmino ¬ęungido¬Ľ como sin√≥nimo de ¬ęengendrado¬Ľ, por lo que el significado generalmente aceptado para el pasaje es que el Hijo ahora es engendrado o ungido como el Mes√≠as o Rey del Cielo para gobernar sobre los √°ngeles.

El resto de la descripci√≥n de rebeli√≥n de Rafael desmiente la descripci√≥n de rebeli√≥n de Satan√°s en el Libro I. Satan√°s no fue heroico en su oposici√≥n a Dios; en cambio, se escap√≥ en medio de la noche. Adem√°s, persuadi√≥ a otros √°ngeles para que lo siguieran con argumentos sof√≠sticos y la magnificencia de su aparici√≥n en el cielo. El verdadero h√©roe de la √ļltima parte del Libro V es Abdiel, quien sigue sus propias creencias y desaf√≠a a Satan√°s frente a todas las huestes de los demonios. Abdiel no puede dejarse influir por los argumentos y provocaciones de Satan√°s y abandona heroicamente a Satan√°s. Abdiel es el √ļnico de las huestes de Satan√°s que tiene el coraje y el car√°cter moral para oponerse al poderoso arc√°ngel. Milton aqu√≠ le da al lector un contraste directo entre la pompa sin sustancia (Satan√°s) y la sustancia sin pompa (Abdiel).

Abdiel tambi√©n es un ejemplo tanto para Satan√°s como para Ad√°n y Eva. Es decir, Abdiel responde adecuadamente ante la tentaci√≥n. Si Satan√°s hubiera resistido sus propios pensamientos envidiosos, no se habr√≠a rebelado. Si los otros √°ngeles fueran como Abdiel, no habr√≠an seguido a Satan√°s; habr√≠an permanecido fieles a Dios. Si Ad√°n y Eva fueran como Abdiel, no habr√≠an comido del √Ārbol del Conocimiento. Abdiel demuestra que el libre albedr√≠o existe y se puede utilizar.

Glosario

No vas (32) acostumbrado: usado predicativamente.

oración (145) una oración.

Mejor (170) una parte del origen del Oficio Divino. asignado a la primera hora del día; Milton usa Prime en el sentido de amanecer, la primera hora del día.

cuaternio (181) un conjunto de cuatro.

Saludo (385) un saludo, usado por Rafael específicamente para sugerir el mismo saludo que el ángel de la Anunciación usará cuando venga a María en Lucas I, 28.

descendencia (503) hijos, descendientes o descendientes.

inefable (734) demasiado abrumador para ser expresado o descrito en palabras.



Deja un comentario