Libro IX



Resumen y An√°lisis Libro IX

Resumen

El ejército aqueo derrotado está completamente desmoralizado. En una reunión de la tropa esa noche, incluso el orgulloso rey Agamenón rompe a llorar. Dice que la guerra está perdida y sugiere volver a casa. Sus desalentados soldados reciben este discurso en silencio, pero Diomedes se pone de pie de un salto, recordándole al rey sus responsabilidades y recordándole a las tropas su herencia heroica. Ellos pueden todos vuelve a casa, dice, pero élDiomedes, estará solo, si es necesario, para continuar luchando, porque está condenada que Troya eventualmente caerá. Esta audaz declaración restaura la confianza del ejército y, por recomendación de Néstor, los guardias se colocan en el muro y las tropas se dispersan a sus tiendas para cenar y dormir.

En una reuni√≥n del consejo, el anciano N√©stor toma la palabra y le recuerda a Agamen√≥n que la ausencia de Aquiles est√° causando la angustia actual del ej√©rcito. El rey admite que no fue prudente insultar al gran guerrero. Decide ofrecer muchos regalos valiosos, as√≠ como el regreso de Briseida, si Aquiles se une al ej√©rcito. Por lo tanto, los emisarios son enviados a la tienda del h√©roe gru√Ī√≥n con este mensaje.

Aquiles recibe con gran honor al telam√≥nico Ah√≠as (Ajax) ya Odiseo, pero se niega a aceptar las condiciones que le ofrece Agamen√≥n. No se puede comprar ni vender, dice, y nada, aunque fuera toda la riqueza de Egipto, podr√≠a borrar el insulto p√ļblico de Agamen√≥n. por lo tanto el no voy unirse a la batalla y por la ma√Īana √©l y sus hombres navegar√°n a casa. Es firme en su decisi√≥n.

De vuelta en el campamento aqueo, Agamen√≥n escucha con gran tristeza el relato de lo sucedido en la tienda de Aquiles. Finalmente, Diomedes se pone de pie y les dice a los guerreros reunidos que fue un error intentar apelar a alguien tan vanidoso y obstinado como Aquiles. Les aconseja que hagan todos los preparativos que puedan para defender los barcos contra los troyanos a la ma√Īana siguiente. Todos est√°n de acuerdo, y despu√©s de hacer libaciones a los dioses, se retiran a sus aposentos.

An√°lisis

M√°s de un comentarista se ha referido al Libro IX como un breve manual para hablar en p√ļblico. Los griegos consideraban la oratoria como una habilidad a la par con la habilidad de lucha. Los largos y provocativos discursos de batalla son una parte integral de lo que un guerrero debe saber. Phoenix le recuerda a Aquiles lo importante que es la habilidad de oratoria, y Odiseo es tan respetado por su discurso como Aquiles por su lucha.

Ulises, el gran orador, hace el llamamiento inicial a Aquiles. Su discurso sigue la forma de la oratoria clásica, aunque de forma abreviada. Comienza elogiando a Aquiles y tratando de que el gran guerrero sea receptivo al argumento. Los retóricos clásicos llamaron a estos primeros comentarios exordio.

A continuación, Ulises explica a Aquiles la grave situación militar de los aqueos. Esta explicación de la situación se conoció como la narración. Al presentar la situación, Odiseo presenta el argumento patriótico para el regreso de Aquiles a la batalla.

Ulises sigue la narratio con la conformación, o prueba para su caso. Su prueba consiste en el argumento moral Рque el padre de Aquiles, Peleo, le dijo a su hijo que controlara su temperamento Рy el argumento material Рlas muchas recompensas que ofrecía Agamenón. Odiseo sabiamente omite la arrogante afirmación de Agamenón de que es superior a Aquiles.

Finalmente, Ulises llega a su conclusión volviendo al argumento patriótico. Le dice a Aquiles que puede alcanzar el honor y la gloria personal salvando a los aqueos.

La respuesta de Aquiles es r√°pida y al principio no parece bien pensada. Este evento es uno de los principales puntos de inflexi√≥n en la historia. Hasta ahora, era posible simpatizar con Aquiles porque Agamen√≥n estaba claramente equivocado; pero con la negativa de Aquiles a aceptar los t√©rminos honorables que se le ofrecen, pone su orgullo herido por encima de todas las dem√°s consideraciones, y la balanza moral empieza a caer en su contra. Nada satisfar√° a Aquiles ahora excepto la completa humillaci√≥n de Agamen√≥n, una demanda irrazonable e injustificada. El deseo de venganza de Aquiles ha comenzado a abrumar su mejor juicio, su lealtad a sus amigos y el mismo c√≥digo de honor caballeresco que afirma tener tanto cari√Īo. De hecho, Aquiles cuestiona abiertamente la validez de todo el c√≥digo de honor heroico. De hecho, este es un momento decisivo para Aquiles, ya que es un hombre de gran pasi√≥n y un verdadero luchador. La iron√≠a es inevitable.

Sin embargo, algunos cr√≠ticos interpretan este episodio de manera diferente. Creen que las razones de Aquiles para rechazar la oferta son psicol√≥gica y moralmente v√°lidas porque no necesita los regalos que le ofrece Agamen√≥n. Sabe que morir√° poco despu√©s de que se efect√ļe la reconciliaci√≥n; y lo m√°s importante, sabe que si Agamen√≥n tom√≥ un regalo antes por capricho (el premio de guerra de Aquiles, Briseida), nada le impedir√° hacer lo mismo otra vez.

Cualquiera que sea la opini√≥n aceptada, la muerte de Patroclo (compa√Īero de guerra de Aquiles) se deriva directamente de este incidente y, ya sea correcto o incorrecto, Aquiles eligi√≥ libremente No acepto un trato honorable, y por lo tanto √©l es responsable de lo que sigue, a saber, la muerte de Patroclo.

Los otros discursos del Libro IX tambi√©n siguen los patrones de la oratoria griega cl√°sica. Ulises presenta el argumento de la raz√≥n. Phoenix contin√ļa con el argumento moral. Finalmente, Aias concluye con el emotivo argumento. Solo las Criadas tienen alg√ļn efecto perceptible en Aquiles.

Finalmente, en el discurso de N√©stor a Agamen√≥n al comienzo del Libro IX, el viejo soldado argumenta que si bien un rey debe tomar decisiones, tambi√©n debe escuchar los consejos. Las palabras de N√©stor resuenan unos cientos de a√Īos m√°s tarde, cuando Creonte en S√≥focles Ant√≠gona dice que un buen rey seguir√° el consejo, lo que inmediatamente deja de hacer y, por lo tanto, es humillado. Adem√°s, los muy discutidos versos de Agamen√≥n, en los que dice que su locura, o com√≠, (tambi√©n traducido como ¬ęenga√Īo¬Ľ o ¬ęruina¬Ľ) hizo que le quitara Briseida a Aquiles, un razonamiento paralelo al de Hamlet en el Acto V cuando se disculpa con Laertes por matar a Polonio. Hamlet dice que su ¬ęlocura¬Ľ lo llev√≥ a matar a Polonio, absolvi√©ndose de la responsabilidad de sus acciones de la misma manera que lo hace Agamen√≥n.

Glosario

embajada una misión, especialmente una emprendida por un embajador. Los guerreros del Libro IX son embajadores simbólicos desde Agamenón hasta Aquiles.

oratorio la oratoria, el arte de hablar, era una de las áreas clásicas de aprendizaje para los antiguos griegos. Un oratorio clásico constaba de secciones prescritas: exordio, narratio, y conformación. (Ver el Análisis en el Libro IX para una discusión de estos términos.)

Fénix Tutor y amigo de Aquiles.



Deja un comentario