Libro IX



Resumen y An√°lisis Libro IX

Resumen

Ansiosa por comenzar la guerra, Juno envía a Iris, una diosa menor, para informarle a Turno que debe aprovechar la ausencia de Eneas, quien ha ido a ganarse el apoyo de Evandro y los etruscos, que ahora atacan a los troyanos. Inmediatamente receptivo, el guerrero rutuliano marcha contra su enemigo. En lugar de arriesgarse a luchar al aire libre, los troyanos se retiran a su campamento para proteger las murallas, como les aconsejó hacer Eneas antes de partir hacia Pallanteum.

Incapaz de llegar a los troyanos protegidos, Turnus decide quemar sus barcos. Sin embargo, antes de que puedan incendiarse los barcos, J√ļpiter, en respuesta a una s√ļplica de su madre, los transforma en ninfas marinas, que nadan ilesas. Actuando como lo hace, J√ļpiter cumple una promesa que le hizo a su madre a√Īos antes, cuando Eneas construy√≥ las naves con pinos tomados de su bosquecillo en el monte Ida, cerca de Troya, donde los troyanos encontraron refugio despu√©s de su derrota.

Turnus no se inmuta por la transformación de la flota. De hecho, favorece la desaparición de las naves: los troyanos ya no tienen forma de escapar. Cuando se acerca la noche, pospone otro ataque hasta el día siguiente y ordena a sus fuerzas que descansen hasta entonces.

En el campamento de los troyanos, los inseparables compa√Īeros Nisus y Euryalus, que aparecen en el Libro V como competidores en la carrera a pie, se ofrecen como voluntarios y obtienen permiso para ir a Eneas en Pallanteum para informarle del asedio; esperando juntos realizar un glorioso acto de valent√≠a, no tienen miedo. Van con la aprobaci√≥n de sus mayores y de Ascanio, quien les promete que √©l y su padre los recompensar√°n ricamente.

Nisus y Euryalus atraviesan con seguridad el campamento enemigo y matan a muchos guerreros borrachos que duermen. Sin embargo, en el camino a Pallanteum, son interceptados por el Capit√°n Rutuliano Volcens, quien lidera una fuerza de trescientos hombres para ayudar a Turnus. Los j√≥venes troyanos huyen a un bosque, donde son separados. Nisus logra liberarse de la persecuci√≥n y abandonar el bosque, pero capturan a Euryalus, que est√° en desventaja por la armadura que tom√≥ como bot√≠n del campamento de Rutuliano. Nisus, que ya hab√≠a vuelto a entrar en el bosque para buscar a su compa√Īero, lo descubre en manos enemigas y arroja lanzas con audacia, matando a dos guerreros. Para vengar estas muertes, Volcens mata a Euryalus, lo que provoca que Nisus mate a su vez al Capit√°n Rutullian, solo para morir a causa de las heridas infligidas por los defensores de Volcens.

Los hombres de Volcens se dirigen al campamento de Turnus, donde la carnicer√≠a infligida por Nisus y Euryalus causa gran consternaci√≥n. Al d√≠a siguiente, las cabezas de los dos troyanos, empaladas con lanzas, se muestran a los defensores troyanos en sus muros y comienza la batalla. Se produce una gran pelea, con las fuerzas de Turnus tratando de escalar los muros del campamento troyano, solo para ser derrotados. Cae una torre, causando muchas muertes; Turno mata a dos supervivientes, uno de ellos tratando en vano de volver a cruzar el muro. Ascanio, que mata con una flecha al cu√Īado de Turno, R√©mulo, para castigarlo por burlarse de la masculinidad de los troyanos, recibe la visita de Apolo, que elogia al joven pr√≠ncipe troyano por su habilidad, pero le dice que a partir de ahora debe abstenerse. .. a s√≠ mismo para matar, porque su prop√≥sito ser√° promover la paz.

Ahora, para provocar al enemigo latino, los hermanos Pandarus y Bitias, guardianes de la puerta troyana, la abren. Los guerreros latinos se obligan a superar esto, pero son derrotados, mientras que los troyanos abandonan el campamento y luchan afuera. Turnus mata a Bitias y los latinos, despertados por Marte, aumentan su ataque mientras Pandarus logra cerrar la puerta, bloqueando a muchos troyanos. Turnus, sin embargo, ingresa al campamento antes de que se cierre la puerta y se produce una pelea entre √©l y Pandarus. El pr√≠ncipe Rutuliano, ayudado por Juno, es el vencedor. Comienza a causar estragos entre los troyanos, pero gradualmente ganan la partida. Sin desanimarse por la gran cantidad de troyanos que luchan contra √©l, en el momento de mayor peligro, Turnus escapa de la muerte saltando completamente armado al r√≠o T√≠ber y nadando de regreso para unirse a sus compa√Īeros guerreros.

An√°lisis

En el Libro IX, con Eneas en Pallanteum, los troyanos y los latinos se enzarzan en una guerra indecisa, y la situaci√≥n al final se parece a la del principio. La batalla, que contin√ļa durante un per√≠odo de dos d√≠as, comparte nuestra atenci√≥n con la tragedia nocturna de Nisus y Euryalus.

Virgilio contrasta la serenidad de Eneas en el Libro VIII con el frenesí de Turno en el Libro IX. El líder troyano se aseguró, primero por su visita a Pallanteum y luego por las escenas representadas en el escudo que le regaló su madre, de una eventual victoria sobre las fuerzas de Turnus. En cierto modo, Roma ya existe bajo la forma de la ciudad de Evandro, y ya se ha trazado el curso de su historia triunfante. Aunque a Juno le gustaría que Turno creyera que tiene la oportunidad de reclamar la victoria sobre los troyanos, de hecho, el lector, los dioses y las diosas, y Eneas, todos saben que Turno está condenado a ser derrotado por los troyanos, y que sus arduos esfuerzos en este libro y los que siguen deberían quedar en nada.

El libro IX es el √ļnico libro del Eneida en el que Eneas est√° ausente. Sin embargo, su esp√≠ritu y liderazgo inviolable todav√≠a gobiernan a los guerreros bajo su mando. Cuando el ej√©rcito de Turno ataca por primera vez el campamento troyano, los troyanos se retiran dentro de la seguridad de sus muros, como les orden√≥ Eneas que hicieran antes de partir en busca de aliados. Virgilio se√Īala que el impulso de los soldados en retirada es luchar, pero respetan el liderazgo de Eneas y se retiran como √©l les orden√≥.

La presencia de Eneas tambi√©n se siente a trav√©s de las acciones de su hijo. Sabiendo que los deberes de su padre como l√≠der incluyen despertar a las tropas, Ascanius asume esa responsabilidad cuando promete regalos a Nisus y Euryalus antes de que emprendan su desafortunada misi√≥n. Su discurso a los dos ni√Īos soldados recuerda el discurso de Eneas a los competidores atl√©ticos en el Libro V, en el que prometi√≥ regalos a los participantes. Ascanio tambi√©n nos recuerda a su padre cuando, habiendo matado por primera vez a un enemigo, se abstiene de alardear de su haza√Īa. Como un buen gobernante no inflama innecesariamente a sus enemigos, Ascanio se limita a un discurso muy breve. El breve comentario de Virgilio despu√©s del discurso de Ascanio enfatiza la brevedad del alarde: ¬ęSolo esto / Ascanio llam√≥¬Ľ. Como Virgil se√Īal√≥ anteriormente en el libro, el hijo de Eneas es ¬ęreflexivo, responsable / m√°s all√° de su edad¬Ľ; Ascanio ser√° tan buen l√≠der como su padre.

Con Eneas fuera de escena, Turno, que logra irrumpir en el campamento de los troyanos y hacer su desesperado intento de derrotar a los recién llegados a Italia, se destaca como el antagonista de Eneas: su principal enemigo y equivalente heroico. Respecto al personaje de Turnus, la opinión crítica siempre ha estado dividida. Sin embargo, parece bastante obvio que dado que el papel de Turno en la epopeya es encarnar las fuerzas que serán derrotadas por el decreto del destino, está condenado a comportarse de una manera que necesariamente debe retratarlo como inferior a Eneas, a quien el destino favores

Leemos sobre la ira de Turnus en este libro con la certeza de que está luchando por una causa perdida, aunque cree que tiene la oportunidad de ganar. Este conocido irónico probablemente nos predispondrá a sentir un poco de lástima por él, a pesar de sus defectos, como Virgilio, quien nunca se contentó con proporcionar una imagen unidimensional de la naturaleza humana, tal vez pretendía.

Las acciones de Turnus dependen de su personalidad temeraria. Descrito desde el comienzo del libro como ¬ęel pr√≠ncipe temerario¬Ľ, este defecto de car√°cter resulta ser su perdici√≥n. Por ejemplo, despu√©s de entrar en el campamento de los troyanos, comienza a masacrar a sus enemigos con un abandono temerario, consumido por su sed de sangre. Sin embargo, su falta de control obstaculiza su causa en lugar de ayudarla. En lugar de admitir sus propias tropas dentro de los muros del enemigo, lucha solo y as√≠ pierde la oportunidad de reclamar una victoria decisiva, como Virgilio se√Īala expl√≠citamente: sus amigos, / Ese habr√≠a sido el √ļltimo d√≠a de la guerra, / El √ļltimo para el troyanos. Pero la ira elevada e irracional / La lujuria de la matanza enamor√≥ al hombre / Contra sus enemigos¬Ľ. Anteriormente asociada con las im√°genes ardientes de la pasi√≥n desenfrenada de Dido por Eneas, la sed de sangre de Turno frustra lo que deber√≠a haber sido su principal preocupaci√≥n. , derrotar a los troyanos. lo antes posible y as√≠ casarse con Lavinia.

El Libro IX es el libro gr√°ficamente m√°s violento del Eneida. Sin embargo, la violencia no es indiscriminada; m√°s bien, enfatiza la depravaci√≥n del car√°cter de Turnus. Si bien Turnus no es personalmente responsable de las muertes de Nisus y Euryalus, su exhibici√≥n de sus cabezas cortadas empaladas en lanzas destruye por completo nuestro sentido de dignidad al que tienen derecho los muertos. La gran injusticia de la actuaci√≥n de Turno se ve reforzada por el sentido llanto de la madre de Eur√≠alo por la p√©rdida de su hijo. Su reacci√≥n realza la bestialidad de las acciones de Rutuliano. Aunque Turnus tiene el poder de hacer que la tierra ¬ęse estremezca¬Ľ, como lo hace cuando mata a Pandarus, su horrible comportamiento contrasta marcadamente con el car√°cter noble de Eneas, cuya estatura aumenta incluso en su ausencia.

Los dos personajes centrales del episodio medio, Nisus y Euryalus, nos son familiares del Libro V, en el que Nisus, que se cay√≥ cuando estaba a punto de ganar una carrera, se top√≥ con otro competidor para asegurarse de que su inseparable compa√Īero, Euryalus, ganara en su lugar. . . Ahora Nisus, cediendo a su propia situaci√≥n favorable, intenta sin √©xito en una ocasi√≥n mucho m√°s seria salvar la vida de su amigo y muere. Nisus y Euryalus est√°n en las filas de varios j√≥venes en el Eneida ‚ÄĒ Palas, hijo de Evandro; Lauso, hijo de Mecencio; y la doncella guerrera Camilla, quienes, tan hermosas como valientes, deben morir en la batalla. El patetismo que rodea a sus muertes aumenta nuestro sentido de la crueldad de la guerra, incluso una guerra que se libra, como la actual, por lo que se considera un buen prop√≥sito.

Glosario

suscribiendose escribir, marcar o grabar (palabras, símbolos, etc.) sobre alguna superficie.

lustral de, usado o conectado con la purificación ceremonial.

pared un terraplén de tierra, generalmente coronado por un parapeto, que rodea un castillo, fuerte, etc., para la defensa contra ataques.

conflagración un fuego grande y destructivo.

merodeadores invasores que deambulan en busca de botín.

cara el rostro, con referencia a la forma y proporciones de los rasgos o la expresión; rostro.

carro√Īa la carne en descomposici√≥n de un cad√°ver, esp. cuando se considera como alimento para animales carro√Īeros.

artilugio uno de los primeros instrumentos de la familia de las guitarras, con cuerpo ovalado y cuerdas de alambre.

cobarde completos cobardes.



Deja un comentario