Libro I



Resumen y An√°lisis Libro I

Resumen

Narrando las haza√Īas de los grandes h√©roes del pasado que ayudaron a formar una sociedad, el Il√≠ada es un Poema √©pico. Como tal, la epopeya se erige como un puente entre la historia y la literatura. Como era tradici√≥n en la poes√≠a √©pica, el Il√≠ada abierto en promedios, que significa ¬ęen medio de las cosas¬Ľ, aunque la acci√≥n siempre va precedida de la invocaci√≥n del poeta a la musa (la diosa) de la poes√≠a. En esta invocaci√≥n, Homero declara su tema: la ira, o la ira, de Aquiles y sus efectos ‚ÄĒ y pide la ayuda de la musa para poder contar la historia correctamente. Luego se lleva al lector al punto donde surgi√≥ originalmente el problema, que es donde la historia del Il√≠ada comienza realmente: en medio de la guerra.

Durante uno de los muchos ataques del ejército aqueo (griego) en ciudades ubicadas cerca de Troya, los aqueos capturaron a dos hermosas doncellas enemigas, Crises y Briseida. Las tropas entregaron estas muchachas a Agamenón, comandante en jefe del ejército, ya Aquiles, el más grande guerrero de los aqueos.

Chryses, el padre de Chryses, suplica por su regreso, pero Agamen√≥n niega la solicitud. En consecuencia, Chryses reza a Apolo, quien trae una plaga sobre el campamento aqueo. En el d√©cimo d√≠a de la plaga, Aquiles ya no puede esperar a que el rey Agamen√≥n act√ļe para acabar con la plaga. Usurpando la autoridad de Agamen√≥n, Aquiles convoca una asamblea del ej√©rcito y sugiere que se llame a un adivino para determinar la causa de la ira de Apolo. Kalchas, un adivino aqueo, se ofrece como voluntario para explicar la causa de la plaga, pero solo si se le garantiza protecci√≥n personal. Aquiles acepta esta condici√≥n.

Cuando el adivino revela que la plaga es el resultado de la negativa de Agamen√≥n a devolver a Criseida a su padre, Agamen√≥n se enfurece porque ha sido nombrado p√ļblicamente responsable de la plaga. el insiste en que si es forzado para entregar a Chryseis, su premio de guerra leg√≠timo, por lo que √©l debe ser reembolsado con el premio de guerra de Aquiles, Briseida.

Sin embargo, Aquiles est√° at√≥nito ante la desgracia p√ļblica de que Agamen√≥n exija a Briseida, y se niega a aceptar la indignidad que siente que Agamen√≥n le ha hecho sufrir a la vista de todos los soldados. As√≠, anuncia que retira todas sus tropas de la batalla. √Čl va no luchar, y adem√°s, √©l y sus hombres regresar√°n a su propio pa√≠s lo antes posible.

Sin embargo, Agamen√≥n decide apaciguar a Apolo; devolver√° a Criseida, su bot√≠n de guerra. √Čl la env√≠a a salvo a bordo de un barco que se dirige a casa, y luego env√≠a a sus heraldos a recoger a Briseis (el premio de guerra de Aquiles) para √©l. Sorprendentemente, Aquiles da a luz a la ni√Īa sin ninguna dificultad.

Aquiles, desesperado, reza a su madre, Tetis, la diosa del mar, pidi√©ndole que use su influencia con Zeus para asegurarse de que los ej√©rcitos troyanos derroten a sus compa√Īeros soldados aqueos. Aquiles espera que este resultado traiga la deshonra de Agamen√≥n y as√≠ pagarle a Aquiles las malas acciones del rey.

Thetis visita a Zeus en el Olimpo, y el Rey de los Dioses acepta ayudar a los troyanos, aunque expresa temor de que su esposa, Hera, se enoje porque est√° celosa de Thetis y odia a los troyanos y, por lo tanto, no puede soportar verlos ganar. la guerra. Los lectores descubren que Hera realmente odia a los troyanos, pero teme a√ļn m√°s la ira de Zeus, por lo que calma sus protestas. El primer libro termina con una fiesta de los dioses en el palacio de Zeus.

An√°lisis

En el Libro I, la pelea inicial entre Agamen√≥n y Aquiles, con la mediaci√≥n de N√©stor, es paralela al final del libro con la pelea entre Zeus y Hera, con la mediaci√≥n de Hefesto. La lucha entre los dioses se convierte en una escena humor√≠stica que acent√ļa ir√≥nicamente la seriedad de la lucha humana. La t√©cnica de Homero de repetir una escena anterior con una posterior se utiliza en todo el Il√≠ada. De hecho, esta t√©cnica estructural es la base de toda la obra. Sin embargo, el Libro I esencialmente establece la tensi√≥n para el resto del poema. La ira de Aquiles parece justificada desde el Libro I hasta el Libro IX. La ira de Aquiles es criticada desde el Libro IX hasta el Libro XVIII. Y finalmente est√° la reconciliaci√≥n en los libros XVIII y XIX. Este patr√≥n se repite en los libros XIX a XXIV. La ira de Aquiles es justificable desde el Libro XIX hasta el Libro XXII. Su ira es criticada en los Libros XXII al Libro XXIV. Y finalmente, hay reconciliaci√≥n en el Libro XXIV cuando Aquiles y Pr√≠amo se encuentran.

El Libro I se abre con las palabras: ¬ęIra – Diosa, canta la ira del hijo de Peleo, Aquiles¬Ľ. Homero invoca a la musa (¬ęDiosa¬Ľ) de la poes√≠a √©pica para que lo ayude a contar la historia de la ira de Aquiles y la gran guerra por Helena y Troya. Tambi√©n introduce en la palabra ¬ęira¬Ľ una de las cualidades humanas, junto con el orgullo y el honor, que constituir√°n un tema principal del conjunto de la obra. Inicialmente, la ira de Aquiles parece una respuesta razonable a la arrogancia de Agamen√≥n, pero a medida que avanza el poema, queda claro que la ira justa puede degenerar en un resentimiento mezquino o convertirse en una ira incontrolable. La necesidad de la raz√≥n y el autocontrol de las emociones se convierte en una idea dominante en Il√≠ada.

Asimismo, los conceptos relacionados de orgullo y honor se introducen en el Libro I. Tanto Agamen√≥n como Aquiles creen que su honor se ve comprometido en las decisiones que involucran a los cautivos, Crises y Briseida. El orgullo y el honor eran principios importantes para los griegos, principalmente porque estos rasgos involucraban la percepci√≥n p√ļblica. Agamen√≥n piensa que Aquiles, al convocar el concilio y exigir que Crises sea devuelta a Crises, desafi√≥ su liderazgo e impugn√≥ su honor. Asimismo, Aquiles siente que la decisi√≥n de Agamen√≥n de tomar a Briseida como reemplazo de Crises es una afrenta a su honor y una muestra p√ļblica de falta de respeto por parte del l√≠der aqueo. Los sentidos individuales de orgullo y honor aqu√≠ ciegan a ambos guerreros ante el bien mayor. Sus arrogancia – orgullo arrogante – los obliga a reaccionar tontamente, Agamen√≥n al capturar a Briseida de Aquiles y Aquiles al retirarse √©l y sus tropas de la batalla. Homero muestra una vez m√°s que un rasgo humano noble puede ser subvertido por la emoci√≥n en mezquindad e irracionalidad.

Sin embargo, la decisión de Aquiles de retirarse parece mucho más razonable en el Libro I que más adelante en el poema. Desde el Libro I hasta el Libro IX, la ira de Aquiles y su retirada de la batalla parecen tener alguna justificación. Conserva la simpatía del lector, aunque sus decisiones parecen ser reacciones exageradas.

Un segundo tema introducido en el Libro I es la naturaleza de la relación entre los dioses y los hombres. Cuando Agamenón se niega a renunciar a Crises, Crises reza a Apolo, quien desciende para devastar a los aqueos con sus flechas, una representación simbólica de la peste. Más tarde, enojado por Agamenón, Aquiles comienza a desenvainar su espada para matar al líder aqueo. Atenea interviene y calma al abrumado Aquiles, una representación simbólica de la razón controlando la voluntad. Finalmente, Thetis, la diosa madre de Aquiles, acude a Zeus para exigir el castigo de Agamenón y los aqueos por sus acciones contra su hijo. Zeus asiente, comenzando así la serie de triunfos troyanos que componen gran parte de la primera mitad de la obra. La decisión de Zeus conduce a una disputa entre los dioses que refleja con humor la disputa entre los griegos.

Homero muestra a los dioses en una variedad de relaciones con los humanos. Primero, en los casos de la destrucción causada por Apolo y la tolerancia producida por Atenea, Homero está usando a los dioses como causas dramáticas, casi alegóricas, de los eventos y acciones naturales. En segundo lugar, con la misma claridad, también muestra que los dioses juegan un papel activo en los asuntos humanos. Apolo y Zeus aplican una especie de justicia dura, una justicia que parece en ambos casos mucho más dura que la ofensa justificada. Tercero, la intervención de los dioses también sugiere una interrelación entre humanos y dioses que está relacionada con el destino de los humanos. A veces, personajes como Aquiles parecen tener libre albedrío. Otras veces, los dioses parecen controlar el destino de los humanos. Y en otras ocasiones, ni los dioses ni los hombres parecen tener el control del destino humano, simplemente lo es.

En las √ļltimas d√©cadas, algunos estudios psicol√≥gicos han sugerido un enfoque diferente de las relaciones dios/humano. en el Il√≠ada. El psic√≥logo Julian Jaynes ofreci√≥ un enfoque completamente diferente de la relaci√≥n entre Dios y el hombre en El origen de la conciencia en el colapso de la mente bicameral (Houghton Mifflin, 1990). Jaynes presenta la idea de que la conciencia moderna tiene un origen relativamente reciente y que el hombre anterior ten√≠a una mente bicameral, una c√°mara desde la cual hablaba literalmente a otra cuando se necesitaban decisiones o acciones bien pensadas. Jaynes ve el Il√≠ada como un libro que trata de mentes premodernas. Entonces, cuando Atenea le dice a Aquiles que no saque su espada para matar a Agamen√≥n, el orador es en realidad un lado del cerebro de Aquiles. La idea de Jaynes explica la intervenci√≥n de los dioses como una forma en que estos primeros hombres explicaron las voces que escuchaban dentro de sus propios cerebros.

Glosario

Kalchas Profeta o vidente griego. Originalmente le dijo a Agamenón que debería sacrificar a Ifigenia para que los griegos pudieran navegar a Troya. Le dice a Agamenón que Criseida debe ser devuelta a su padre.

hefesto dios griego del fuego y la fragua; comparar con Vulcano en la mitología romana.

musas nueve diosas, hijas de Zeus, que presiden diversas formas de arte. Homero invoca a la musa de la poesía épica.

río océano los griegos concebían el océano como un río que nace en el oeste y rodea el mundo.

Peleo el padre de Aquiles; Rey de los Mirmidones.

Febo Uno de varios nombres para Apolo.

cetro una vara o bastón, muy ornamentado, sostenido por los gobernantes en ocasiones ceremoniales como símbolo de soberanía. El paso del cetro a una persona por parte del heraldo indicaba permiso para hablar.

Esminteo otro nombre, o ep√≠teto, para Apolo. Este t√≠tulo a menudo se traduce como ¬ęDios Rata¬Ľ y se relaciona con el papel de Apolo en la plaga en el Libro I.

tetis diosa del mar, hija de Nereo; madre inmortal de Aquiles.



Deja un comentario