Libro I



Resumen y An√°lisis Parte 2: Cosette: Libro I

Resumen

Antes de reanudar su relato, Hugo familiariza al lector con cuestiones tan periféricas como la topografía de Waterloo, una descripción de la granja Hougomont donde Napoleón encontró su primer revés, ciertas consideraciones militares y la personalidad del Emperador.

S√≥lo entonces el autor se lanza a la larga narraci√≥n cronol√≥gica de la Batalla de Waterloo. Es la ma√Īana del 18 de junio de 1815. A pesar de la lluvia de la noche anterior que entorpeci√≥ sus planes, Napole√≥n rezuma confianza. El ej√©rcito est√° en posici√≥n, tu estrategia est√° decidida. Da la orden de atacar, con la esperanza de dar su golpe impresionante habitual, pero los brit√°nicos demuestran ser oponentes extraordinariamente obstinados, y Napole√≥n sufre p√©rdidas impresionantes cuando obliga a Wellington a retirarse a la meseta de Mont Saint Jean.

El emperador ordena a los coraceros de Milhaud, un formidable regimiento de 3.000 hombres, que aplasten al enemigo. Liderados por el mariscal Ney, galopan como una enorme apisonadora hacia las fuerzas brit√°nicas, pero el destino interviene, poniendo en su camino un camino hundido imposible de detectar desde la distancia. Las tropas caen de cabeza en √©l, arrastradas por su propio impulso. Los hombres y los caballos sirven como un puente vivo para que lo crucen sus compa√Īeros. Los brit√°nicos re√ļnen su artiller√≠a y comienzan a bombardear a los supervivientes.

El resto del regimiento, sin embargo, continuó la carga y se lanzó furiosamente sobre el enemigo; a pesar de la eficiencia mortalmente tranquila de la infantería británica, el regimiento abre brechas profundas en las formaciones británicas. Wellington ordena a su caballería que ataque por la retaguardia, y de repente el agresor se convierte en defensor y la carga se convierte en una masacre general. En un minuto los coraceros pierden 600 hombres, y las formaciones británicas se reducen de trece a siete.

Ambos bandos est√°n seriamente debilitados, pero las p√©rdidas de Wellington son las mayores. Su caballer√≠a es destruida, su artiller√≠a en gran parte desactivada y el p√°nico comienza a infectar sus filas. A las cinco en punto, se ve obligado a admitir sombr√≠amente: ¬ęBlucher [that is, reinforcement by the Prussian army that was supposed to join him earlier in the day] o la noche¬Ľ.

Milagrosamente, unos minutos después, una línea de bayonetas brilla en el horizonte. Llegó el ejército de Blucher, frenado por las lluvias del día anterior. Esta nueva intervención cambia el curso de la batalla. Atrapada entre los proyectiles prusianos y las balas de los revitalizados británicos, la ofensiva francesa se convierte en una estampida, un desastre, un exterminio.

A√ļn as√≠, los franceses no sucumben. Napole√≥n env√≠a a sus tropas elegidas, la Guardia Imperial, contra los brit√°nicos; marchando resueltamente contra el enemigo en la marea de la retirada universal, se cosecha fila por fila. Al final, toda la Guardia es destruida: ¬ęNing√ļn hombre pierde su compromiso con el suicidio¬Ľ. Despu√©s de eso, el p√°nico es total y el ej√©rcito franc√©s se transforma en una turba desorganizada que arrasa el campo perseguido por las tropas de Blucher, que no dan tregua.

Queda por contar un incidente, sin importancia para el curso de la historia, pero ilustrativo del espíritu inmortal del hombre. Al final de la batalla, un oscuro oficial llamado Cambronne es uno de los pocos hombres que quedan en pie. A las exhortaciones británicas a rendirse, responde con una palabra elocuentemente obscena.

Tras la derrota francesa, el campo queda abandonado a los carro√Īeros. Entre los m√°s laboriosos encontramos a un tal Th√©nardier, que procede met√≥dicamente a desnudar a los muertos. De repente, una mano lo agarra por detr√°s. Es un oficial moribundo que lo agarra en busca de ayuda. Con calma, Th√©nardier lo saca de los cad√°veres y se guarda sus objetos de valor. El oficial, un hombre llamado Pontmercy, ir√≥nicamente cree que Th√©nardier le salv√≥ la vida y, al preguntarle su nombre, dice que nunca lo olvidar√°.

An√°lisis

Para algunos críticos, esta representación de la Batalla de Waterloo es simplemente un ejemplo típico de la profusión del siglo XIX, pero de hecho es una parte vital de la historia. Los Miserables. La sociedad que persigue a Jean Valjean no es irrevocablemente cruel; es capaz de cambio y cambio radical en interés de los pobres y oprimidos, como lo demostró la Revolución. Napoleón I, dictador como fue, fue hijo de esta Revolución y consolidó algunos de sus avances sociales liberales. Con su derrota en Waterloo y la consiguiente restauración de los Borbones, se detuvo el progreso social; Jean Valjean, Fantine, Cosette y miles de personas como ellas fueron nuevamente desatendidas. Pero tu destino no es inevitable; la historia puede intervenir nuevamente para revertir los efectos de Waterloo, y es uno de los propósitos de Hugo al escribir Les Miserable para animarte a hacerlo.

Adem√°s, Hugo utiliza la escena de la batalla para advertirnos que su escenario y su elenco de personajes est√°n a punto de expandirse y que encontraremos no solo personajes del Libro I, como Th√©nardier, sino otros a√ļn desconocidos para nosotros, de los cuales Pontmercy es el precursor. .

Finalmente, la calidad épica de este libro subraya la calidad épica de la novela como un todo. El mismo destino caprichoso frustra indiferentemente los planes de Napoleón I y M. Madeleine; los hombres de Waterloo y Jean Valjean luchan contra su destino con la misma ciega determinación y terrible valentía. Desde el momento en que Hugo nos conduce sin sospechar a través de la puerta de la granja Hougomont con su canto de pájaros bravos y sus costas violetas, estamos en manos de un gran poeta, tan sensible a los matices de la guerra como a los de la vida cotidiana y ve. tanto en la piedad como en el horror, la ironía y la belleza.



Deja un comentario