Libro 22



Resumen y An√°lisis Libro 22

Resumen

Quit√°ndose los harapos de mendigo, Odiseo se catapulta audazmente hasta el umbral de la sala, pronuncia una breve oraci√≥n a Apolo y dispara una flecha directamente a un nuevo objetivo: la garganta de Ant√≠noo. Solo despu√©s de eso anuncia sus intenciones a los pretendientes en t√©rminos inequ√≠vocos. De repente, al darse cuenta del peligro, Eur√≠maco intenta salir de la situaci√≥n y ofrece el pago de todo lo que le fue quitado a Odiseo. El rey rechaza la oferta y Eur√≠maco llama a sus compa√Īeros a las armas, que consisten √ļnicamente en las espadas que empu√Īan. No tienen armadura. Odiseo le abre el pecho y el h√≠gado a Eur√≠maco con una flecha. Amphinomus ataca y es asesinado por Tel√©maco. La batalla est√° en marcha.

El cabrero Melanthius, que ha atacado a Odysseus dos veces en los √ļltimos d√≠as, logra traer la armadura y las lanzas de los pretendientes del dep√≥sito, pero Eumaeus y Philoetius lo atrapan en un segundo intento y lo atan vivo para ser tratado m√°s tarde. Con la intervenci√≥n y el aliento de Atenea, Odiseo gana el d√≠a. Todos los pretendientes son asesinados. Luego, el rey hace justicia a algunos individuos restantes y una docena de sirvientas.

An√°lisis

El juicio y la prudencia de Ulises finalmente dan sus frutos. Como el soberbio líder militar que es, evaluó la situación, ideó un plan efectivo y lo implementó en el momento adecuado. Aunque su ira es obvia, está completamente bajo control. Odiseo mata al líder más agresivo del enemigo, Antínoo, antes de que cualquiera de los pretendientes se dé cuenta de que el rey ha regresado o que están en peligro. Con el líder muerto, la confusión se extiende entre la multitud.

Eur√≠maco generalmente trata de salir de la situaci√≥n. Afirma que todo fue culpa de Ant√≠noo; el resto estaba simplemente bajo su control y ahora est√° preparado para servir a su rey. Ofrece gravar a la gente para devolverlo todo y agrega que √©l y los dem√°s pretendientes tambi√©n contribuir√°n con gran parte de sus propias posesiones. Odiseo, sin embargo, est√° interesado en un solo tipo de pago. Eur√≠maco ve que debe luchar o morir y llama a sus compa√Īeros pretendientes a las armas. Apenas monta una carga antes de que la flecha del rey le atraviese el pecho y le atraviese el h√≠gado.

Incluso los relativamente buenos deben morir. Cargas de anf√≠nomo. Aunque es el favorito de la reina y el √ļnico pretendiente al que Odiseo ha tratado de persuadir para que se vaya, Tel√©maco lo mata.

Debido a su experiencia militar, la batalla inicial le va bien a Odiseo. Tomó al enemigo por sorpresa, detuvo su huida, destruyó su liderazgo y causó confusión. Telémaco busca armadura para el rey y para él mismo, así como para los dos pastores leales. Los pretendientes solo tienen las espadas que usan. Sin embargo, el siniestro cabrero Melanthius complica las cosas. Familiarizado con el castillo, recupera una docena de lanzas y armaduras a juego del almacén cuya puerta Telémaco dejó entreabierta por descuido. Ulisses ve el peligro, pero resiste el pánico. Sus fieles pastores interrumpieron el segundo viaje de Melanthius y lo colgaron vivo de las vigas.

En este punto crucial de la batalla, mientras Odiseo agoniza, Atenea aparece en forma de Mentora. El rey reconoce a su verdadera mentora, la diosa, y se anima cuando ella le recuerda que estos son no troyanos a los que se enfrenta. Estos son solo los pretendientes. Lucha con renovado vigor. Un punto culminante ocurre cuando Filecio, el pastor de vacas, atraviesa con una lanza el pecho de Ctesipo, el fanfarr√≥n que arroj√≥ una pezu√Īa de buey al mendigo/Odiseo. El fiel servidor del rey no puede resistirse a preguntar a Ctesipo c√≥mo disfruta ahora de sus burlas (22.301).

Odiseo hace justicia con severidad, pero no sin piedad. Leodes afirma que solo era el sacerdote de los pretendientes, pero Odiseo sabe que fue el primero en intentar atar el lazo y ganarse a Penélope. Odiseo lo decapita de un solo golpe, su cabeza se balancea suavemente en el polvo. Por recomendación de Telémaco, el rey perdona a Pemio el bardo y a uno de los heraldos.

Con una cl√°sica subestimaci√≥n, Odiseo se√Īala que solo tiene unas pocas ¬ętareas dom√©sticas¬Ľ (22.400) de las que ocuparse. Le pide a Euriclea que identifique a las criadas que han sido desleales. Se llama una docena. Deben limpiar la sangre del gran sal√≥n, despu√©s de lo cual son llevados al patio y colgados. Las criadas ¬ęlevantaron un poco los talones, no por mucho tiempo¬Ľ (22.500). Entonces Melanthius, el pastor de cabras que atac√≥ a Odiseo en el camino a la ciudad y luego se burl√≥ de √©l en el palacio, es arrastrado al patio. Su nariz y orejas est√°n recortadas. Sus genitales son arrancados de su entrepierna y entregados a los perros. Sus manos y pies est√°n amputados. Es seguro asumir que muere.

Las descripciones detalladas de la batalla y las ejecuciones son especialmente efectivas, realistas y completas. Los relatos de las muertes de Ant√≠noo (22,8-21) y Eur√≠maco (22,87-93) marcaron el tono de la batalla. La descripci√≥n de la muerte de las doncellas, a las que se compara con ¬ępalomas o zorzales batiendo sus alas / contra alguna trampa en la zarza¬Ľ (22.494-95) tiene una belleza macabra. A lo que hemos llegado es a esto: en esta tierra que no tiene tribunales ni polic√≠a y donde cada uno debe dirimir sus propias disputas, Odiseo no es hombre para ofender.

La casa se fumiga, probablemente con azufre, tanto con fines prácticos como simbólicos. La larga lucha de Ulises ha terminado. El enemigo es derrotado. Tu casa finalmente está limpia. Es hora de reencontrarse con Penélope.

Glosario

escudo un escudo peque√Īo, generalmente redondo, que se lleva o se usa en el brazo o en el hombro.

conductos de humo aberturas altas en las paredes para permitir que escape el humo.

dardo una lanza ligera dise√Īada para lanzar.

Dios del sol Helios.



Deja un comentario