Libro 2



Resumen y An√°lisis Libro 2

Resumen

Cuando la asamblea se re√ļne al d√≠a siguiente, el sabio Aegyptius se√Īala que el grupo no se ha reunido en sesi√≥n desde que el rey Odiseo parti√≥ para la Guerra de Troya unos 20 a√Īos antes. Elogia al ciudadano que tuvo la osad√≠a de convocar la reuni√≥n. Animado, Tel√©maco argumenta eficazmente contra los pretendientes y les pide que desistan. El silencio cae sobre la multitud ya que la mayor√≠a de los hombres parecen conmovidos por la apelaci√≥n del pr√≠ncipe.

Con insolencia, Ant√≠noo, el principal pretendiente, niega su responsabilidad y culpa a esa ¬ęreina de la astucia¬Ľ, Pen√©lope (2,95). Cuenta la legendaria historia del sudario que teji√≥ Pen√©lope para el eventual funeral del padre de Odiseo, Laertes, el ex rey que ahora vive en una granja donde lamenta la ausencia de su hijo.

Teniendo en cuenta el ataque a su madre, Tel√©maco permanece sorprendentemente tranquilo en su refutaci√≥n. Pero presagia eventos posteriores al apelar a Zeus para que lo ayude en la venganza. √Āguilas en duelo de repente se zambullen cerca de la asamblea, lo que el vidente Halitherses interpreta como una se√Īal del regreso de Odiseo. Eur√≠maco, el otro pretendiente principal, interrumpe groseramente al anciano profeta y amenaza a Tel√©maco. Mentor habla por Tel√©maco, pero la asamblea no llega a una decisi√≥n clara y se disuelve. Con la ayuda de Athena, quien se presenta como Mentor y, a veces, como el propio Tel√©maco, el pr√≠ncipe se prepara y zarpa en secreto hacia Pylos.

An√°lisis

Homero usa efectivamente el contenido y estilo de los discursos en la asamblea para revelar los tipos y naturalezas de los personajes en la acción. Impulsado por Atenea, Telémaco toma el bastón de orador y demuestra que se está convirtiendo rápidamente en un hombre capaz de hablar con los pretendientes. El discurso lleva a la mayor parte de la asamblea al silencio mientras el príncipe presenta su caso. Su atractivo inicial es tanto emocional como informativo. Los hombres a menudo se conmueven hasta las lágrimas en la epopeya, y Telémaco termina su oración dejando caer el cetro del orador y llorando de pasión.

Ant√≠noo, sin embargo, insulta a la reina, con quien obviamente quiere casarse principalmente por razones pol√≠ticas. Pen√©lope, dice, ha estado burlando a los pretendientes durante casi cuatro a√Īos, dirigiendo a cada hombre con sugerencias y promesas, pero sin elegir a nadie. Ant√≠noo exige que Tel√©maco env√≠e a su madre de regreso a la casa de su padre para que el anciano pueda elegir un esposo para ella.

La historia del telar simboliza la astucia de la reina as√≠ como la densidad de los pretendientes. Durante tres a√Īos completos, Pen√©lope trabaj√≥ tejiendo un sudario para el eventual funeral de su suegro. Afirm√≥ que tomar√≠a una decisi√≥n una vez que el sudario estuviera terminado. De d√≠a, el renombrado tejedor trabajaba en un gran telar en los salones reales. Por la noche, desentra√Īaba en secreto lo que hab√≠a hecho, enga√Īando sorprendentemente a los j√≥venes pretendientes que aparentemente eran demasiado lentos o estaban demasiado borrachos para descubrir la artima√Īa. El complot solo fracas√≥ cuando uno de los sirvientes de Pen√©lope la traicion√≥ y les cont√≥ a los pretendientes lo que estaba pasando.

A pesar de los insultos, Tel√©maco mantiene la calma y l√≥gicamente contraataca al pretendiente principal. Argumenta que el padre de Pen√©lope y el p√ļblico en general lo condenar√≠an si echara a su propia madre de su casa. Los dioses nunca tolerar√≠an tal comportamiento. Adem√°s, Icarius, el padre de la reina, vive lejos. Hablando como un veterano experimentado, el pr√≠ncipe construye una perorata apasionada, exigiendo nuevamente que los pretendientes se vayan. Sugiere sarc√°sticamente que podr√≠an quedarse si la comida y la bebida son mucho mejores en la casa real de Odiseo; pero si lo hacen, invocar√° a Zeus para vengarse. Como si fuera una se√Īal, el rey de los dioses env√≠a √°guilas como presagio.

Eur√≠maco, el otro pretendiente principal, no est√° convencido. Aunque m√°s tarde demuestra ser un manipulador astuto cuando est√° acorralado, aqu√≠ Eur√≠maco no tiene miedo y descarta con insolencia los presagios, Odiseo y el pr√≠ncipe. √Čl y los pretendientes har√°n lo que les plazca. Corresponde a los dem√°s adaptarse a ellos.

Al final, la reuni√≥n sirve para revelar a los pretendientes al p√ļblico, pero no se hace nada al respecto. La asamblea es un ejemplo temprano, bastante d√©bil, de gobierno representativo. Anticipa las democracias posteriores de Atenas y otras ciudades-estado griegas. A pesar de gobernar por el poder, los reyes no son monarcas absolutos. Los compa√Īeros influyen ya veces aprueban o desaprueban la pol√≠tica. La corona tampoco es necesariamente hereditaria. Se gana con la fuerza, la riqueza y la conquista. Entonces Ant√≠noo y Eur√≠maco creen que pueden gobernar, especialmente si uno de ellos puede casarse con Pen√©lope. Ella, por otro lado, est√° paralizada por tres razones: la esperanza del regreso de Odiseo, el deseo de evitar la guerra civil y una preocupaci√≥n real por la seguridad de su hijo. Su matrimonio forzar√≠a una confrontaci√≥n por la corona, y la posici√≥n de Tel√©maco es considerablemente m√°s d√©bil en este punto que la de los principales pretendientes.

Atenea contin√ļa apoyando a Tel√©maco. Ella inspir√≥ la reuni√≥n de la asamblea y planea su partida secreta a Pylos, reconociendo que los pretendientes se est√°n volviendo peligrosos y pueden intentar asesinarlo. Se disfraza de Tel√©maco para reunir a 20 j√≥venes y adquirir un barco. Otras veces, aparece como Mentora, una asesora de confianza cuyo nombre ha inspirado nuestro uso actual de la palabra. Bajo la apariencia de Mentor, acompa√Īa al pr√≠ncipe a Pylos.

Glosario

aqueos aquí, un nombre colectivo para todos los griegos, incluidos los itacanos.

pretendientes aquí, los hombres tratando de cortejar a Penélope.

argivo otro término para griego.

Pila de algo un puerto marítimo en el suroeste del Peloponeso, sur de Grecia, capital del rey Néstor.

Esparta ciudad del interior en el sur del Peloponeso, ubicada en Laconia, hogar del rey Menelao y la reina Elena.

pernicioso mortal, destructivo.



Deja un comentario