Libro 10



Libro de resumen y an√°lisis 10

Resumen

Habiendo escapado de los C√≠clopes, Odiseo y sus hombres llegan a la casa de Eolo, se√Īor de los vientos, donde son c√°lidamente recibidos y alojados durante un mes. Deseoso de seguir adelante, Odiseo recibe una bolsa de piel de buey de Eolo. Capta todos los vientos que pueden desviar los barcos de su rumbo. Solo el Viento del Oeste es libre de soplar hacia √ćtaca. Despu√©s de diez d√≠as de navegaci√≥n, los griegos est√°n tan cerca de casa que incluso pueden ver a los hombres cuidando hogueras en su isla. Agotado, Odiseo se queda dormido. Curiosos y suspicaces, sus hombres abren la piel de buey con la esperanza de encontrar un tesoro y, sin darse cuenta, sueltan fuertes r√°fagas de viento que los llevan de vuelta a la isla de Eolo. El dios del viento se niega a ayudarlos m√°s.

Sin viento favorable, los griegos deben remar y llegar a la tierra de los lastrigones, gigantes caníbales que de repente atacan y devoran a los marineros, arrojando piedras a los barcos y ensartando a los hombres como si fueran peces. Solo escapa el barco de Odiseo. Navega hacia la isla de Aeaea, hogar de la hermosa pero peligrosa diosa Circe, a quien Odiseo solo puede vencer mediante la intervención de Hermes, mensajero de los dioses e hijo de Zeus.

An√°lisis

El juicio es una vez m√°s un tema crucial, ya que los griegos casi llegan a √ćtaca solo para ver desaparecer su objetivo en una tormenta. Eolo queda impresionado con Odiseo y lo trata con la cl√°sica hospitalidad. Se aprovecha de todos los vientos potencialmente destructivos, los ata con fuerza a una piel de buey y la protege a bordo del barco de Odiseo. Sin embargo, como hizo despu√©s de la victoria inicial sobre los Cicones, Odiseo pierde el control de sus hombres. Mientras duerme, la curiosidad y la desconfianza los vencen. Sospechan que la piel de buey contiene un gran tesoro, que creen que deber√≠a compartirse. Tr√°gicamente, liberan todos los vientos adversos y son llevados de regreso a Aeolus. El dios del viento se niega a seguir ayudando a Odiseo porque deduce que los dioses deben despreciar a alguien tan desafortunado. Es comprensible que Odiseo se desespere cuando las tormentas lo alejan de √ćtaca, pero se las arregla para resistir la tentaci√≥n de suicidarse (10:55-61).

Las cosas solo empeoran cuando la flotilla, sin viento favorable de Eolo, rema hacia la tierra de los lestrigones. Ulises env√≠a con cautela exploradores para controlar a los habitantes que inicialmente parecen hospitalarios. De repente, las huestes devoran a los exploradores y atacan los barcos de Odiseo. Arrojan enormes rocas, que recuerdan el ataque de los c√≠clopes, y lanzan a los marineros como peces. Solo el fr√≠o liderazgo de Odiseo permite que su √ļnico barco reme hacia un lugar seguro.

La precaución y el juicio, parte de los dioses, finalmente salvan a la mayoría de la tripulación restante en la isla de Aeaea de Circe. Ulises vuelve a enviar un grupo de reconocimiento. Para su deleite, son recibidos por lo que parece ser una diosa hermosa y hospitalaria con un encanto mágico y una voz cautivadora. Circe los llama a sus salones y les da una poción que, como el loto, borra cualquier pensamiento de hogar de sus recuerdos. Luego los golpea con su varita y los convierte en cerdos, llevándolos a sus orzuelos. Solo Eurylochus es lo suficientemente sospechoso como para retirarse y escapar. Su informe a Ulises despierta el siempre admirable coraje del líder, quien de inmediato parte solo para intentar rescatarlo.

Sin embargo, el valor por sí solo no salvará el día. Hermes, disfrazado de joven, interviene y le dice a Odiseo cómo derrotar a Circe: debe tomar una hierba mágica, molibdeno, que le servirá como antídoto para las pociones de Circe. Cuando la diosa saca su varita, Odiseo debe sacar su espada y atacar, no acobardarse, como si fuera a atropellarla. Circe entonces se rendirá y ofrecerá sus considerables favores sexuales a Odiseo. Debe aceptar, pero solo después de asegurar las promesas de la diosa de que liberará a sus hombres y, a partir de entonces, tratarlos bien.

Los eventos se desarrollan como predice Hermes, y la vida es buena para Odiseo y sus hombres durante el pr√≥ximo a√Īo mientras comen y beben. Odiseo, como predice Hermes, comparte el lecho de una diosa.

La tripulación finalmente quiere seguir adelante y convencer a Odiseo de que reanude el viaje a casa. Circe mantiene su promesa de ayudarlos, pero les aconseja que primero deben visitar la Tierra de los Muertos (infierno en algunas traducciones) para consultar el espíritu del profeta ciego Tiresias. La diosa ofrece instrucciones y provisiones para el viaje. Con algunas dudas, los griegos partieron hacia los confines de la tierra.

Glosario

r√°fagas breves, repentinas y violentas tormentas de viento.

per se una ninfa marina, esposa de Sungod (Helios) y madre de Circe.

pramniano un tipo de vino que se usa a menudo en pociones o medicinas.

molibdeno una hierba de poderes m√°gicos.

ninfa un espíritu o diosa de naturaleza femenina.

perséfone reina del inframundo.

mojado completamente saturado, borracho.



Deja un comentario