leonado



Análisis del personaje de Leonato

Leonato est├í en el centro de los acontecimientos de principio a fin. Despu├ęs de la recepci├│n formal de Don Pedro, tendemos a olvidar que Leonato es el gobernador de Messina, al menos hasta que se le pide que considere el destino de los prisioneros de Dogberry. Leonato se deja guiar con bastante facilidad por las ideas y opiniones de los dem├ís: Primero, que Hero se case con D. Pedro, si ├ęl lo pide. Si ese no es el caso, que se case con Claudio (incluso retrasar la ceremonia de la boda cuando comience a retrasarse). Cuando Hero parece ser promiscuo, cree en los acusadores (despu├ęs de todo, son nobles) y amenaza a Hero. Cuando el fraile ofrezca otro enfoque para descubrir al verdadero villano, ac├ęptelo con entusiasmo (despu├ęs de todo, la iglesia debe saberlo). Cuando se encuentre con Don Pedro y Cl├íudio, desaf├şelos. Cuando todo parece resuelto, anima a Beatrice a casarse con Benedick. Y finalmente, cuando Benedick sugiera bailar antes de la boda, trate de insistir primero en la boda, pero cuando eso no cambie la opini├│n de Benedick, siga con el baile. Y preoc├║pate de castigar a los culpables otro d├şa.

¿Leonato cambió? No exteriormente, aunque puede tener más fe en su propia hija y menos respeto por los llamados nobles.



Deja un comentario