Las ideas de Emily Dickinson



Las ideas de Emily Dickinson

Las ideas principales de Emily Dickinson est√°n f√°cilmente disponibles para nosotros en sus poemas y cartas, pero en la primera lectura forman patrones complicados ya menudo contradictorios. Esto no es sorprendente; su mundo era insular y peque√Īo, y era muy introspectiva. Adem√°s, su obra tiene sus ra√≠ces en la cultura y la sociedad de su √©poca, pero aunque estas pueden explorarse extensamente y pueden establecerse muchos paralelismos entre sus declaraciones y varios documentos literarios y religiosos, los poemas crean m√°s iluminaci√≥n mutua que la de Emily Dickinson. . propio fondo. El protestantismo ortodoxo en su forma calvinista fue la base principal de la sociedad de Amherst del siglo XIX, aunque estaba sufriendo conmociones y ataques. Esta fe de Nueva Inglaterra, a menudo llamada puritanismo, se basaba en la idea del hombre como pecador y no regenerado y completamente a merced de un Dios amoroso pero arbitrario. La salvaci√≥n fue por elecci√≥n predestinada (estaba enteramente en la voluntad de Dios), pero la aceptaci√≥n de la voluntad de Dios y la renuncia del mundo por parte de Cristo fueron primordiales para evidenciar la piedad y la paz del alma. El √©xito mundano y la fe religiosa se tomaron como signos de salvaci√≥n, pero no como sus causas. En la √©poca de Dickinson, esa fe se estaba agotando, y el √©xito material hac√≠a tiempo que hab√≠a reemplazado a la piedad profunda como el verdadero est√°ndar para reconocer a los elegidos. Este ajuste fino de la fe ayud√≥ a crear las ideas del unitarismo y el trascendentalismo de Nueva Inglaterra. Con el unitarismo diluyendo los componentes emocionales de la religi√≥n, el trascendentalismo de Ralph Waldo Emerson y otros elev√≥ la espiritualidad, el autodesarrollo y la uni√≥n del hombre con la corriente de la naturaleza al nivel de lo divino, sin negar nunca totalmente la Divinidad. Los puritanos vieron la voluntad de Dios en todas partes en los signos de la naturaleza. Siguiendo los pasos de Emerson, Whitman, Thoreau y ciertamente Emily Dickinson tend√≠an a ver el esp√≠ritu del hombre manifestado o simbolizado en la naturaleza, aunque Dickinson a menudo solo ve√≠a la mente humana leyendo sus sentimientos en la naturaleza. Dickinson estaba consciente y preocupado por la ruptura de la fe admitida y subrepticia en su tiempo, y dudaba de todas las medidas para reforzarla. Obtuvo sustento de nuevas ideas, pero a veces las encontr√≥ superficiales. Rechaz√≥ viejas ideas, pero encontr√≥ en ellas mucha correspondencia emocional con su propia forma de pensar.

Para Dickinson, el tema religioso crucial era la supervivencia del alma después de la muerte. Rechazó absolutamente la idea de la depravación innata del hombre; favoreció la inversión parcial de Emerson del puritanismo que concebía la grandeza del alma como la fuente de la inmortalidad. El Dios de la Biblia era alternativamente real, mítico e improbable para ella. Ella no podía aceptar ni rechazar Su garantía de una vida más allá de la muerte, y sus dudas la empujaron vagamente en la dirección del naturalismo trascendental o el mero terror de la disolución. Ella declara alternativamente la fe y la duda con igual vehemencia, ciertamente tanto por sus propias luchas con la idea y la necesidad de realización como por cualquier batalla intelectual. Sus comentarios sarcásticos sobre el Dios de la Biblia no son necesariamente jocosos. Tenía una mente independiente, pero no cambió su postura en sus cartas para adaptarse a sus destinatarios, ni en sus poemas, presumiblemente, para adaptarse a su estado de ánimo; ella estaba principalmente interesada en su impulso poético.

En cierto sentido, Dickinson es casi siempre una poeta religiosa, si su preocupación por la percepción humana, el sufrimiento, el crecimiento y la realización hacia algo permanente pueden llamarse preocupaciones religiosas. Estas preocupaciones son para ella tan importantes como la muerte y la inmortalidad, y aunque tienen fuentes doctrinales y literarias, provienen principalmente de sus observaciones y reflexiones sobre la vida.

La lectura de Dickinson era comparativamente amplia y conocía tanto los ensayos y poemas de Emerson como Shakespeare, la Biblia, las obras de George Eliot, Hawthorne, los Browning y otros clásicos tempranos y contemporáneos. Frecuentemente alude a la Biblia, y su combinación de densas metáforas con la realidad cotidiana recuerda a veces a la de Shakespeare. Sin embargo, tanto el hilo emersoniano de su mente, que notaremos en varios poemas, como su línea puritana más sombría, formaban parte tanto de la atmósfera general de su cultura como de sus creencias específicas y material de lectura. La cultura literaria de Dickinson se traslapa con su cultura religiosa, pero los paralelos que brindan con su obra son a menudo más incidentales que reveladores.

Aunque se enorgullecía de su indiferencia hacia las preocupaciones sociales más amplias, Dickinson ocasionalmente comenta sobre el panorama social, particularmente porque atrae su atención satírica. La naturaleza aparece en gran medida en su obra, como un escenario de gran viveza y belleza, como la encarnación de los procesos del universo que pueden asemejarse a las acciones de Dios y la forma de la mente humana, y como una fuente inagotable de metáforas y símbolos para todos sus asuntos. La naturaleza, para ella, suele ser un misterio brillante y oscuro, solo ocasionalmente iluminado por destellos de panteísmo y, a veces, ensombrecido por una fatalidad sin esperanza. Su tratamiento de la naturaleza se adapta a todos sus temas.

Se ha criticado injustamente la tradici√≥n de clasificar los poemas de Dickinson en grupos tem√°ticos para su an√°lisis y comparaci√≥n. Como hemos se√Īalado, puede contribuir a la simplificaci√≥n y la distorsi√≥n, pero es m√°s esclarecedor que abordar los poemas por categor√≠as de t√©cnica o per√≠odos de su vida, y el peligro de la simplificaci√≥n puede afrontarse f√°cilmente mediante la prueba persistente de sus poemas frente a categor√≠as. ; es decir, siempre se puede considerar la posibilidad de que se hayan extraviado o deban ser vistos como parte de varias categor√≠as. Para estas Notas, hemos agrupado sus poemas en cinco t√≠tulos principales, conscientes de que algunos poemas importantes pueden escapar a tal clasificaci√≥n: (1) Naturaleza: Escena y Significado; (2) Poes√≠a, Arte e Imaginaci√≥n; (3) Amistad, Amor y Sociedad; (4) Sufrimiento y Crecimiento; y (5) Muerte, Inmortalidad y Religi√≥n.



Deja un comentario