La tempestad : Resumen |

Acto I

La obra comienza en un barco, con un capit√°n de barco y un contramaestre tratando de evitar que el barco naufrague en una tempestad. Alonso, rey de N√°poles, est√° a bordo, al igual que sus hermanos Antonio y Sebasti√°n. Alonso sube a cubierta simplemente para dar a los marineros una orden innecesaria; el contramaestre ruega a los nobles que se mantengan bajo cubierta durante la tormenta, para que los hombres puedan hacer su trabajo sin distracciones. Sin embargo, Antonio y Sebasti√°n aprovechan la oportunidad para hacer comentarios groseros y sarc√°sticos al buen contramaestre, y no pueden hacer nada para ayudar. Un hechizo se apodera de todos a bordo, y todos los marineros huyen desesperados; los nobles en cubierta deciden que todo est√° perdido sin los marineros, y bajan a cubierta para despedirse de su rey.

Miranda y Prospero se revelan en la isla; Miranda lamenta que un barco lleno de hombres debe haber muerto en la tempestad, pero su padre le asegura que ninguno resultó herido y que la tempestad fue obra suya. A petición de Miranda, Próspero comienza a contarle su historia y cómo llegaron a la isla; Miranda era muy joven cuando dejó la isla y no puede recordar a nadie más que a su padre, ni siquiera a su madre muerta. Próspero le cuenta cómo su hermano Antonio usurpó su reino, mientras que Próspero se distrajo con sus estudios, y cómo el rey de Nápoles apoyó el gobierno de Antonio. Antonio luego expulsó a Próspero y Miranda de Milán y ordenó que los mataran a ambos; sin embargo, Prospero le cuenta a su hija cómo el buen concejal Gonzalo dispuso que no los mataran, lo que motivó su desembarco en la isla.

Prospero declara su intenci√≥n de reclamar su ducado y que la tempestad y el naufragio de sus hermanos en la isla son parte de este plan. Ariel hace su primera entrada y declara que las √≥rdenes de Pr√≥spero se han cumplido a la perfecci√≥n y que ninguno de los integrantes del grupo sufre da√Īos; los marineros todav√≠a est√°n en el barco, mientras que el rey y sus compa√Īeros se han dispersado por la isla. Ariel le recuerda a Pr√≥spero su promesa de liberar a Ariel, y Pr√≥spero le impresiona cu√°nto m√°s generoso se cree que Sycorax es un maestro.

Caliban entra, declarando su derecho a la isla que viene a trav√©s de su madre Sycorax; Las ense√Īanzas de Prospero, por la raz√≥n que sea, le han fallado a Caliban, y Caliban conserva su naturaleza m√°s primitiva, por lo que Prospero y Miranda lo desprecian. Ferdinand se topa con Miranda, y se enamoran de inmediato, debido a la magia de Ariel; pero Pr√≥spero decide convertirlo en sirviente y lo pondr√° a duras tareas en la isla.

Acto II

El rey Alonso ha desembarcado en la isla, con sus hermanos Sebasti√°n y Antonio, los nobles Adri√°n y Francisco, y el concejal Gonzalo. Gonzalo intenta consolar a Alonso sobre su buena suerte de sobrevivir al naufragio, pero Alonso est√° afligido, no solo porque su hijo Ferdinand est√° desaparecido y se presume que ha muerto, sino porque regresaba de la boda de su hija en √Āfrica y teme no volver a verla. de nuevo por la distancia. Antonio y Sebasti√°n muestran una gran habilidad con los juegos de palabras burlones, y usan esta habilidad para sofocar los intentos de Gonzalo y Adri√°n de hablar con franqueza al resto del grupo. La magia de Ariel hace que la fiesta se duerma, a excepci√≥n de Antonio y Sebasti√°n.

Una extra√Īa seriedad, obra de Ariel, recae sobre Antonio y Sebasti√°n. Antonio comienza a tramar un plan para conseguir la realeza de su hermano, lo que ser√° mucho m√°s f√°cil si Fernando, el actual heredero, realmente est√° muerto; y como la hija de Alonso est√° muy lejos en T√ļnez, Sebasti√°n podr√≠a heredar la corona con solo dos asesinatos, los de Alonso y Gonzalo. Ariel, sin embargo, escucha el plan de los conspiradores y despierta a Gonzalo con una advertencia del peligro en el que se encuentra. Ariel tiene la intenci√≥n de hacerle saber a Pr√≥spero que la conspiraci√≥n se ha formado realmente como √©l deseaba, y Pr√≥spero, a su vez, intentar√° mantener a Gonzalo a salvo. en agradecimiento por su ayuda pasada para preservar las vidas de Pr√≥spero y Miranda.

Caliban maldice a Pr√≥spero, mientras otra tormenta se acerca a la isla; √©l toma la tormenta como una se√Īal de que Pr√≥spero est√° tramando travesuras, y se esconde ante la proximidad de lo que teme que sea uno de los esp√≠ritus castigadores de Pr√≥spero. Tr√≠nculo, el buf√≥n de la corte de Alonso, encuentra a Calib√°n inm√≥vil en el suelo y cubierto con una capa, y lo imagina como un ¬ęindio muerto¬Ľ; pero, la tormenta contin√ļa acerc√°ndose, por lo que tambi√©n se esconde, usando la capa de Caliban como refugio y aplan√°ndose en el suelo junto a la forma postrada de Caliban.

Entra el mayordomo borracho de Alonso, Stephano, borracho y cantando, y se topa con la extra√Īa visi√≥n de los dos hombres debajo de la capa; imagina, en su estupor ebrio, que Trinculo y Caliban son un monstruo de cuatro patas. Caliban, en su delirio, piensa que Stephano es uno de los secuaces de Prospero, enviado para atormentarlo; Stephano cree que un trago de vino curar√° a Caliban de lo que le aflige y, poco a poco, tambi√©n emborracha a Caliban. A Stephano le toma un tiempo reconocer a su viejo amigo, Trinculo, a quien Caliban parece estar ignorando. Debido a la generosidad de Stephano con su ¬ęlicor celestial¬Ľ, Caliban lo toma como una especie de dios benevolente; Para gran incredulidad de Tr√≠nculo, Caliban ofrece su servicio a Stephano, abandonando al ¬ętirano¬Ľ Pr√≥spero. Stephano acepta la oferta.

Acto III

Ferdinand ha sido obligado a tomar el lugar de Caliban como sirviente, a pesar de su estatus real; y aunque no le gusta Prospero, hace el trabajo porque beneficiará a su nuevo amor, Miranda. Ferdinand y Miranda expresan su amor el uno por el otro, y ambos expresan su deseo de casarse, aunque se conocen desde hace menos de un día.

Stephano, Trinculo y Caliban est√°n bebiendo; Trinculo y Sebastian contin√ļan insultando a Caliban, aunque Caliban solo protesta contra los comentarios de Trinculo e intenta que Stephano lo defienda. Caliban comienza a contarles a los otros dos sobre la tiran√≠a de su antiguo maestro, Pr√≥spero, y c√≥mo quiere deshacerse de Pr√≥spero para siempre; Ariel entra, provoca m√°s discordia entre el grupo y consigue que Caliban forme un plan de asesinato contra Prospero. Caliban le promete a Stephano que si Pr√≥spero es asesinado con √©xito, permitir√° que Stephano sea el gobernante de la isla y ser√° su sirviente. Tambi√©n promete que Stephano conseguir√° a Miranda si la trama tiene √©xito: Ariel se marcha para contarle a Prospero sobre estos acontecimientos.

Alonso, Adrián, Francisco, Sebastián, Antonio y Gonzalo siguen deambulando por la isla, y Alonzo finalmente ha perdido toda esperanza de que su hijo Ferdinand esté vivo. Antonio y Sebastián deciden hacer su movimiento asesino más tarde esa noche, pero su conspiración es interrumpida por Próspero enviando un gran banquete a través de sus espíritus, con él mismo allí, pero invisible. Todos están asombrados, pero no demasiado desconcertados por no comer la comida; pero, cuando están a punto de comer, entra un Ariel vengativo, atribuyéndose el mérito del naufragio, y hace que el banquete se desvanezca. Alonso reconoce que las palabras de Ariel son de la pluma de Próspero, y la gran culpa de Alonso, Antonio y Sebastián comienza a apoderarse de ellos, ante la idea de que Próspero esté vivo y tan cerca.

Acto IV

Prospero detiene el castigo de Ferdinand y decide finalmente entregarle a Miranda, ya que ha demostrado su amor por ella a trav√©s de su servicio. Prospero acepta la uni√≥n, pero les hace una advertencia; si Ferdinand toma la virginidad de Miranda antes de que se pueda realizar una ceremonia, entonces su uni√≥n ser√° maldita. Ferdinand le jura a Pr√≥spero que esperar√°n hasta la ceremonia para consumar su matrimonio, y luego Pr√≥spero pide a Ariel que realice uno de sus √ļltimos actos de magia. Algunos de los esp√≠ritus m√°gicos de Pr√≥spero realizan una mascarada de esponsales para la fiesta; Juno, Ceres e Iris son las diosas que est√°n representadas dentro de la m√°scara, y la obra habla sobre las recompensas de un buen matrimonio y bendice a la feliz pareja. Este acto de magia cautiva tanto a Prospero que se olvida del plan de Caliban para matarlo; por un momento, casi pierde el control, pero se las arregla para salir de su enso√Īaci√≥n y actuar.

Caliban, Stephano y Trinculo vienen a buscar a Pr√≥spero y les quitan algunas prendas de Pr√≥spero en su camino. Caliban todav√≠a tiene muchas ganas de matar a Pr√≥spero y llevar a cabo este complot; sin embargo, Trinculo y Stephano est√°n muy borrachos, como de costumbre, y resultan completamente incapaces de nada m√°s que peque√Īos robos. Pr√≥spero los atrapa, no es dif√≠cil, ya que est√°n haciendo una gran cantidad de ruido, y env√≠a a Ariel tras ellos mientras huyen.

Acto V

Prospero finalmente tiene todo bajo su control; Ariel ha detenido a Alonso, Sebasti√°n y Antonio, y todos esperan el juicio de Pr√≥spero. Finalmente, Pr√≥spero toma una decisi√≥n contra la venganza y pronuncia un discurso que significa su renuncia a la magia; el acusado y los dem√°s nobles entran en el c√≠rculo m√°gico que ha hecho Pr√≥spero y se quedan all√≠, encantados, mientras √©l habla. Prospero acusa a Alonso de expulsar a Pr√≥spero y su hija de Italia, y a Antonio y Sebasti√°n de ser parte de este crimen. Prospero anuncia la libertad de Ariel despu√©s de que Ariel ve la fiesta de regreso a N√°poles, y Ariel canta una canci√≥n de alegr√≠a. Alonso y Pr√≥spero se reconcilian despu√©s de que Alonso declare su remordimiento y se arrepienta de sus errores a Pr√≥spero y Miranda, y Pr√≥spero finalmente recupera su ducado de manos de Antonio. Pr√≥spero, quiz√°s de mala gana, tambi√©n dice que perdona a Antonio y Sebasti√°n, aunque los llama ¬ęmalvados¬Ľ y expresa sus reservas sobre dejarlos salir del apuro.

Después de desesperarse por la muerte de su hijo, Alonso se entera de que su hijo Ferdinand está realmente vivo, y los dos se reencuentran; luego, se anuncia el compromiso de Fernando y Miranda, y Alonso y Próspero lo aprueban ante todo el partido. Gonzalo se alegra de que en el viaje se haya hecho un matrimonio tan bueno y que los hermanos se reencuentren, y que parte de la mala sangre entre ellos ahora se haya desvanecido. Ariel ha preparado el barco de Alonso para su partida, y el contramaestre vuelve a aparecer, contándoles lo que les pasó a todos los marineros durante la tempestad.

Caliban se disculpa con Prospero por tomar al tonto Stephano como su maestro, y Prospero, por fin, reconoce a Caliban y lo toma como suyo. La trama de Stephano, Trinculo y Caliban se expone a todo el grupo y se perdona de inmediato. Prospero invita a todos a pasar una √ļltima noche en la isla en su casa, y promete contar la historia de su supervivencia y la de Miranda, y de los dispositivos de su magia. La obra termina con Prospero dirigi√©ndose a la audiencia, dici√©ndoles que tienen un poder a√ļn mayor que Prospero, el personaje, y que pueden decidir qu√© sucede a continuaci√≥n.

Deja un comentario