La novela como base para el Apocalypse Now



Ensayos críticos La novela como base para Apocalipsis ahora

Willard lee una carta del coronel Kurtz a su hijo que revela su odio por el sistema que una vez lo exalt√≥. El coronel Kurtz explica que si bien el Ej√©rcito lo acus√≥ de asesinar a los cuatro agentes dobles vietnamitas, los cargos son, ¬ęen las circunstancias de este conflicto, completamente locos¬Ľ. √Čl contin√ļa:

¬ęEn una guerra, hay muchos momentos para la compasi√≥n y la acci√≥n tierna. Hay muchos momentos para la acci√≥n despiadada. Lo que a menudo se llama ¬ędespiadado¬Ľ… puede, en muchas circunstancias, ser solo claridad: ver claramente lo que se debe hacer. y eso es todo, directamente, r√°pidamente, mir√°ndolo¬Ľ.

El coronel Kurtz siente que al asesinar a los agentes dobles simplemente estaba mostrando la ¬ęclaridad¬Ľ de un soldado: los agentes fueron capturados, eran enemigos y, por lo tanto, fueron asesinados. Lo que Kurtz odia es el prop√≥sito del ej√©rcito falta de ¬ęclaridad¬Ľ: √Čl sabe que no pueden (en esta guerra) darse el lujo de parecer ¬ęcrueles¬Ľ y, por lo tanto, est√°n tratando de manchar su nombre y colorear sus acciones como una locura. El coronel Kurtz termina su carta con una expresi√≥n de su odio a la mentira: ¬ęEn cuanto a los cargos en mi contra, no me preocupan; estoy por encima de su moralidad t√≠mida y mentirosa, y por lo tanto no me importa¬Ľ. M√°s tarde, el coronel Kurtz comenta: ¬ęEntrenamos a los j√≥venes para que le disparen a la gente, pero no les permitimos escribir ‘vete a la mierda’ en sus aviones porque es ‘obsceno'¬Ľ. Esta hipocres√≠a enfurece a Kurtz hasta el punto en que ya no puede cumplir con las pautas morales ¬ęt√≠midas¬Ľ del Ej√©rcito, al igual que el Kurtz de Conrad ya no puede obedecer los ¬ęm√©todos¬Ľ que le sugiere la Compa√Ī√≠a. Ambos detestan las mentiras de sus superiores: recuerde el comentario de Kurtz al gerente cuando llega a la Estaci√≥n Interior para ¬ęrescatarlo¬Ľ: ¬ę¬°S√°lvame!, salva el marfil, quieres decir. No me digas. yo!¬Ľ Su comentario posterior al gerente sobre su salud (¬ęNo tan enfermo como le gustar√≠a creer¬Ľ) es el equivalente de la carta del Coronel Kurtz: Tanto la Compa√Ī√≠a como el Ej√©rcito quieren fingir que sus ¬ęKurtzes¬Ľ est√°n locos en lugar de para admitir la verdad, que es que ambos hombres ven sus respectivas organizaciones por lo que realmente son.

Cuando Willard se encuentra con Kurtz en la √ļltima parte de la pel√≠cula, Coppola enfatiza el poder de Kurtz, pero tambi√©n el cansancio que ese poder crea en Kurtz. Willard es hecho prisionero y encerrado en una jaula; En una noche lluviosa, Kurtz despierta a Willard, quien deja caer la cabeza de uno de los miembros de la tripulaci√≥n de Willard en su regazo, como si dijera: ¬ęEsto es lo que soy capaz de hacer por capricho¬Ľ. Sin embargo, despu√©s de esta demostraci√≥n de fuerza, Kurtz comienza a cuidar a Willard para que recupere la salud, y Coppola finalmente deja en claro que Kurtz conoce la misi√≥n de Willard y, lo que es m√°s importante, quiere que la cumpla. ¬ęSi todav√≠a estaba vivo era s√≥lo porque √©l quer√≠a que fuera as√≠¬Ľ, se√Īala Willard. Al igual que Kurtz en coraz√≥n de la oscuridad, el coronel Kurtz no puede sostener su vida de vac√≠o agotador. Ambos Kurtz sucumben a la tentaci√≥n de los ¬ęinstintos brutales olvidados¬Ľ y, como resultado, ambos descubren que sus vidas se vuelven ¬ęhuecas¬Ľ. Mientras se acerca al coronel Kurtz con un machete, la voz de Willard explica: ¬ęTodos quer√≠an que lo hiciera¬Ľ, incluida la jungla, ¬ęde quien realmente recibi√≥ sus √≥rdenes¬Ľ. El coronel Kurtz quiere morir, porque despu√©s de enterarse de lo que se ha hecho a s√≠ mismo, necesita (como explica Willard), ¬ęalguien que le quite el dolor¬Ľ. Cuando Willard lo mata, el coronel Kurtz ofrece poca resistencia; Coppola intercala la escena del asesinato del Coronel Kurtz con el sacrificio de un toro para sugerir que el Coronel Kurtz es ¬ęsacrificado¬Ľ por los pecados del Ej√©rcito. Eventualmente, pronuncia las mismas palabras finales que su contraparte con el mismo efecto ambiguo.

Despu√©s de que Willard mata al coronel Kurtz, sale de la cabina, machete en mano, y ve a cientos de seguidores de Kurtz inclinarse ante √©l mientras camina hacia su bote. Sin embargo, antes de comenzar su regreso, Willard duda, ya que tiene la oportunidad de convertirse en el sucesor de Kurtz. Sin embargo, despu√©s de un momento, regresa al barco y a la poca seguridad que ofrece. Entonces, en ambos coraz√≥n de la oscuridad y Apocalipsis ahora, ambos protagonistas aprenden la misma lecci√≥n: incluso un hombre tan ¬ęiluminado¬Ľ y venerado como Kurtz puede sucumbir a su lado oscuro si se libera de las limitaciones de la sociedad. Ambos protagonistas tambi√©n pueden retroceder ante el destino que esperaba a Kurtz, pero ambos tambi√©n se enfrentan cara a cara con ¬ęuna oscuridad impenetrable¬Ľ que desaf√≠a sus creencias morales m√°s b√°sicas. Sin conocer sus respectivos Kurtzes, los dos hombres habr√≠an encontrado el mundo menos oscuro que en el momento de sus narraciones. Pero, como sugieren Conrad y Coppola, no puedes ¬ędejar de ver¬Ľ lo que √©l ya ha vislumbrado: Marlow y Willard pueden retroceder, pero nunca olvidar√°n lo que estaba al borde.



Deja un comentario