La muerte llega al arzobispo



Resumen y Revisión del Libro 9: Capítulos 1-8

Resumen

El Arzobispo Latour se retira a una peque√Īa finca a cuatro millas al norte de Santa Fe que compr√≥ para vivir en ella durante los √ļltimos a√Īos de su vida. La propiedad cuenta con un √°rbol de albaricoque que tiene m√°s de doscientos a√Īos y todav√≠a da frutos deliciosos. Cultiva un huerto y un jard√≠n. Instruye a los nuevos sacerdotes en el idioma espa√Īol, as√≠ como en el car√°cter y tradiciones de la gente de la di√≥cesis. Latour aconseja a los nuevos sacerdotes que planten √°rboles frutales en sus parroquias para equilibrar la dieta mexicana. Cita al fil√≥sofo cat√≥lico Blaise Pascal: ¬ęEl hombre se perdi√≥ y se salv√≥ en un jard√≠n¬Ľ. Cultiva flores silvestres, incluida la verbena, que cubre la ladera en muchos tonos de p√ļrpura, el color episcopal.

En enero de 1889, el arzobispo queda atrapado en una tormenta, luego enferma y pide permiso para volver a Santa Fe a morir. Bernard, un joven sacerdote que comparte el temperamento de Latour y se ha vuelto como el hijo de un arzobispo, le dice a Latour que no morirá de un resfriado. Latour responde que no morirá de un resfriado, sino por haber vivido. A partir de ese momento, Latour solo habla francés, lo que alarma a la casa. Programa su regreso a Santa Fe para que coincida con la puesta del sol, que es la misma hora del día en que ingresó por primera vez a la ciudad.

Latour regresa a Santa Fe en febrero. Se detiene para admirar la catedral. Est√° complacido de que el arquitecto franc√©s con el que trabaj√≥ pudo hacer que la iglesia encajara en el paisaje. La familia de Latour esperaba que regresara a Francia para sus √ļltimos a√Īos, pero √©l prefiere quedarse en Nuevo M√©xico porque ah√≠ es donde ¬ęsiempre se despertaba joven¬Ľ. Le encanta el aire en los ¬ębordes brillantes del mundo¬Ľ.

Latour le cuenta a Bernard la historia de la Iglesia Cat√≥lica en Nuevo M√©xico. Recuerda c√≥mo los primeros sacerdotes espa√Īoles entraron en un pa√≠s hostil, pero cuando √©l lleg√≥, la gente era amable. Intenta impresionar a los j√≥venes sacerdotes que los primeros misioneros sufrieron tanto.

Latour recuerda la historia del padre Jun√≠pero, un monje perdido en el desierto, que encuentra a una familia mexicana pobre y es cobijado por ellos. Se vuelve obvio para el lector que la familia es una representaci√≥n de la Sagrada Familia de Jos√©, Mar√≠a y Jes√ļs. Cuando Jun√≠pero les cuenta a los hermanos del monasterio sobre la familia, se le informa que no hay casa dentro de las doce leguas del √°rea por donde viaj√≥ Jun√≠pero. (ligas son una antigua medida de tierra en partes de los Estados Unidos que alguna vez fueron mexicanas; 1 legua equivale a unos 4.400 acres.)

Latour contempla las elecciones de su amigo Vaillant. Considera cómo Vaillant se debatía entre la lealtad a su familia y su fe. Sin el apoyo de Latour, Vaillant habría perdido las ganas de viajar al Nuevo Mundo. Por su parte, Vaillant sobreexpandió financieramente su parroquia, lo que provocó reprimendas oficiales del Vaticano.

Latour sobrevive a Vaillant (se le dice al lector que se trata de un dispositivo literario y que lo contrario es en realidad exacto). Recuerda la devoción que Vaillant inspiraba en los demás. Un sacerdote, el padre Revardy, era tan devoto de Vaillant que corrió de Chicago al funeral de Vaillant, a pesar de que él mismo había sido atacado por una enfermedad fatal. Revardy llega en medio del funeral de Vaillant y muere varios días después.

Eusabio visita al cura y se da cuenta de que Latour se está muriendo. El arzobispo le dice a Bernard que vio que se corrigieron dos errores: el fin de la esclavitud y el regreso de los navajos a su propio país.

Durante los a√Īos intermedios del obispo en Nuevo M√©xico, fue testigo de la persecuci√≥n de los navajos. Latour admiraba a la tribu y estaba profundamente preocupado por el maltrato que recib√≠an. Kit Carson hab√≠a conquistado al √ļltimo de ellos destruyendo sus campos de ma√≠z y huertos de duraznos. Eusabio le pide a Latour que se re√ļna con el l√≠der navajo, Manuelito. Manuelito le pide al obispo que defienda el caso de los navajos ante los pol√≠ticos en Washington, DC Latour le dice a Manuelito que un sacerdote cat√≥lico romano tiene poca autoridad con un gobierno protestante. Manuelito no cree en Latour y se esconde de Kit Carson. El gobierno da marcha atr√°s en su pol√≠tica hacia los navajos cinco a√Īos despu√©s y regresan a sus tierras santas. En 1875, Latour y su arquitecto visitan a los navajos.

En sus √ļltimos d√≠as, Latour se niega a comer. Su di√≥cesis reza por √©l. Recibe los √ļltimos ritos. Sus pensamientos finales son sobre √©l tranquilizando a Vaillant para que le d√© el coraje de emprender las misiones del Nuevo Mundo. Muere esa noche.

An√°lisis

En esta √ļltima secci√≥n del libro, se le da al lector una perspectiva de la vida del Arzobispo. Los frutos del trabajo del obispo est√°n simbolizados por los albaricoques, el jard√≠n y las flores silvestres. Recuper√≥ una di√≥cesis, construy√≥ una catedral, ense√Ī√≥ a nuevos sacerdotes y encontr√≥ un hijo sustituto en Bernard. Silenciosamente aliment√≥ y cultiv√≥ la fe cat√≥lica en su di√≥cesis. Vio el b√ļfalo reemplazado por el ferrocarril, la emancipaci√≥n de los esclavos y la restauraci√≥n de los navajos en sus tierras. Vio que la ignorancia y la sospecha en los mexicanos daban paso a la fe real. De un pa√≠s no recuperado, Nuevo M√©xico se convirti√≥ en una fuente de la fe cat√≥lica.

Para Latour es importante que la catedral encaje en el paisaje, en referencia a su admiraci√≥n por la capacidad de Eus√°bio para minimizar su presencia en el paisaje. Sus √ļltimos pensamientos est√°n en la decisi√≥n de venir al Nuevo Mundo, completando su historia de vida.



Deja un comentario