La isla del Dr. Moreau : Resumen

El cl√°sico de ciencia ficci√≥n de HG Wells, La isla del doctor Moreau, pide al lector que considere los l√≠mites de las ciencias naturales y la distinci√≥n entre hombres y bestias. Una extra√Īa mezcla de ciencia ficci√≥n, romance y meandros filos√≥ficos, es uno de los est√°ndares de la ciencia ficci√≥n temprana.

Comienza con el protagonista, un caballero de clase alta llamado Prendick, que se encuentra naufragado en el oc√©ano. Un barco que pasa lo lleva a bordo y un m√©dico llamado Montgomery lo revive. Le explica a Prendick que se dirigen a una isla sin nombre donde trabaja, y que los animales a bordo del barco viajan con √©l. Prendick tambi√©n conoce a un nativo grotesco y bestial llamado M’ling que parece ser el sirviente de Montgomery.

Sin embargo, cuando llegan a la isla, tanto el capit√°n del barco como el doctor Moreau se niegan a tomar Prendick. La tripulaci√≥n lo empuja de regreso al bote salvavidas del que lo rescataron, pero al ver que el barco realmente tiene la intenci√≥n de abandonarlo, los isle√Īos se compadecen y terminan regresando por √©l. Montgomery le presenta al doctor Moreau, un hombre fr√≠o y preciso que investiga en la isla. Tras descargar a los animales del barco, deciden alojar a Prendick en una habitaci√≥n exterior del recinto en el que viven. Prendick siente una gran curiosidad por saber qu√© investiga exactamente Moreau en la isla, especialmente despu√©s de cerrar con llave la parte interior del recinto sin explicar por qu√©. Prendick recuerda de repente que ha o√≠do hablar de Moreau y que hab√≠a sido un eminente fisi√≥logo en Londres antes de que un periodista expusiera sus horribles experimentos de vivisecci√≥n.

Al d√≠a siguiente, Moreau comienza a trabajar en un puma, y ‚Äč‚Äčsus gritos angustiados empujan a Prendick a la jungla. Mientras deambula, se encuentra con un grupo de personas que parecen humanas pero que tienen un parecido inconfundible con los cerdos. Mientras regresa al recinto, de repente se da cuenta de que lo est√°n siguiendo. Entra en p√°nico y huye, y en un desesperado intento de defensa logra aturdir a su atacante, un monstruoso h√≠brido de animal y hombre. Cuando regresa al recinto y cuestiona a Montgomery, Montgomery se niega a ser abierto con √©l. Despu√©s de no obtener una explicaci√≥n, Prendick finalmente se rinde y toma un somn√≠fero.

Prendick se despierta a la ma√Īana siguiente con las actividades de la noche anterior frescas en su mente. Al ver que la puerta interior se ha dejado sin llave, entra y encuentra una forma humanoide con vendas sobre la mesa. √Čl cree que Moreau ha estado viviseccionando humanos y que √©l es el pr√≥ximo sujeto de prueba. Huye a la jungla, donde se encuentra con un Hombre Mono que lo lleva a una colonia de criaturas mitad humano / mitad animal similar. El l√≠der, una cosa grande y gris llamada el Decir de la Ley, le hace recitar una extra√Īa letan√≠a llamada la Ley que involucra prohibiciones contra el comportamiento bestial y alabanza a Moreau. De repente, Moreau irrumpe en la colonia y Prendick escapa por la parte de atr√°s hacia la jungla. Se dirige al oc√©ano, donde planea ahogarse antes que permitir que Moreau experimente con √©l. Moreau y Montgomery lo confrontan, sin embargo, y Moreau explica que las criaturas, la Gente de las Bestias, son animales que ha viviseccionado para parecerse a los humanos. Prendick regresa al recinto, donde Moreau le explica que lleva once a√Īos en la isla, esforz√°ndose por hacer una transformaci√≥n completa de animal a humano. Aparentemente, su √ļnica raz√≥n del dolor que inflige es la curiosidad cient√≠fica. Prendick acepta la explicaci√≥n tal como est√° y comienza su vida en la isla.

Un día, mientras él y Montgomery pasean por la isla, se encuentran con un conejo a medio comer. Comer carne y saborear sangre es una de las prohibiciones más fuertes de la Ley, por lo que Montgomery y Moreau se preocupan mucho. Moreau convoca una asamblea de los Hombres Bestia. Identifica al Hombre Leopardo (el mismo que persiguió a Prendick la primera vez que vagó por la jungla) como el transgresor. El Hombre Leopardo huye, pero cuando el grupo lo acorrala en una maleza, Prendick se apiada de él y le dispara, evitando que regrese a la mesa de operaciones de Moreau. Moreau está furioso pero no puede hacer nada al respecto.

A medida que pasa el tiempo, Prendick comienza a adormecerse a s√≠ mismo ante lo grotesco de la gente de las bestias. Un d√≠a, sin embargo, sale de este estancamiento cuando el puma se libera de sus ataduras y escapa del laboratorio. Moreau lo persigue, pero los dos terminan mat√°ndose. Montgomery se desmorona, y habi√©ndose emborrachado bastante, decide compartir su alcohol con los Hombres Bestia. Prendick intenta detenerlo, pero Montgomery amenaza con violencia y deja el recinto solo con botella en mano. M√°s tarde en la noche, Prendick escucha una conmoci√≥n afuera; sale corriendo y ve que Montgomery parece haber estado involucrado en una pelea con la Gente de las Bestias. Muere frente a Prendick, que ahora es el √ļltimo humano que queda en la isla. No intenta reclamar el trono vacante de Moreau en la isla, sino que se conforma con vivir con la Gente de las Bestias mientras intenta construir y aprovisionar una balsa con la que tiene la intenci√≥n de salir de la isla. Afortunadamente para √©l, finalmente un barco habitado por dos cad√°veres llega a la playa. Prendick arroja los cuerpos, obtiene suministros y se va a la ma√Īana siguiente.

Lo recoge un barco solo tres d√≠as despu√©s, pero cuando cuenta su historia, la tripulaci√≥n piensa que est√° loco. Para evitar ser declarado loco, finge no recordar el a√Īo que pas√≥ entre el primer naufragio y su rescate final. Cuando regresa a Inglaterra, sin embargo, descubre que se siente r√≠gidamente inc√≥modo con otros humanos, porque tiene la sospecha irracional de que todos son gente de las bestias en peligro de una reversi√≥n repentina y violenta al animalismo. Se contenta con la soledad y el estudio de la qu√≠mica y la astronom√≠a, encontrando la paz arriba en los cuerpos celestes.

El cl√°sico de ciencia ficci√≥n de HG Wells, La isla del doctor Moreau, pide al lector que considere los l√≠mites de las ciencias naturales y la distinci√≥n entre hombres y bestias. Una extra√Īa mezcla de ciencia ficci√≥n, romance y meandros filos√≥ficos, es uno de los est√°ndares de la ciencia ficci√≥n temprana.

 

Comienza con el protagonista, un caballero de clase alta llamado Prendick, que se encuentra naufragado en el oc√©ano. Un barco que pasa lo lleva a bordo y un m√©dico llamado Montgomery lo revive. Le explica a Prendick que se dirigen a una isla sin nombre donde trabaja, y que los animales a bordo del barco viajan con √©l. Prendick tambi√©n conoce a un nativo grotesco y bestial llamado M’ling que parece ser el sirviente de Montgomery.

Sin embargo, cuando llegan a la isla, tanto el capit√°n del barco como el doctor Moreau se niegan a tomar Prendick. La tripulaci√≥n lo empuja de regreso al bote salvavidas del que lo rescataron, pero al ver que el barco realmente tiene la intenci√≥n de abandonarlo, los isle√Īos se compadecen y terminan regresando por √©l. Montgomery le presenta al doctor Moreau, un hombre fr√≠o y preciso que investiga en la isla. Tras descargar a los animales del barco, deciden alojar a Prendick en una habitaci√≥n exterior del recinto en el que viven. Prendick siente una gran curiosidad por saber qu√© investiga exactamente Moreau en la isla, especialmente despu√©s de cerrar con llave la parte interior del recinto sin explicar por qu√©. Prendick recuerda de repente que ha o√≠do hablar de Moreau y que hab√≠a sido un eminente fisi√≥logo en Londres antes de que un periodista expusiera sus horribles experimentos de vivisecci√≥n.

Al d√≠a siguiente, Moreau comienza a trabajar en un puma, y ‚Äč‚Äčsus gritos angustiados empujan a Prendick a la jungla. Mientras deambula, se encuentra con un grupo de personas que parecen humanas pero que tienen un parecido inconfundible con los cerdos. Mientras regresa al recinto, de repente se da cuenta de que lo est√°n siguiendo. Entra en p√°nico y huye, y en un desesperado intento de defensa logra aturdir a su atacante, un monstruoso h√≠brido de animal y hombre. Cuando regresa al recinto y cuestiona a Montgomery, Montgomery se niega a ser abierto con √©l. Despu√©s de no obtener una explicaci√≥n, Prendick finalmente se rinde y toma un somn√≠fero.

Prendick se despierta a la ma√Īana siguiente con las actividades de la noche anterior frescas en su mente. Al ver que la puerta interior se ha dejado sin llave, entra y encuentra una forma humanoide con vendas sobre la mesa. √Čl cree que Moreau ha estado viviseccionando humanos y que √©l es el pr√≥ximo sujeto de prueba. Huye a la jungla, donde se encuentra con un Hombre Mono que lo lleva a una colonia de criaturas mitad humano / mitad animal similar. El l√≠der, una cosa grande y gris llamada el Decir de la Ley, le hace recitar una extra√Īa letan√≠a llamada la Ley que involucra prohibiciones contra el comportamiento bestial y alabanza a Moreau. De repente, Moreau irrumpe en la colonia y Prendick escapa por la parte de atr√°s hacia la jungla. Se dirige al oc√©ano, donde planea ahogarse antes que permitir que Moreau experimente con √©l. Moreau y Montgomery lo confrontan, sin embargo, y Moreau explica que las criaturas, la Gente de las Bestias, son animales que ha viviseccionado para parecerse a los humanos. Prendick regresa al recinto, donde Moreau le explica que lleva once a√Īos en la isla, esforz√°ndose por hacer una transformaci√≥n completa de animal a humano. Aparentemente, su √ļnica raz√≥n del dolor que inflige es la curiosidad cient√≠fica. Prendick acepta la explicaci√≥n tal como est√° y comienza su vida en la isla.

Un día, mientras él y Montgomery pasean por la isla, se encuentran con un conejo a medio comer. Comer carne y saborear sangre es una de las prohibiciones más fuertes de la Ley, por lo que Montgomery y Moreau se preocupan mucho. Moreau convoca una asamblea de los Hombres Bestia. Identifica al Hombre Leopardo (el mismo que persiguió a Prendick la primera vez que vagó por la jungla) como el transgresor. El Hombre Leopardo huye, pero cuando el grupo lo acorrala en una maleza, Prendick se apiada de él y le dispara, evitando que regrese a la mesa de operaciones de Moreau. Moreau está furioso pero no puede hacer nada al respecto.

A medida que pasa el tiempo, Prendick comienza a adormecerse a s√≠ mismo ante lo grotesco de la gente de las bestias. Un d√≠a, sin embargo, sale de este estancamiento cuando el puma se libera de sus ataduras y escapa del laboratorio. Moreau lo persigue, pero los dos terminan mat√°ndose. Montgomery se desmorona, y habi√©ndose emborrachado bastante, decide compartir su alcohol con los Hombres Bestia. Prendick intenta detenerlo, pero Montgomery amenaza con violencia y deja el recinto solo con botella en mano. M√°s tarde en la noche, Prendick escucha una conmoci√≥n afuera; sale corriendo y ve que Montgomery parece haber estado involucrado en una pelea con la Gente de las Bestias. Muere frente a Prendick, que ahora es el √ļltimo humano que queda en la isla. No intenta reclamar el trono vacante de Moreau en la isla, sino que se conforma con vivir con la Gente de las Bestias mientras intenta construir y aprovisionar una balsa con la que tiene la intenci√≥n de salir de la isla. Afortunadamente para √©l, finalmente un barco habitado por dos cad√°veres llega a la playa. Prendick arroja los cuerpos, obtiene suministros y se va a la ma√Īana siguiente.

Lo recoge un barco solo tres d√≠as despu√©s, pero cuando cuenta su historia, la tripulaci√≥n piensa que est√° loco. Para evitar ser declarado loco, finge no recordar el a√Īo que pas√≥ entre el primer naufragio y su rescate final. Cuando regresa a Inglaterra, sin embargo, descubre que se siente r√≠gidamente inc√≥modo con otros humanos, porque tiene la sospecha irracional de que todos son gente de las bestias en peligro de una reversi√≥n repentina y violenta al animalismo. Se contenta con la soledad y el estudio de la qu√≠mica y la astronom√≠a, encontrando la paz arriba en los cuerpos celestes.

Deja un comentario