La insignia roja del valor



Resumen y análisis Capítulo 21

Resumen

Despu√©s de repeler el contraataque enemigo, Henry y el resto de su regimiento regresan a sus l√≠neas, donde se encuentran con burlas y comentarios despectivos de otro regimiento. Henry est√° irritado por los comentarios, al igual que el teniente y el oficial de barba roja. Henry mira hacia atr√°s a la distancia que el regimiento ha recorrido en la carga y se da cuenta con sorpresa de que realmente no se han aventurado muy lejos de su l√≠nea. Comienza a pensar que las burlas del regimiento que saluda est√°n justificadas. Sin embargo, a medida que Henry reflexiona m√°s sobre la carga, se siente bastante feliz y satisfecho con su desempe√Īo personal durante la batalla.

Mientras los hombres descansan, el general que recomendó que el 304 liderara la carga ingresa al campamento y se enfrenta al coronel del regimiento y critica los esfuerzos de los hombres. Quiere saber por qué el regimiento no pudo avanzar otros 30 metros por el terreno. El coronel del regimiento parece preparado para responder con enojo al oficial crítico; sin embargo, retrocede. El general se va resoplando. El teniente, que escucha los comentarios del general, comienza a defender los esfuerzos del regimiento, pero el coronel lo rechaza. Los otros soldados, incluidos Henry y Wilson, defienden sus esfuerzos y cuentan sus esfuerzos con elogios. Cuanto más hablan, más se enfadan con el general.

En este punto, sin embargo, varios soldados comienzan a contar una conversaci√≥n que escucharon entre el coronel y el teniente. El coronel le pregunt√≥ al teniente que llevaba la bandera durante la carga. Cuando el teniente le dice al coronel que era Fleming, el coronel llama a Henry ¬ęjimhickey¬Ľ, un t√©rmino de gran elogio. El teniente tambi√©n le dice al coronel que Wilson lideraba la carga junto con Henry. Como resultado de escuchar estos comentarios, Henry y Wilson sienten un gran orgullo y satisfacci√≥n por sus esfuerzos.

An√°lisis

Cuando Henry y el regimiento regresan a sus l√≠neas despu√©s de su carga y despu√©s de repeler el contraataque del enemigo, un regimiento que espera los recibe con desprecio. La reacci√≥n de Henry es de ira. El lector ha visto c√≥mo la ira de Henry se acercaba al nivel del odio en otras ocasiones en encuentros recientes con el enemigo. Ahora Henry incluso odia a sus compa√Īeros de tropa. Es una m√°quina de rabia que puede convertirse en odio por cualquier cosa o cualquiera que desaf√≠e su coraje o el coraje de su regimiento. Este es un gran cambio con respecto al Henry temeroso y dudoso que el lector vio al comienzo del libro.

Al mismo tiempo, Henry tambi√©n se caracteriza por ser un soldado realista. Cuando analiza la actuaci√≥n de su regimiento en relaci√≥n con el territorio cubierto por la carga, se da cuenta de que las distancias recorridas ‚Äúfueron triviales y rid√≠culas‚ÄĚ. Considera que quiz√°s las cr√≠ticas a su regimiento por parte del otro regimiento est√©n justificadas. Cuando ve a su regimiento desali√Īado ¬ęahog√°ndose con sus cantimploras¬Ľ, le disgusta su debilidad porque piensa en su propio comportamiento y desempe√Īo durante la carga y est√° bastante complacido.

Tem√°ticamente, este cap√≠tulo sigue centr√°ndose en el deber y la confianza. Henry sabe que se desempe√Ī√≥ bien. Su comandante lo elogi√≥ como un soldado ¬ęjimhickey¬Ľ. Inicialmente est√° irritado por las cr√≠ticas del otro regimiento, pero al reflexionar puede ver su punto de vista. Esto demuestra madurez y confianza en su capacidad. A medida que aumenta la confianza de Henry y aprende el concepto del deber, se convierte en un excelente soldado.

El di√°logo entre soldados registrado al final del cap√≠tulo hace un uso extensivo del dialecto. Por ejemplo, un soldado dice: ¬ęBueno, se√Īor, el coronel se encontr√≥ con su teniente justo al lado de nosotros, eso fue lo peor que escuch√© en mi vida, y dijo: ‘¬°Ejem! ¬°Ejem!’ √©l dice: ¬ę¬°Se√Īor Hasbrouck! ¬ŅSabe √©l, por cierto, qui√©n era ese ni√Īo que llevaba la bandera? √Čl sabe, . . .¬Ľ Este uso del dialecto le permite al lector ver que los soldados son hombres, no m√°quinas. Los soldados tienen la misma necesidad de informaci√≥n, elogios y reconocimiento, as√≠ como la necesidad de usar el idioma que conocen (su dialecto) para compartir estas necesidades con los dem√°s, como lo hacen todos los seres humanos.

Finalmente, un tono de aprensión ensombrece este capítulo. Hay una sensación inquietante de que tal vez las cosas van muy bien psicológica y conductualmente para Henry. Esto es guerra, y la guerra es impredecible. El lector siente que la nueva confianza de Henry y la entusiasta aceptación del deber son demasiado frágiles. Pueden romperse si, por ejemplo, le sucede algo al teniente, a Wilson, al mismo Henry u otro soldado cercano a Henry.



Deja un comentario