la influencia de Hemingway



Ensayos críticos La influencia de Hemingway

El personaje de Hemingway

Ernest Hemingway fue considerado el escritor m√°s influyente del siglo XX. Con la publicaci√≥n de adi√≥s a las armas en 1929 alcanz√≥ una fama generalizada y, a pesar de una disminuci√≥n constante en la calidad de su trabajo, su fama sigui√≥ creciendo hasta su suicidio en 1961 y m√°s all√°. Prueba de ello es la pel√≠cula de 1958 de O el viejo y el mar; es dif√≠cil imaginar un libro menos adecuado para la pantalla grande y, sin embargo, la celebridad de Hemingway en el momento de su publicaci√≥n era tan grande que Hollywood pr√°cticamente no tuvo m√°s remedio que filmar la telenovela. La publicaci√≥n de fragmentos recuperados de la obra in√©dita del escritor construcciones nunca dej√≥ de aparecer en los titulares de todo el mundo, ya que una fiesta m√≥vil en 1964 por la llamada ¬ęmemoria ficticia¬Ľ Verdad a primera luzen 1999. Al igual que los de Shakespeare y Einstein, el rostro de Hemingway es reconocido por millones de personas que nunca han le√≠do ni una palabra de lo que escribi√≥.

Sin embargo, Hemingway logr√≥ algo m√°s que la celebridad. Si la imitaci√≥n es la forma m√°s sincera de adulaci√≥n, entonces fue un gran escritor. Sobre todo despu√©s de leer adi√≥s a las armas, la influencia de Hemingway es f√°cil de discernir en un gran n√ļmero de escritores que lo siguieron. Esta influencia tom√≥ tres formas: tem√°tica, estil√≠stica y el estilo de vida de ¬ęPap√°¬Ľ Hemingway.

Como argumenta el cr√≠tico literario Leslie Fiedler en su estudio Amor y muerte en la novela americana, el h√©roe literario estadounidense cl√°sico es un soldado, marinero o vaquero que es valiente, lac√≥nico y (en √ļltima instancia) solitario. De Ojo de Halc√≥n a James Fenimore Cooper El √ļltimo de los mohicanos a trav√©s de dick mobyIshmael de Ishmael y Huckleberry Finn de Mark Twain, estos personajes ¬ęsalen a los territorios¬Ľ porque no encajan en la sociedad educada, y aprenden r√°pidamente a ser autosuficientes en la naturaleza, en el mar o en combate. Hemingway, quien identific√≥ Las aventuras de Huckleberry Finn como fuente de toda la literatura estadounidense, reconoci√≥ este arquetipo, luego lo actualiz√≥ y perfeccion√≥. El tema dominante de sus cuentos y libros fue la ¬ęgracia bajo presi√≥n¬Ľ, espec√≠ficamente, la capacidad de los ¬ęhombres sin mujeres¬Ľ (el t√≠tulo de una colecci√≥n de cuentos tempranos) para mantener la calma y la competencia frente a la violencia que amenaza la vida.

Así, los héroes de Hemingway como Frederic Henry aceptan estoicamente no solo las heridas de la guerra sino también el dolor de perder a sus seres queridos. (Piense en Henry caminando bajo la lluvia después de la agonizante muerte de su amante y su hijo al final de adiós a las armas.) Ya sea que manejen armas de fuego, apuesten a caballos o pidan vino, son increíblemente hábiles en lo que hacen, y cuando el universo conspira para derrotarlos, nunca se quejan.

La influencia del h√©roe de Hemingway puede verse, por tanto, en muchos de los soldados literarios que siguieron los pasos de Henry: por ejemplo, el protagonista de la obra de James Salter Los cazadores, un relato de las haza√Īas de un escuadr√≥n de pilotos de aviones de la Guerra de Corea. Esto es a√ļn m√°s evidente en los arquet√≠picos detectives de habla dura de Raymond Chandler (el gran sue√Īo) y James Ellroy (LA Confidencial). (Nota: al igual que Frederic Henry, el protagonista de Chandler, Philip Marlowe, es un veterano de la Primera Guerra Mundial, como lo demuestra su abrigo, el abrigo que usan los oficiales aliados en las trincheras de Francia e Italia. Los vaqueros representados en la pantalla fueron influenciados por el h√©roe de Hemingway). en Cormac McCarthy Trilog√≠a de fronteras son esencialmente personajes de Hemingway tambi√©n.

El estilo Hemingway

La influencia de Hemingway fue a√ļn m√°s pronunciada en el campo de la prosa. En su primera y posterior colecci√≥n de historias, combin√≥ elementos de Gertrude Stein, James Joyce y el periodismo para crear un enfoque radicalmente moderno de la escritura de oraciones y p√°rrafos que se distingue por las siguientes caracter√≠sticas:

  • Un √©nfasis en sustantivos y verbos en lugar de adjetivos y adverbios.. Esto est√° estrechamente relacionado con la preferencia de Hemingway por lo real frente a lo abstracto. ¬ęSiempre me han avergonzado las palabras sagrado, glorioso y sacrificio y la expresi√≥n en vano¬Ľ, nos dice Frederic Henry en adi√≥s a las armas. ¬ęPalabras abstractas como gloria, honor, coraje o consagraci√≥n eran obscenas al lado de nombres concretos de pueblos, n√ļmeros de carreteras, nombres de r√≠os, n√ļmeros de regimientos y fechas¬Ľ.
  • Una paleta de palabras limitada. Hemingway hablaba con fluidez tres lenguas romances: franc√©s, espa√Īol e italiano. Cada uno tiene un vocabulario mucho m√°s peque√Īo que el ingl√©s y, sin embargo, cada uno logra ser ricamente expresivo. Hemingway puede haberse inspirado en este fen√≥meno.
  • Repetici√≥n frecuente de las mismas palabras y frases. ‚ÄĒ una t√©cnica aprendida de Gertrude Stein. (Las l√≠neas m√°s conocidas que escribi√≥ fueron ¬ęUna rosa es una rosa es una rosa¬Ľ y ¬ęCuando llegas all√≠, no hay all√≠¬Ľ).
  • Oraciones cortas (¬ęAl a√Īo siguiente, hubo muchas victorias¬Ľ). u oraciones largas que consisten en oraciones cortas y oraciones conectadas por conjunciones: ¬ęSe tom√≥ la monta√Īa que estaba m√°s all√° del valle y la ladera donde crec√≠a el casta√Īo y hubo victorias m√°s all√° de la llanura en la meseta hacia el sur y cruzamos el r√≠o en agosto y viv√≠amos en una casa en Gorizia que ten√≠a un manantial y muchos √°rboles frondosos en un jard√≠n amurallado y una enredadera de glicina p√ļrpura en el costado de la casa¬Ľ. (adi√≥s a las armasCapitulo dos)
  • La falta de claridad en la relaci√≥n entre una oraci√≥n y la siguiente. En lugar de escribir ¬ęBeb√≠ mucho vino porque era bueno¬Ľ, Hemingway escribe ¬ęEl vino era bueno. Beb√≠ mucho¬Ľ, solo insinuando la relaci√≥n. Por lo tanto, nos obliga a ser lectores activos, conectando los puntos y llenando los vac√≠os.

Muchos narradores (Salter, Chandler, McCarthy y otros) han tratado de recapitular los temas de Hemingway imitando su estilo de prosa. Sin embargo, durante las d√©cadas de 1970 y 1980, un grupo de escritores estadounidenses conocidos como los minimalistas adoptaron el estilo de Hemingway, pero rechazaron la ¬ęgracia bajo presi√≥n¬Ľ y dem√°s por considerarlas desagradables y quiz√°s permanentemente obsoletas.

En sus primeras historias, Ann Beattie escribi√≥ al estilo de Hemingway sobre los baby boomers acomodados paralizados por los desaf√≠os de la edad adulta. (Al igual que Chandler y tantos otros, Beattie mencion√≥ espec√≠ficamente a Hemingway como inspiraci√≥n, espec√≠ficamente las vi√Īetas entre los cap√≠tulos de en nuestro tiempoLos borrachos decadentes de Raymond Carver dif√≠cilmente podr√≠an ser menos heroicos, pero el uso de la dicci√≥n y la sintaxis en sus cuentos magistrales est√° profundamente en deuda con Hemingway. Frederick Barthelme contin√ļa elaborando historias y novelas con una voz intencionalmente plana y sin adornos sobre hombres en gran medida ineficaces (y mujeres sensuales y agresivas) que viven en el llamado Nuevo Sur. Todos estos escritores han descartado los excesos a veces vergonzosos asociados con el sistema de valores de Hemingway, manteniendo las lecciones que les ense√Ī√≥ como escritor en prosa.

La forma de vida de Hemingway

Finalmente, de muchas maneras, Ernest Hemingway ejemplific√≥ para el siglo XX lo que significa vivir como un escritor. El ejemplo m√°s visible de su influencia en esta √°rea fue Norman Mailer. Aunque el estilo a menudo barroco de Mailer dif√≠cilmente podr√≠a ser m√°s diferente del de Hemingway (una excepci√≥n es la lac√≥nica ¬ęnovela de no ficci√≥n¬Ľ La canci√≥n del verdugo, que muchos cr√≠ticos consideran el mejor libro de Mailer), parece haber modelado su vida seg√ļn la de Hemingway, persiguiendo peleas, esposas en serie (Hemingway ten√≠a cuatro, Mailer seis) y celebridades como ¬ęPapa¬Ľ en general. Y la carrera de George Plimpton ha sido una especie de parodia de la de Hemingway: Plimpton vivi√≥ en Par√≠s cuando era joven, pero fund√≥ una revista en lugar de escribir cuentos y novelas. Desde entonces, se ha involucrado en una serie de acrobacias que parecen burlarse del estilo de vida vigoroso de Hemingway mientras trata de rendirle homenaje: pelear brevemente con un boxeador campe√≥n y jugar f√ļtbol profesional, por ejemplo, y luego escribir libros sobre las experiencias.

Antes de la publicación de adiós a las armas, los poetas románticos probablemente sirvieron como nuestro modelo principal para la vida de la escritura. Un escritor era un alma torturada recordando sus experiencias en tranquilidad, a la Wordsworth, Shelley y Keats. Hemingway cambió todo eso. proust compuso recuerdo de cosas pasadas en la cama; Hemingway escribió de pie. Así que se fue a cazar animales grandes oa pescar en alta mar, oa las corridas de toros.

Hoy, la influencia tem√°tica de Hemingway es v√≠ctima de su propio √©xito. El duro detective privado es una figura tan omnipresente en nuestra cultura que parece haber existido siempre. A medida que su muerte retrocede m√°s hacia el pasado, el estilo de vida de ¬ępap√°¬Ľ se vuelve m√°s dif√≠cil de recordar y, por lo tanto, m√°s dif√≠cil de emular que cuando las haza√Īas de Hemingway aparec√≠an en las noticias y en las p√°ginas. Vida revista. Sin embargo, en cuanto a la influencia de su prosa per se, el comit√© del Premio Nobel estaba en lo correcto cuando premi√≥ a Ernest Hemingway ¬ępor su dominio poderoso y formador de estilo en el arte de contar historias¬Ľ. Cambi√≥ la forma en que escribimos y leemos literatura, y la cambi√≥ para siempre.



Deja un comentario