la familia borgia



An√°lisis del personaje La familia Borgia

La familia Borgia se origin√≥ en Espa√Īa, donde el apellido se deletreaba ¬ęBorja¬Ľ. Cuando el cardenal Alfonso de Borja fue elegido inesperadamente Papa Calixto III en 1455, se inici√≥ la carrera de los Borgia. En 1456, Calixto nombr√≥ cardenal y vicecanciller de la iglesia a su sobrino Rodrigo, que entonces solo ten√≠a 25 a√Īos. Rodrigo us√≥ su posici√≥n para adquirir oficinas lucrativas en la iglesia y construir alianzas que eventualmente le permitir√≠an maniobrar su propia elecci√≥n como Papa Alejandro VI en 1492. Experto en acumular riqueza tanto para √©l como para la iglesia, Alejandro usar√≠a su dinero para mantener una lujosa corte y para promover la posici√≥n de su familia.

Sensual por naturaleza y notoriamente atractivo para las mujeres, Alejandro mantuvo abiertamente una serie de amantes, sobre todo Vannozza Catenei, una belleza romana que le dio cuatro hijos. En total, tuvo nueve hijos, incluidos dos nacidos despu√©s de convertirse en Papa. Alejandro us√≥ descaradamente a sus hijos como peones pol√≠ticos, planeando matrimonios estrat√©gicos para establecer una dinast√≠a Borgia. Arregl√≥ tres matrimonios para su infeliz hija Lucrecia: cuando su primer marido, un miembro de la familia Sforza, demostr√≥ que ya no era pol√≠ticamente √ļtil, Alejandro anul√≥ el matrimonio, alegando p√ļblicamente que el novio era impotente. Alejandro luego cas√≥ a Lucrecia con un pr√≠ncipe de N√°poles, quien fue asesinado unos a√Īos m√°s tarde por una banda de bandidos, supuestamente porque la pol√≠tica de los Borgia hacia N√°poles hab√≠a cambiado. Luego se cas√≥ con Alfonso d’Este de Ferrara, quien accedi√≥ solo despu√©s de una combinaci√≥n de amenazas y sobornos de Alejandro. Afortunadamente para Lucrezia, se hizo amada y respetada como la dama de Ferrara.

El hijo m√°s famoso de Alexander fue Cesare, su segundo hijo. Originalmente destinado a una carrera en la iglesia, Cesare se convirti√≥ en cardenal en 1493 a la escandalosa edad de 18 a√Īos. En 1497 desaparece su hermano mayor Juan, el favorito de su padre. Su cuerpo, con nueve pu√Īaladas, fue encontrado flotando en el r√≠o T√≠ber unos d√≠as despu√©s. Se dice que Cesare plane√≥ el asesinato. Fuera o no responsable, el asesinato cambi√≥ por completo la situaci√≥n de Cesare. Al a√Īo siguiente, renunci√≥ a su cardenalato y se fue a Francia para entregar al nuevo rey, Luis XII, la anulaci√≥n del matrimonio que le hab√≠a pedido a Alejandro, a cambio de una princesa francesa por esposa y la ayuda de los ej√©rcitos franceses para conquistar Roma√Īa. . . Esta regi√≥n era tradicionalmente parte de los Estados Pontificios, pero no estaba bajo un control firme. En 1499 comenz√≥ sus conquistas y en 1501 fue nombrado duque de Roma√Īa por su padre. En 1502 conquist√≥ Urbino y Camerino, y un grupo de sus aliados, sinti√©ndose amenazados por su √©xito, formaron una conspiraci√≥n contra √©l. No tuvieron √©xito y Cesare, fingiendo perd√≥n, los invit√≥ a una reuni√≥n en Senigallia, donde los ejecut√≥ a todos.

Cesare estaba en el apogeo de su poder en 1503 cuando Alejandro muri√≥ repentinamente. Sin la influencia pol√≠tica y el dinero de su padre, los recursos de Cesare se agotaron. Odiado y temido por muchos en Roma por sus t√°cticas despiadadas y ansia de poder, se encontr√≥ sin amigos. La elecci√≥n de un enemigo jurado de Borgia, Giuliano della Rovere, como Papa Julio II sell√≥ el destino de C√©sar. Fernando de Espa√Īa, un aliado del nuevo Papa, hizo arrestar a C√©sar en 1504, pero en 1506 C√©sar huy√≥ a Francia, donde trabaj√≥ como capit√°n para su cu√Īado, el rey de Navarra. Muri√≥ en una peque√Īa batalla en 1507.

La reputación de los Borgia por su astucia, decadencia, sensualidad y brutalidad estaba firmemente basada en la realidad, pero los chismes maliciosos y la imaginación popular la exageraron en proporciones fantásticas. Durante siglos, los historiadores han retratado a los Borgia como los grandes villanos del Renacimiento italiano. Se cree que César asesinó no solo a su hermano y a sus capitanes rebeldes, sino también al segundo marido de su hermana y a varios otros que lo ofendieron o se interpusieron en su camino. También se creía que los Borgia eran envenenadores experimentados, y casi todas las muertes inexplicables entre sus oponentes se atribuyeron al veneno. La admiración incondicional de Maquiavelo por los métodos de César reforzó su reputación como figuras diabólicas.



Deja un comentario