La bestia en la jungla : Resumen

Estas notas fueron aportadas por miembros de la comunidad . Agradecemos sus contribuciones y te animamos a que hagas las tuyas propias.

Capítulo I

La novela de Henry James comienza con un almuerzo al que John Marcher ha sido invitado, en una extravagante casa de Londres. En esta tarde de octubre, conoce a May Bartram. John reflexiona que quiz√°s la haya conocido antes y, mientras conversan, intenta ubicar su rostro. √Čl la describe como ‘claramente hermosa’ pero mucho mayor que cuando se conocieron anteriormente. Cuando May se acerca a √©l, recuerda muy bien a John Marcher.

Marcher se siente culpable por no recordar a May de inmediato y deja escapar que recuerda todo sobre ella en Roma hace ocho a√Īos, cuando se conocieron anteriormente. Mientras que May est√° feliz de que √©l recuerde, ella lo corrige. Fue en N√°poles que se conocieron, y hace diez a√Īos. Ella recuerda la empresa a la que corrigen, y un incidente en Pompeya donde una tormenta los oblig√≥ a refugiarse. Marcher desea que haya ocurrido un incidente rom√°ntico entre ellos en N√°poles, como salvarla de un barco volcado, para que haya algo de sustancia e historia en esta reuni√≥n. Ambos reconocen en silencio una atracci√≥n entre los dos y Marcher se pregunta por qu√© su reuni√≥n no fue antes.

May le dice a Marcher que recuerda un gran secreto que √©l le cont√≥ una vez en Sorrento. Ella le pregunta si todav√≠a es de esa clase, pero Marcher todav√≠a no recuerda lo que le dijo. Ella le pregunta ‘¬ŅHa sucedido alguna vez?’ y Marcher palidece, asombrado de haberle revelado su secreto a May. Ella es la √ļnica persona en el mundo que lo sabe. Marcher le pregunta c√≥mo se lo revel√≥ a May y ella le dice lo que dijo. Desde muy temprana edad, Marcher tuvo la ‘sensaci√≥n de ser reservado por algo raro y extra√Īo, posiblemente prodigioso y terrible’ que suceder√≠a, y estaba constantemente esperando el evento. May le pregunta si el evento podr√≠a ser enamoramiento, y Marcher lo niega; ya ha estado enamorado, y no ha sido lo suficientemente abrumador como para que sea el gran evento.

Juntos, analizan a√ļn m√°s lo que Marcher cree que ser√° el evento. May le pregunta si tiene miedo, pero √©l no lo sabe. √Čl le pregunta si ella lo ver√° con √©l, y ella accede.

Capitulo dos

May recuerda el tiempo que pasó en Londres con su tía y las visitas que hizo con Marcher a la National Gallery y al South Kensington Museum. La tía de May ha muerto y le ha dejado una gran suma de dinero en el testamento, por lo que decide comprar una casa en Londres para permanecer cerca de Marcher.

Marcher intenta recordar que mientras May observa con √©l, tiene una vida en la que le pueden pasar cosas extraordinarias. Est√° constantemente inquieto en la vida, pero se considera desinteresado y de buenos modales. Esta es su justificaci√≥n para ahora ser ego√≠sta y tomar gran parte de la vida adulta de May para s√≠ misma. Considera casarse con ella, pero decide que esto est√° fuera de discusi√≥n, ya que no era un ¬ęprivilegio que pudiera invitar a una mujer a compartir¬Ľ. Describe el algo que lo acecha como la ‘Bestia agachada en la jungla’, esperando para matarlo o ser asesinado. Marcher reflexiona a May que tal vez las buenas circunstancias que ha sentido que se avecinan son su mudanza a Londres, pero May se niega a creer que un suspenso tan especial pueda llevar a una conclusi√≥n tan aburrida.

Su amistad se describe como que Marcher tiene ¬ęun tornillo suelto para ella, pero a pesar de eso le gustaba¬Ľ, y continu√≥ siendo el guardi√°n de Marcher en el mundo. El resto del mundo pensaba que Marcher era maric√≥n, pero May es la √ļnica persona que sabe por qu√©. Cuando est√° en sociedad, Marcher usa una ‘m√°scara pintada con el social m√°s simple’, y solo May lo mir√≥ directamente a los ojos y descubri√≥ la verdad real sobre √©l.

Envejecen juntos y May contin√ļa dedicando su vida a observar a Marcher. Tienen suerte de que la sociedad sea generalmente desapercibida, por lo que pueden seguir siendo un poco queer sin mucha reacci√≥n. Un domingo, es el cumplea√Īos de May y Marcher le trae una peque√Īa baratija. May comenta que ella es la ‘mujer aburrida’ de Marcher, que lo hace aparecer ante la sociedad como un caballero normal. √Čl le pregunta si se siente enga√Īada, que no tiene a nadie a quien ¬ęsalvar¬Ľ, que la vigile. Ella responde que el destino llegar√° e insin√ļa que posiblemente ya lo haya hecho. Marcher cuestiona su significado y le pregunta si ahora le tiene miedo al destino, como le pregunt√≥ a Marcher en el almuerzo hace mucho tiempo. May afirma que cree que la actitud de Marcher es heroica y que est√° tan acostumbrado a esperar con miedo que ya no lo siente.

May le dice a Marcher que este no es el final de su reloj y que Marcher todav√≠a tiene todo por ver. √Čl le pregunta por qu√© no lo ha hecho y ella no se lo dice porque tiene miedo de su reacci√≥n. Ella le dice que nunca lo sabr√°.

Capítulo III

Marcher siente que ha seguido manteniendo su actitud desinteresada y lleva a May a la √≥pera varias noches al mes. √Čl le pregunta de nuevo qu√© la salva del escrutinio p√ļblico, y ella le dice que todav√≠a se habla mucho de ella. Ella le dice a Marcher que su intimidad con √©l siempre es cuestionada, pero lo √ļnico que le importa es ayudarlo a ‘pasar por un hombre como otro’.

A medida que contin√ļan sus vidas juntos, Marcher comienza a sentir un temor cada vez mayor de que una cat√°strofe le arrebatar√° a May. May finalmente le dice que ten√≠a miedo de tener una enfermedad de la sangre. A Marcher le preocupa mucho que May muera antes de ver su evento y conocer su destino. Marcher contin√ļa visit√°ndola en su casa, y ella est√° constantemente sentada junto al fuego en un sill√≥n anticuado que ahora apenas puede dejar. May comienza a parecerle vieja, como hab√≠a envejecido.

Marcher comienza a preguntarse si el destino al que siempre estuvo destinado fue ver morir a May. Comienza una profunda contemplaci√≥n, pregunt√°ndose qu√© significaba todo: May, ella esperando con √©l y su probable muerte. Se pregunta si es demasiado tarde y ha perdido la vida esperando. Marcher se da cuenta de que su fracaso es no haber hecho nada con su vida y, en cambio, esper√≥ a que le sucediera algo. Cree que ha sido ¬ęvendido¬Ľ a esta vida.

Capítulo IV

Una tarde de primavera, Marcher va a visitar a May a su casa. Es un d√≠a c√°lido y agradable, pero cuando la visita parece una figura de cera. Puede comenzar a sentir que ella se est√° alejando de √©l y, en √ļltima instancia, se siente sola. Le pregunta a May si le dir√° lo que sabe antes de morir, ya que siente que ha pasado toda su vida imaginando la tragedia. May pregunta si alguna vez se miraron a la cara, tal vez en t√©rminos de intimidad, y le dice que su creencia ser√≠a lo peor que le podr√≠a pasar. Le ruega que se lo cuente.

Marcher acusa a May de dejarlo al rechazar el secreto, y ella comenta que nunca lo haría. Ella revela que su creencia es algo nuevo, diferente a lo que pensaba anteriormente. Pregunta si la creencia es que cometió un error en su vida. Ella le dice que nunca es demasiado tarde, y la pareja comparte un momento en el que Marcher reconoce que May siempre tuvo más para darle.

√Čl le pide que le revele el secreto y ella dice: ¬ę¬ŅNo lo sabes, ahora?¬Ľ Marcher es ajeno a su significado, de lo que ni siquiera el lector est√° seguro.

Capítulo V

Marcher regresa al d√≠a siguiente, pero May est√° demasiado d√©bil para verlo. Est√° enojado y va al parque donde lo visitaban con frecuencia. Estaba convencido de que la muerte de May fue la Bestia en la jungla, pero despu√©s de su conversaci√≥n ahora no est√° seguro. May le dice a Marcher que lo que hab√≠an estado esperando desde su juventud finalmente lleg√≥. Ella le dice que la extra√Īeza que ha estado esperando es el hecho de que no es consciente de lo que lo ha tocado. Ella le dice que √©l no lo sabe, pero que le basta con que sepa lo que le ha tocado.

May y Marcher tienen una acalorada discusi√≥n en la que Marcher exige saber qu√© sufrimiento tendr√° que soportar en el futuro. A May le apasiona que esperar√≠a m√°s tiempo con √©l si pudiera, y lo insta a que no sufra. En el cementerio, Marcher se pregunta si deber√≠a haberse dado cuenta de esto antes en la vida y comenzar ‘m√°s atr√°s’ para comenzar a vivir. El narrador establece que la tragedia de Marcher es que vade√≥ por la hierba, buscando una bestia que no exist√≠a y perdi√©ndola por completo tambi√©n.

May le había prohibido a Marcher adivinar qué era la bestia, pero ahora se apodera de su vida. Decide irse de Londres y visitar la tumba de May una vez más. Se arrodilla sobre su tumba desesperado, esperando encontrar el secreto, pero es en vano.

Capítulo VI

Marcher se va, yendo a las profundidades de Asia. Sin embargo, ninguna de las bellezas naturales parece digna en comparación con la luz que le dio May, y su visita es rápida. Se da cuenta de que lo que sea que esté esperando que suceda, ha sucedido. Finalmente decide decidirse simplemente por vivir, con la sensación de que toda su identidad se basa en el hecho de que alguna vez había vivido.

Pasa un a√Īo desde la muerte de May, y ocurre un evento en el cementerio que lo conmueve m√°s que la impresi√≥n de Egipto o India. Una tarde de oto√Īo, ve una figura masculina en una tumba cercana. Se sorprende cuando ve la cara del otro hombre. Cuando el hombre pasa junto a Marcher, se siente abrumado por el dolor que claramente siente y se pregunta qu√© p√©rdida hab√≠a sufrido.

Siente una punzada y se da cuenta. Ahora comprende que al esperar el evento, la espera era ¬ęen s√≠ misma una parte¬Ľ de su vida. Se da cuenta de que habr√≠a podido vivir si hubiera podido amar a May. El darse cuenta de que no ha hecho nada, vivido una vida sin sentido se convierte en la Bestia que ahora se abalanza sobre √©l. Se le oscurecen los ojos y se arroja sobre la tumba.

¡Actualiza esta sección!

Puede ayudarnos revisando, mejorando y actualizando esta sección.

Actualizar esta sección

Después de reclamar una sección, tendrá 24 horas para enviar un borrador. Un editor revisará el envío y publicará su envío o proporcionará comentarios.

Deja un comentario