Justicia divina



Ensayos críticos Justicia divina

Rey Lear inspira muchas preguntas filos√≥ficas; la principal es la existencia de la justicia divina. Este concepto fue particularmente importante durante la era isabelina porque la religi√≥n jugaba un papel muy importante en la vida cotidiana. Los l√≠deres religiosos instaron a las personas a esperar que tendr√≠an que responder ante una autoridad superior, expresando cierta esperanza de que el bien triunfar√≠a y ser√≠a recompensado sobre el mal. pero a lo largo Rey LearEl bien no triunfa sin que los personajes honorables sufran terribles p√©rdidas. De hecho, al final de la obra, muchos de los buenos personajes yacen muertos en el escenario: Lear, Gloucester y Cordelia. Adem√°s, la audiencia escucha que Kent morir√° pronto y que el Loco ya ha desaparecido, presumiblemente para morir. Por supuesto, los personajes malvados tambi√©n est√°n muertos, pero se espera su castigo de acuerdo con las leyes de la justicia divina. Pero, ¬Ņc√≥mo explica entonces el p√ļblico el castigo y, en √ļltima instancia, la muerte de los buenos personajes de ¬ŅRey Lear?

Lear toma varias malas decisiones, sobre todo cuando juzga mal la sinceridad de las palabras de sus hijas; pero cuando huye al páramo abierto durante una tormenta, su locura parece un castigo doloroso y excesivo de presenciar. Paralelo al castigo de Lear es lo que sufre Gloucester. El desgarro de los ojos de Gloucester puede verse como otro ejemplo en el que falta la justicia divina. Gloucester cometió varios errores de juicio, al igual que Lear; pero la naturaleza brutal de la ceguera de Gloucester (sacarle los ojos y aplastarlos bajo las botas de Cornwall) ciertamente supera cualquier error que haya cometido.

Tanto Lear como Gloucester sufren un terrible sufrimiento f√≠sico y mental como castigo por su error de juicio, pero antes de morir, los dos hombres se reencuentran con el ni√Īo previamente rechazado. Esta resoluci√≥n del conflicto entre padres e hijos, que una vez separ√≥ a ambas familias, puede verse como un elemento de justicia divina, aunque ofrece poca gratificaci√≥n al p√ļblico.

para todos Rey Lear, el p√ļblico fue testigo del creciente √©xito de Edmund como recompensa por sus malvadas maquinaciones. Pero cuando Edgar y Edmund se encuentran en el Acto V, el duelo entre estos dos hermanos es muy diferente al tradicional encuentro deportivo. La tradici√≥n cristiana recuerda varias batallas b√≠blicas entre el bien y el mal, ya que la justicia divina es un componente importante del juicio por combate. El duelo entre Edgar y Edmund es realmente un conflicto que repite esta batalla en curso entre el bien y el mal, con la derrota de Edmund por parte de Edgar, obviamente, se√Īalando el triunfo de la justicia sobre la corrupci√≥n. La victoria de Edgar, as√≠ como su sucesi√≥n de Lear, como rey de Gran Breta√Īa, apunta a una intervenci√≥n de la justicia divina.

Y, sin embargo, cuando Lear entra con el cuerpo de Cordelia, cualquier idea inmediata de justicia divina desaparece. Las muertes de Cornwall, Edmund, Regan y Goneril llevaron al p√ļblico a creer que los dioses restaurar√≠an el orden en este mundo ca√≥tico. Pero la muerte de Cordelia plantea nuevas preguntas sobre el papel de la justicia divina; un dios justo no podr√≠a explicar la muerte de esta fiel y amada hija.

A pesar de la muerte aparentemente sin sentido de esta joven, Shakespeare nunca tuvo la intenci√≥n de que su audiencia escapara de las dolorosas preguntas que crea la muerte de Cordelia. En cambio, se espera que el p√ļblico luche con la pregunta de por qu√© ocurren estas tragedias. Las muertes de Gloucester y Lear son aceptables. Ambos cometieron graves errores de juicio, y si bien ambos reconocieron su complicidad en la destrucci√≥n que causaron, la resoluci√≥n natural de este cambio fue la aceptaci√≥n de su futuro, cualquiera que fuera. Pero Cordelia es joven e inocente. Ella es completamente buena y pura.

Al final de la obra, el escenario está lleno de cuerpos, algunos merecedores de la muerte y algunas víctimas inocentes del mal. Cornualles fue destruido por su propio servidor honesto; Edmund es asesinado por el hermano que quería usurpar; tanto Goneril como Regan están muertos, uno asesinado y el otro suicida; el mayordomo obediente, Oswald, está muerto, víctima de su propia compulsión por obedecer. Al final, no surge una respuesta fácil a la cuestión de la justicia divina, excepto que tal vez el hombre debería vivir como si la justicia divina existiera, incluso si es solo un producto de imaginaciones ricas y deseosas.



Deja un comentario