Juan Galt



An√°lisis del personaje de John Galt

Galt es el héroe y personaje principal de Atlas se encogió de hombros, porque sus principios impulsan la acción y el conflicto de la historia. El libro explora lo que sucede cuando los pensadores se declaran en huelga. Galt concibe la huelga, la inicia, la sostiene y la lleva a una resolución exitosa. Parte del encanto de Atlas se encogió de hombros. es que su personaje dominante trabaja entre bastidores, su existencia desconocida para el lector, durante los dos primeros tercios de la novela. La pregunta que invoca su nombre otorga un carácter legendario a su personaje, como si fuera, en parte, un ser mitológico. En un universo poblado por gigantes, el suyo es el personaje más alto. El misterio que rodea el conflicto que se desarrolla en la historia resulta de las decisiones que toma. La huelga es necesariamente secreta, por lo que la desaparición de los grandes pensadores del mundo debe ser un misterio para todos los que están fuera del círculo de Galt.

Galt se da cuenta, durante la implementaci√≥n de los principios comunistas en Twentieth Century Motor Company, que la √ļnica esperanza de terminar con la explotaci√≥n de la mente es a trav√©s de una huelga. Su visi√≥n tiene el potencial de marcar el comienzo de un nuevo per√≠odo hist√≥rico: ser un ¬ęhacedor de √©poca¬Ľ.

Ayn Rand presenta a Galt como un hombre de proporciones √©picas. Afirm√≥ que el objetivo de su escritura era la presentaci√≥n de un hombre ideal, y ese objetivo se logra con la figura de John Galt. Es un hombre de dotes intelectuales prodigiosas: un f√≠sico que provoca una revoluci√≥n en la comprensi√≥n humana de la energ√≠a, un fil√≥sofo que define una visi√≥n racional de la existencia y un estadista que lidera una huelga que transfigura los sistemas sociales del mundo. Dos caracter√≠sticas hacen posible la enormidad de sus logros intelectuales. Uno de ellos es su genio √ļnico. El otro es un rasgo que los hombres pueden replicar: su racionalidad inquebrantable. Galt se describe a s√≠ mismo como ¬ęel hombre que ama su vida¬Ľ, lo cual es exacto. Pero, sobre todo, es el hombre que percibe la realidad, el hombre que no permite que nada interfiera con su aprehensi√≥n cognitiva de los hechos. Se caracteriza por la referencia a sus ¬ęojos implacablemente perceptivos¬Ľ, los ojos que honran los hechos y ven la realidad tal como es, independientemente de los sentimientos de Galt sobre esa realidad.

En una escena caracter√≠stica, Galt le cuenta a Dagny, la mujer a la que am√≥ y cuid√≥ durante a√Īos, lo que hizo y sinti√≥ cuando supo que ella era la amante de Hank Rearden. Fue a observar a Rearden en una conferencia de industriales. Rearden ten√≠a todo lo que Galt quer√≠a y podr√≠a haber tenido si no hubiera elegido atacar. Rearden ten√≠a sus molinos, su invento, su riqueza, su fama y su historia de amor con Dagny. Por un momento, Galt sinti√≥ una punzante sensaci√≥n de p√©rdida. Vio lo que ser√≠a de √©l si no hubiera abandonado el motor. Pero Galt sinti√≥ esa p√©rdida solo por un momento, porque entonces reconoci√≥ el conjunto completo de hechos que defin√≠an la situaci√≥n. Vio las cargas que llevaba Rearden, las demandas imposibles y las fuerzas que lo asfixiaban y esclavizaban. Vio a Rearden luchando en una agon√≠a silenciosa, esforz√°ndose por comprender lo que solo Galt hab√≠a entendido. Vio a Rearden por lo que era: el s√≠mbolo de la huelga, el gran h√©roe sin recompensa que se supon√≠a que Galt liberar√≠a y validar√≠a. La escena que le describe a Dagny proporciona la clave para entender el personaje de Galt. Siente una emoci√≥n intensa y sufre cuando experimenta una p√©rdida, pero no permite que sus emociones interfieran con su comprensi√≥n cognitiva de la realidad o sus acciones basadas en esa cognici√≥n. Sabe que el golpe es correcto, y ning√ļn dolor resultante de sus consecuencias puede estropear la pureza de su cognici√≥n.

Lo que hace que Galt sea √ļnico es su m√©todo de usar su mente: su compromiso inquebrantable con los hechos, incluso si son desagradables, dolorosos o aterradores. Funciona racionalmente, manteniendo una fidelidad inquebrantable a la realidad que comprende su juicio m√°s honesto. La vida de Galt encarna un impulso proactivo de buscar la verdad y una voluntad inviolable de aceptarla, sin importar su contenido. Reconoce que el hombre s√≥lo puede alcanzar el √©xito y la felicidad reverenciando la realidad. No considera que enfrentarse a la realidad sea un deber o algo que requiera un estoicismo callado. En cambio, celebra la realidad, reconociendo con alegr√≠a que la adhesi√≥n constante a la realidad est√° en el centro del inter√©s propio. √Čl sabe que una salida voluntaria de la realidad es la esencia de la autodestrucci√≥n.

John Galt es un héroe que representa lo mejor de la civilización moderna: su ciencia, su investigación médica, su progreso tecnológico y su aplicación del intelecto al servicio de la vida humana. Encarna el tema esencial de la novela: sólo a través de la mente pueden los seres humanos alcanzar la prosperidad en la tierra.

Debido a los grandes logros de su intelecto, es f√°cil pasar por alto otros aspectos de la vida de Galt: su forma de moverse ligera y sin esfuerzo; su apasionado amor por Dagny; la ternura y preocupaci√≥n que muestra por sus viejos amigos Francisco d’Anconia y Ragnar Danneskj√∂ld; y su respeto por su maestro/padre espiritual, Hugh Akston. El v√≠nculo especial que Galt comparte con estas cuatro personas muestra el rechazo de Rand a la divisi√≥n convencional entre raz√≥n y emoci√≥n, que sostiene que un individuo puede ser racional o emocional, no puede ser ambos. La intensidad conmovedora y discreta del alivio de Galt al ver a Ragnar despu√©s de un a√Īo de peligro incesante es un ejemplo simple pero elocuente de la vida emocional de un hombre racional. Debido a que Galt valora la mente y sus logros, debe dar su amor a las personas exaltadas. Un hombre de raz√≥n no puede permanecer indiferente ante almas nobles como Francisco, Ragnar y Dagny. Un verdadero hombre de mente experimenta el v√≠nculo emocional m√°s intenso con tales individuos. Por qu√© es un hombre de la mente. En el personaje de John Galt, Ayn Rand demuestra que la raz√≥n y la emoci√≥n pueden y deben integrarse en la vida humana.



Deja un comentario