Jorge Hurstwood



An√°lisis del personaje de George Hurstwood

Hurstwood es un ¬ęembajador¬Ľ enviado desde el mundo de la riqueza, la moda y los modales al mundo pedestre de Carrie. Dreiser usa el personaje de Hurstwood para mostrar la incertidumbre en el trabajo; porque cuando Carrie alcanza inesperadamente la riqueza y la fama, Hurstwood pierde la capacidad de mantener su estatus y se hunde gradualmente en las profundidades de la pobreza y la desesperaci√≥n.

Debido a su deseo ego√≠sta de recuperar su juventud y encontrar emociones a expensas de Carrie, Hurstwood evoca poca simpat√≠a hasta las etapas finales de su ca√≠da. Sin embargo, √©l no es intencionalmente cruel. Sus buenos modales y apariencia adinerada demuestran que es un hombre de su tiempo. Sabe que su lugar en una sociedad cuidadosamente ordenada est√° muy cerca de la cima, y ‚Äč‚Äčse comporta en consecuencia. √Čl cree que su atracci√≥n por Carrie solo resultar√° en un coqueteo inofensivo que beneficiar√≠a a Carrie tanto como a √©l.

Sin cuestionar realmente la seguridad de su posici√≥n, simplemente elige tomar las precauciones necesarias para proteger su buena reputaci√≥n. No desea alterar su relaci√≥n con su familia ni causar publicidad desfavorable a sus empleadores. Simplemente quiere tener a Carrie para √©l solo. Sin embargo, un conjunto complejo de circunstancias y eventos lo hacen actuar completamente por impulso y se convierte en un ¬ęhombre de acci√≥n¬Ľ por un tiempo.

En Nueva York, Hurstwood comienza a perder la seguridad y la confianza en s√≠ mismo que lo hac√≠an parecer tan duro, digno y decidido. A medida que disminuyen sus escasos recursos, a Hurstwood le resulta imposible obtener un empleo adecuado para un hombre de sus medios y posici√≥n anteriores. √Čl encuentra que con el aumento de la edad est√° perdiendo su vitalidad y motivaci√≥n. Se resigna amargamente al fracaso, porque no puede comprender la mec√°nica de un mundo que arroja al hombre del √©xito a la mendicidad. Solo parte de la culpa recae en Hurstwood; el resto proviene de la sociedad misma, con su moral opresiva y su econom√≠a b√°rbara.

Justo antes de las etapas finales de su ruptura, Hurstwood evoca simpat√≠a como nunca antes. √Čl es entonces la sombra del hombre que una vez fue. Una y otra vez recoge las huellas de su dignidad y orgullo para buscar cualquier tipo de trabajo. Su perdici√≥n es total y completa cuando deja de lado todo su orgullo para trabajar como conductor de tranv√≠a, solo para descubrir que incluso en esto es un fracaso.



Deja un comentario