jack curtidor



An√°lisis del personaje de Jack Tanner

Shaw describe a Tanner como un hombre grande con barba, un joven de ¬ęmajestad ol√≠mpica m√°s parecida a J√ļpiter que a Apolo¬Ľ. Y en la Dedicaci√≥n de la Ep√≠stola, el dramaturgo reprende a otros escritores por anunciar que sus h√©roes son genios y rara vez dan testimonio de ello. Por lo tanto, lo proporcion√≥ como ap√©ndice de su obra de teatro Tanner’s manual revolucionario para demostrar que su h√©roe era un gran profeta, muy por delante de los mortales comunes. Pero en la obra, Tanner no es heroico, ni es un genio en el sentido de traducir ideas en acci√≥n. Habla, seg√ļn el Sr. Eric Bentley. Shaw le dio la apariencia de H.

M. Hyndman, fundador de la Federación Democrática en 1885 y durante un tiempo líder del socialismo inglés, el hombre con el que Shaw llegó a diferir sobre el determinismo económico marxista. Entonces, en un nivel, Shaw estaba satirizando al socialista de salón que era tan voluble y fogoso como Jack Tanner pero que nunca convertía las palabras en acciones. De hecho, Shaw era perfectamente capaz de satirizar el fabianismo, especialmente en vista del hecho de que, por un momento, había perdido la fe en una solución política a los problemas de un hombre.

Pero cuando Harley Granville-Barker cre√≥ el papel teatral de Jack Tanner, se maquill√≥ para parecerse lo m√°s posible a Shaw. De hecho, hay mucho de Shaw en el personaje del h√©roe. En uno de sus art√≠culos semanales (citado por el Sr. Bentley), Shaw escribi√≥: ¬ęEs mi instinto, personalmente, atacar cada idea que se desarroll√≥ hace diez a√Īos¬Ľ. Eso es exactamente lo que hace Tanner. No duda en llamar a Ramsden viejo imb√©cil en la cara de Ramsden y aconsejarle que cultive un poco de descaro y adopte opiniones poco ortodoxas. El mismo Tanner hace ambas cosas: sea testigo de sus diatribas contra la tiran√≠a de las barbas grises y las madres, su redefinici√≥n de la moralidad en t√©rminos impactantes para lo convencional. Shaw usa a Tanner para purificar el aire intelectual. Es √©l quien busca aclarar la relaci√≥n entre los sexos, desacreditar lo que Shaw consideraba hipocres√≠a y presunci√≥n victoriana, ridiculizar el romanticismo de Tavies y (lo m√°s importante) exponer su √ļltima teor√≠a sobre el avance de la raza a trav√©s de la eugenesia. As√≠, Tanner pretende representar lo que Shaw cre√≠a que era el verdadero sentido moral. Esto se revela claramente en el primer di√°logo largo entre Jack y Ann en el Acto I. Jack reconoci√≥ el hecho de que era destructivo cuando era ni√Īo, pero insisti√≥ en que ahora es diez veces m√°s destructivo ya que su destructividad est√° dirigida hacia fines morales.

As√≠, Jack Tanner, a trav√©s de su propio testimonio, es identificado como el Sumo Sacerdote del Vitalismo y la Fuerza Vital. Sin embargo, no hace m√°s que hablar. Antes del implacable ataque de Ann, Jack retrocede al borde del p√°nico y finalmente le concede la victoria. Pero para hacerle justicia, uno debe recordar que brilla, ya sea que est√© de luto por su destino como co-tutor de Ann, discutiendo divertidamente a su conductor como el Hombre Nuevo, intercambiando cortes√≠as con el l√≠der de los bandidos que lo tom√≥ cautivo, denunciando c√≥micamente a Ann como un boa constrictor y una tigresa, o expresando su absoluto terror ante la idea del matrimonio. Es significativo que Jack mantenga amistad con el idealista Octavius ‚Äč‚Äčy que ni siquiera Ramsden proteste cuando se anuncia su compromiso con Ann.



Deja un comentario